martes, 12 de marzo de 2013

JOSÉ C. VALES, EL PENSIONADO DE NEUWELKE





FICHA TÉCNICA
Autor: José C. Vales
Título: El Pensionado de Neuwelke
Editorial: Planeta
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Páginas: 448
PVP: 19,90 €


JOSE C. VALES
Nada conocía de este autor. Normal porque esta es su primera novela. Por eso os dejo lo que en la solapa del libro la editorial nos cuenta de él:
«José C. Vales (Zamora, 1965) se licenció en Filología Hispánica en la Universidad de Salamanca y posteriormente se especializó en filosofía y estética de la Literatura Romántica en Madrid.
Su actividad profesional siempre ha estado vinculada al mundo editorial, y como traductor cuenta en su haber con las novísimas versiones de las obras maestras de Jane Austen, Mary Shelley, Wiulkie Collins o E. F. Benson, entre otros.
El Pensionado de Neuwelke es su primera novela: concebida como un apasionado homenaje a la literatura del Romanticismo, recrea el caso de doppelgänger mas importante y documentado, acaecido en un remoto internado de Livonia.»


ARGUMENTO
«Los sucesos que aquí se narran tienen su fundamento en lo acontecido realmente, entre 1844 y 1846, en una institución académica llamada Pensionado de Señoritas de Neuwelke, situada a pocas millas de la ciudad de Wolmar, en la antigua república báltica de Livonia.»
Así comienza esta apasionante novela. Pero ¿qué es el Pensionado de Señoritas de Neuwelke?
«Durante sus primeros meses en Londres, Eveline había sufrido la humillación constante de señoritas que habían leído tanto, y sabían tanto y conocían tanto del mundo que parecía que toda su educación hubiera estado dirigida a buscar a una persona que hubiera leído menos y supiera menos y conociera menos del mundo que ellas, para poder levantar la nariz y de ir: “Oh, ¿de veras no conoce usted las Noches del señor Young? Vaya, ¡qué lástima!”
Aquellas humillaciones precisaban venganzas... educativas.
Y así fue como se fundó el Pensionado de Señoritas de Neuwelke, en un antiguo palacio situado a escasas millas de Wolmar.» (Página 31)
A esta escuela de Livonia llega Émilie Sagée, una joven institutriz de bellísimos ojos. Viene con una carta de recomendación falsa huyendo de un pasado de expulsiones de otras instituciones. Y es que pese a su afable carácter, a su entrega total y a su abnegada dedicación para sus alumnas, Émilie sufre un mal que la convierte en una proscrita.


LA NOVELA
Hay un par de frases en la promoción de la novela que llaman la atención y que, una vez leída la novela, puedo decir que son fieles a la verdad. La primera podemos encontrarla también en la contraportada de la novela:
«Una gran novela que rinde homenaje a la mejor literatura clásica.»
La otra frase promocional es:
«Esta obra es un claro ejemplo de novela decimonónica que vuelve a estar en auge entre los lectores.»
Si tuviera que clasificar esta novela, diría que es una novela romántica. Lo cual podría inducir a error y alejar de ella a más de un posible lector incapaz de soportar lo que hoy día se denomina novela romántica, que no son otra cosa que pastelones de amores imposibles, aderezados en algún caso de picante, con lo que entraríamos en novela erótica) o revestido de aires modernos con lo que sería una novela chick-lit.
Mas no es ese el concepto de novela romántica de esta novela. Como he escrito en la biografía de José C. Vales, se especializó en filosofía y estética de la Literatura Romántica en Madrid. Es a esa Literatura Romántica a la que me refiero. Un romanticismo que está presente a lo largo y ancho de la novela no sólo por el estilo en que está escrita, sino por las alusiones a grandes poetas románticos como Lord Byron, Keats, e incluso citas de poemas de alguno de ellos como Williamm Blake o Shelley.
Desde ese punto de vista, la ambientación es magnífica. A mi por lo menos consiguió trasladarme a otro tiempo y lugar. Un lugar por cierto, totalmente desconocido, pues no tiene la acción lugar ni el Inglaterra ni en Francia, lugares quizás típicos para este tipo de novelas, sino a Livonia, una remota región de una república báltica.
Tal vez así sea más fácil describirnos un ambiente inhóspito, con unos otoños muy lluviosos y unos inviernos gélidos, que sirven de contraste a unas primaveras floridas. Mucho más floridas aún en la novela gracias a uno de sus personajes, el jardinero Jonas Fou'finguers y su amor por el cultivo de tulipanes, rosas y otras variedades de flores.
Sorprende un tanto que pese a que estamos en una novela romántica, el autor no exagere en el tono gótico de la misma, algo a lo que podía sin duda prestarse el propio argumento. Un acierto desde mi punto de vista, porque así en lugar de parecer una historia de fantasmas, un puro cuento gótico, la novela se transforma en un análisis sobre la estupidez del hombre, sobre el horror que siente frente a lo desconocido e inexplicable, que se convierte entonces en una manifestación demoníaca.
En ese sentido incluye una cita en la narración del filosofo David Hume:
«La maldad y la estupidez humana son fenómenos tan comunes que, antes que admitir una violación inverosímil de las leyes de la naturaleza, tiendo a pensar que los sucesos que se consideran extraordinarios son productos de la citada maldad y la citada estupidez.» (Página 208)

Si buena es la ambientación, impecable es la galería de personajes que nos presenta el autor en la novela. Émilie Sagée, la joven institutriz es sin duda la gran protagonista en torno a la cual gira la narración. Pero nada sería igual sin ese coro de personajes que la rodean y que constituyen el peculiar mundo del Pensionado.
Comenzando por el señor Leónidas Buch y el amor pos su esposa Eveline, que le lleva a abandonar una prometedora carrera para dedicarse al sueño de su mujer: crear y dirigir el Pensionado de Señoritas de Neuwelke. Una mujer a la que siente que le debe la vida y a la que se entrega en cuerpo y alma aunque su vida llegue a ser un infierno por la terrible y dolorosa enfermedad que la está llevando a la tumba.
No sería la misma sin un personaje tan entrañable como Jonas Fpou'finguers, ese viejo escocés alejado de su patria, monsieur le jardinier, como le llama Émilie. Un viejo gruñón que vive para sus plantas, pero que es todo corazón y entrega.
O David Whimple, el profesor romántico por excelencia, dudando entre sus ideas revolucionarias y el amor.
Y como toda novela que se precie, con dos malos de excepción, el père Balkas un exorcista que persigue enconadamente a Émilie y que Augusta Dehmel, la responsable de una de las niñas, que ciega por los celos participa en el acoso a Émilie.

Un universo de personajes y ambiente que no puedes perderte


IMPRESIÓN PERSONAL
Este libro me llegó por gentileza de Editorial Planeta tras contestar a un correo en el que me lo ofrecían para reseñarlo. Llegó a casa con un despliegue espectacular, dentro de una caja de cartón que contenía un maletín de cartón con imágenes del libro, que venía en su interior.
Me ha gustado este pensionado. Pero también he de reconocer que a mi me gustan este tipo de novelas decimonónicas y con un cierto toque romántico. Una etapa que te invita a la ensoñación, por más que el sentido del amor y del honor estén muy alejados de nuestros esquemas actuales.
Perfecta tanto en su ambientación como en el amplio abanico de personajes que nos presenta. Creo que es un acierto haberle dado un aire más realista, porque el tema era propicio para que el autor hubiera optado por un enfoque mucho más gótico y fantasmagórico. La novela hubiera sido totalmente diferente y probablemente no me hubiera gustado tanto, porque al final, y pese a todo lo irreal que nos puede resultar el pensamiento de mediados del siglo XIX, todo el planteamiento que se nos presenta en la novela es real. Bueno, casi todo, que quizás la figura del sacerdote que persigue a Émilie es un poco exagerada.
Y una consideración final, de algo que no deja de ser una impresión muy personal. Si bien la novela queda cerrada, con un final que por otra parte no se aparta de la lógica, vamos, que el autor no se saca un conejo de la chistera sin venir a cuento, tengo la impresión de que es un final abierto a una continuación. ¿La habrá?



VALORACIÓN: 9/10

Reseña realizada por Pedro de El Búho entre libros (http://elbuhoentrelibros.blogspot.com.es/) para Momentos de silencio compartido

10 comentarios:

  1. Me apetece muchísimo leer este libro !!

    ResponderEliminar
  2. Qué buena reseña, Pedro. Si ya tenía ganas de leer esta historia, ahora ya me puede la impaciencia. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Una reseña interesante, pero no puedo sino discrepar en lo que opinas de la novela romántica actual. Ni son pastelones -los hay, claro, pero no son mayoría- ni se limitan a ser erótica o chick-lit. El género ofrece un enorme abanico de posibilidades, desde el suspense romántico a las historias paranormales o las recreaciones históricas del pasado.

    Un besito y feliz martes.

    ResponderEliminar
  4. Que ganas de leerlo...y tendré que esperar porque mi ejemplar se ha perdido :(

    ResponderEliminar
  5. A mi es una novela que no termina de atraerme, quizás por esa presencia de un exorcista en escena. De todas formas el libro está en casa y lo está leyendo mi hija así que podría darle una oportunidad llegado el momento. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Espero leerlo muy pronto, a ver si llega pronto por aquí, gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi no me ha gustado demasiado...

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. siempre me llamó la atención y con esta reseña mucho más.

    ResponderEliminar
  9. He leído muy buenas reseñas sobre este libro, la tuya suma una más, lo tengo apuntado desde hace tiempo. Ojalá me guste tanto como a ti.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  10. Qué gaaaanas tengo de leerlo!!
    A ver si me quito libros pendientes y me pongo con él =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails