lunes, 25 de marzo de 2013

CARLA FEDERICO, EN LA TIERRA DEL FUEGO



Autor: Carla Federico

Título: En la tierra del fuego


Editorial: Temas de Hoy


ISBN: 978-84-9998-152-9


Páginas: 768

Precio: 22.50

Sinopsis proporcionada por la editorial:

1852. En el puerto de Hamburgo se encuentran por primera vez Elisa, una joven ansiosa de aventuras, y Cornelius, un hombre reflexivo y perseguido por su pasado. Allí están también sus familias, que han osado emprender una nueva vida al sur del continente americano. Al llegar a su destino, después de una travesía repleta de contratiempos y peligros, los recibe Konrad Weber, un alemán que ha hecho fortuna y que les ofrece un trabajo prometedor en sus tierras. Sin embargo, Cornelius decide no aceptarlo y marcharse en busca de una vida mejor, no sin antes prometer a Elisa que volverá para casarse con ella. Tras unos meses, los sueños han mostrado su verdadero rostro y todos los que se quedaron en los dominios de Konrad se han convertido en sus esclavos.La Tierradel Fuego no resulta ser el paraíso que esperaban, y de nuevo tendrán que empezar de cero, trabajar de sol a sol, lidiar con los mapuches iracundos y echarle un pulso a la naturaleza. La única esperanza para Elisa es que Cornelius no haya olvidado su promesa y pronto puedan reunirse para emprender una nueva vida juntos. Sin embargo, se verá obligada a reprimir su amor una y otra vez, y eso la irá convirtiendo año tras año en una mujer decidida que no dejará pasar su última oportunidad.
El lago Llanquihue, en Chile, es el escenario de esta emotiva novela que narra la mayor emigración europea hacia América. Una historia sobre la fuerza irresistible del amor en un marco exótico y virgen maravillosamente documentado y narrado.
‘En la tierra del fuego’ es una de esas novelas que salió de la hornada de moda: el género landscape fue cogiendo fuerza en España y fueron muchas las sagas familiares que ocuparon el mercado en aquellos meses. Ahora el fenómeno ha decaído un poco, pero quizá todavía nos depare alguna que otra sorpresa…
La novela de Carla Federico se desarrolla en otro lugar exótico, esta vez en el “cono sur”, en Chile. No me canso de este tipo de historias siempre y cuando las espacie, intercalándolas con otros títulos. Después de la trilogía de Sarah Lark (de la cual me falta leer ‘El grito de la tierra’ y no sé si entrará en mis planes), de ‘El reino del azahar’ (que me gustó mucho) me quedaba por leer esta, que me llamó la atención hace meses y no me había olvidado de ella.

El inicio es como el de todas: un viaje en barco rumbo a lo desconocido. La prosa de Carla Federico no es demasiado elaborada, y no se distingue demasiado de la empleada por Sarah Lark o Linda Belago. Sin embargo, esta primera etapa de la novela se me hizo un tanto larga: la travesía ocupa doscientas páginas. Teniendo en cuenta que la novela tiene algo más de setecientas cincuenta, estamos hablando de más de una cuarta parte. Esto es un punto flaco de la obra, sin lugar a dudas: el lector desea conocer la vida de aquellos colonos en tierras vírgenes y no tanto cómo se desenvuelven durante el trayecto.

Carla Federico presenta a muchos personajes durante esas primeras páginas y utiliza esta primera fase de la novela para que el lector se familiarice con todos ellos. Más tarde, serán los miembros de una pequeña comunidad unida para salir adelante: una pequeña gran familia.

A diferencia de otras novelas del género landscape que he leído, esta se caracteriza por incorporar saltos temporales bastante grandes, incluso dentro de un mismo capítulo: seis meses más tarde; un año después… esto sin duda agiliza la trama y condensa la información, haciendo que el lector se empape de lo realmente importante.
En cuanto a los personajes… no creo que pueda afirmar que están bien desarrollados a nivel psicológico. La mayoría, tan sólo de manera superficial, pero es algo que ya me esperaba y que no me ha supuesto demasiados problemas. La autora describe un par de rasgos que caracteriza a cada personaje y los potencia al máximo para construir su personalidad, como si no tuviesen otras cualidades.

Otras figuras que intervienen en ‘En la tierra del fuego’ que aparecen tras arribar al país andino son expuestos de manera totalmente obvia y sus intenciones se adivinan a la legua, hecho que no me termina de gustar pues una de dos: o Carla Federico ha decidido tratar a sus lectores como tontos sin permitirles atar cabos; o bien ha sido un error de novelista principiante que no ha sabido manejar una situación que ella misma ha ideado.

De todas las novelas landscape que he leído, ‘En la tierra del fuego’ es en la que peor lo pasan los personajes protagonistas, con diferencia: enfermedades, muerte, infelicidad, hambre, penurias… justo cuando el lector piensa que las cosas no les pueden ir peor, sucede algo que les deja todavía más expuestos a las inclemencias del tiempo y de las penurias. Además, llega un punto en que muere hasta el apuntador de la noche a la mañana.

La falta de infraestructuras en aquel Chile en construcción era un problema en aquel entonces: la comunicación era prácticamente inexistente entre pueblos. Hasta ahí bien. Lo que no vi con buenos ojos fue que la autora se valiera únicamente de esa excusa para separar de manera reiterativa a los personajes protagonistas. Entiendo que Carla Federico quisiera evitar un reencuentro, pero me hubiese gustado que dejara volar la imaginación, que buscara otros recursos para no caer siempre en lo mismo.  Denota falta de originalidad.
El final se retrasa quizá un poco más de lo debido. Para entonces, la novela ha adquirido las proporciones de un folletín, y se aleja un poco de los límites de lo que se podría considerar género landscape para adentrarse en el de novela romántica-histórica. El final queda preparado para que exista una segunda parte, una continuación en la que los protagonistas serán los hijos de los pioneros: la primera generación de alemanes nacida en tierras chilenas.

Conclusión

Lo mejor de ‘En la tierra del fuego’ es que es una obra que se lee muy fácilmente, muy rápidamente. Las páginas pasan en un suspiro, sin que uno se dé casi cuenta.  No he encontrado muchos altibajos, el ritmo es constante y engancha en muchos tramos.
Sin embargo, para mí no ha sido tan espectacular como las anteriores, y en mi particular ranking de novelas landscape se situaría en penúltimo lugar, por delante de ‘Estrellas sobre Tauranga’.

Esta no es una novela autoconclusiva, sino que forma parte de una saga (trilogía, lo más seguro). La segunda parte tratará de las vidas de los hijos de los protagonistas de esta primera entrega, y desconozco si se va a publicar en España ni cuándo llegará a las librerías. No sé si me animaré a leerla.
La recomiendo si lo que se busca es entretenimiento. Si no, considero que hay otras novelas mejores, como ‘En el país de la nube blanca’ o ‘El reino del azahar’. 

Valoración: 7/10
¿Recomendada?: Sí.

Reseña de Azalea Real, de LaPágina17 http://lapagina17.blogspot.com.es

3 comentarios:

  1. Uy a mi me gustó muchísimo más...aunque bueno todo este estilo d enovelas me encantan!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. No me terminaba de llamar este libro, y por lo que cuentas...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo pendiente y me encanta este género, así que espero sacar tiempo pronto para leerla. Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails