miércoles, 20 de marzo de 2013

ENTREVISTA A FELIX J. PALMA


¡Hola a todos!
Una semana más estamos aquí para compartir con vosotros una de las últimas entrevistas que hemos realizado. Hoy hablaremos con Felix J. Palma, esperamos que disfrutéis tanto como nosotros con su entrevista. Os dejamos con ella:

Hola, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti. ¿Quién es Felix J. Palma?

La verdad es que es una pregunta complicada porque ni yo mismo lo sé. Supongo que alguien cuyo mayor deseo en la vida es vivir siempre en contacto permamente con la imaginación, ya sea como lector o como autor. Me parecería muy difícil sobrellevar la realidad en que vivimos sin poder refugiarme en ella.

¿Cuándo te diste cuenta que querías ser escritor?

Primero me di cuenta de que quería contar historias, de que nada me haría más feliz que poder emocionar a otros con historias inventadas por mí. Cuando me dí cuenta de eso debía de tener nueve o diez años. Luego, más tarde, al buscar el vehículo con el que poder transmitir esas historias y darme cuenta de que el único que tenía a mano era la palabra —no sabía dibujar para contarlas en cómic, por ejemplo—, descubrí que me producía mucho placer barajarlas, jugar con ellas, y comprendí que ya no podría ser otra cosa en la vida que escritor. Debía de tener unos quince años, y fue cuando empecé a escribir.

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?

Lo primero que escribí fueron anotaciones en un diario que me regaló mi madre unas navidades. Pero lo primero que escribí con ambición estética fueron pequeñas descripciones cotidianas. Describía un atardecer, por ejemplo, o una playa, y así fui midiendo mis capacidades hasta el día en el que enfrenté mi primer cuento, con 18 o 19 años, si no recuerdo mal.

¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritor?

Nunca he tenido un trabajo que no sea el de escritor. Desde que decidí que quería serlo tuve muy claro que eso tenía que servirme para pagar las facturas. No me imaginaba teniendo otro trabajo, llegando a casa agotado y robándole horas al sueño para escribir una novela. Estaba convencido de que si me buscaba antes la “protección” de un trabajo, probablemente no escribiría, o escribiría muy poco. Si pretendía crear una obra como escritor necesitaba concentrarme únicamente en eso, en escribirla, sin que nada más me distrajese.

¿Cómo te formaste como escritor?

De un modo absolutamente autodidacta, es decir,  leyendo e imitando a los autores que me gustaban. En la época en que yo empecé a escribir no estaban de moda los talleres literarios, como ahora. Por cierto, aprovecho para romper una lanza a favor de ellos.

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?

Me gusta escribir siempre en mi despacho y en el mismo ordenador. Me cuesta mucho escribir en aeropuertos, cafeterias u hoteles, por ejemplo, e intento evitarlo a menos que sea necesario.

¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?

Prefiero por las mañanas, recién levantado. A medida que va transcurriendo el día voy notando cómo mi escritura se resiente, cómo se va volviendo más acomodaticia, menos arriesgada. Y nunca he escrito de noche. Soy incapaz de hacerlo.

¿Cómo te organizas para escribir?

Me levanto muy temprano para aprovechar la mañana y suelo escribir hasta mediodía. Por la tarde, tras una siesta y un rato de lectura, escribo dos o tres horas más, aunque suelo usarlas para pulir lo escrito por la mañana. A las ocho suelo poner fin a mi jornada de trabajo.

¿Eres un escritor de los que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?

Escribo directamente en el ordenador. Ahora me parece imposible que se pueda escribir una novela a máquina, sin el “cortar y pegar” y demás herramientas del word. Que yo mismo lo hiciera en mi juventud.

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?

La planifico al detalle. Es algo a lo que me acostumbré escribiendo cuentos. Nunca empiezo nada si no sé cómo voy a desarrollarlo y sobre todo cómo voy a terminarlo. Supongo que hay cierto tipo de novelas que pueden escribirse improvisando, pero no las que a mí me gusta escribir. Tramas como las de las novelas de mi trilogía victoriana necesitan una planificación casi milimétrica, o en su defecto una mente prodigiosa, algo que yo no tengo.

¿Cómo es un día en la vida de un escritor como tú?

Bastante aburrido si la grabaran para un reality. Como he dicho más arriba, me paso la mayor parte del día escribiendo. Durante la promoción de mis obras mi rutina da un vuelco: entonces me paso dos o tres meses viajando de un lado a otro, durmiendo en hoteles y comiendo en restaurantes, sin apenas escribir nada.

¿Eres aficionado a la lectura?¿Le dedicas muchas horas?

Sí, leer es imprescindible. Y más si eres escritor. Constantemente tengo que leer, aunque por desgracia, mientras escribo mis novelas, tengo muy poco tiempo para hacerlo. Generalmente leo un rato por la noche, antes de que me venza el sueño.

¿Qué tipo de literatura te gusta leer?

Leo de todo, aunque tengo debilidad por el género fantástico.

¿Eres lector de libros de papel o también lees ebooks?

Hasta que estas navidades me regalaron un Kindle, leía siempre en papel. Ahora me estoy acostumbrando al cacharrito y he de reconocer que para ciertas cosas es mucho más cómodo.




¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?

Julio Cortázar es el escritor que más me ha influido. Recomiendo sus cuentos.




¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?

El Talismán, de Stephen King y Peter Straub, una novela que me entusiasmó de adolescente y que me hizo querer escribir cosas parecidas.

¿Qué estás leyendo ahora mismo?

Casa de verano con piscina, de Herman Koch




¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?

El sueño del otro, de Juan Jacinto Muñoz Rengel. Una historia fantástica sugerente y trepidante.





¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritor?

Cortázar, Borges, García Márquez, Poe, Bradbury, Cheever, Daniel Pennac…

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces…?

El cine. Intento que mi escritura sea lo más visual posible.


¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

Me gusta el cine, pero no tengo ninguna otra aficción destacable. El tiempo libre suelo invertirlo en leer y ver películas.

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías ha cambiado al lector actual? ¿Por qué?

Lo ha vuelto más impaciente, lo ha convertido en un lector de titulares.

Hablemos ahora sobre tu última novela, El mapa del cielo:




El mapa del cielo es la segunda entrega de la Trilogía Victoriana, ¿De dónde surgió la idea de escribir esta trilogía?

Surgió de casualidad. Tras leer La máquina del tiempo me pregunté que habrían sentido los lectores contemporáneos de Wells, dado que vivían en una época donde la ciencia había alcanzado un progreso tan espectacular que parecía poder hacer realidad lo imposible. Y me los imaginé cerrando su novela con la convicción de que los inventores no tardarían demasiado en hacer realidad aquella máquina de la que hablaba Wells, capaz de moverse por el tiempo como si se tratara de una dimensión espacial más. Me los imaginé pensando ilusionados que en cuestión de meses podrían viajar al pasado o al futuro en un vehículo a vapor, y también me imaginé al propio Wells dudando ante la entrada de una agencia de viajes que ofreciera viajes al futuro. ¿Y qué haría? Era una imagen tan poderosa que decidí escribir una novela partiendo de ella. Y cuando acabé El mapa del tiempo, se me ocurrió otra imagen igual de poderosa: un agente de policía acudiendo a casa de Wells porque en los alrededores de Londres había caído un cilindro marciano, justo como él había escrito en otra de sus novelas, La guerra de los mundos. Y ese es el arranque de la segunda parte, El mapa del cielo. Podría haber escrito cualquier otra historia, pero me lo pasé tan bien con la primera, y vi tantas posibilidades al universo que había creado, que me apetecía mucho convertir a Wells en mi Sherlock Holmes particular, y hacerle vivir varias aventuras relacionadas con su propia obra.





¿Por qué una trilogía y no una serie más larga o más corta?

Debido a que cada novela se apoya en una obra conocida de Wells, solo podría haber cuatro. Me faltaría escribir una cuyo argumento girase alrededor de La isla del doctor Moreau. Pero creo que tres novelas son suficiente para no cansar al lector ni cansarme yo.

Para los que no conozcas esta trilogía, ¿qué es lo que quieres narrar con ella?

Mi intención es rendir un homenaje a los libros que nos hicieron soñar de niños.

Háblanos sobre la primera entrega de la trilogía El mapa del tiempo ¿Qué encuentra el lector en esta primera parte de la Trilogía Victoriana?



La novela sucede en el Londres de 1896, época en la que la ciencia experimentó un avance espectacular, sembrando el mundo de maravillas. En ese contexto, en el que el hombre cree que la ciencia puede conseguirlo todo, surge una empresa turística de viajes temporales, dispuesta a hacer realidad el sueño más codiciado de la humanidad: viajar en el tiempo, un anhelo que el escritor H. G. Wells había despertado un año antes con su novela La máquina del tiempo. La novela narra cómo distintos personajes se relacionan con dicha empresa. Uno de ellos, Claire Haggerty, es una joven acaudalada e insatisfecha, a la que su época le aburre, y que está convencida de que ninguno de sus pretendientes puede ofrecerle el amor verdadero. Esa insatisfacción la llevará a viajar al año 2000, donde se enamorará de un hombre del futuro, un hombre que en su época aún no ha nacido. Pero no todos desean ver el mañana. Otro de los personajes, Andrew Harrington, es un joven que pretende suicidarse al comprender que nada podrá borrar el dolor que siente por la muerte de su amaba, una prostituta llamada Mary Kelly, que fue la última víctima de Jack el Destripador. Pero abandona la idea cuando le ofrecen viajar al pasado para salvarla de la muerte él mismo. Y el propio H. G. Wells sufrirá los riesgos de los viajes temporales cuando un viajero del futuro llegue a su época con la intención de matarlo para publicar sus novelas con su nombre, obligándolo a emprender una desesperada huida a través del tiempo, atravesando la II Guerra Mundial y los años ochenta hasta perderse en un futuro desconocido.


Hablemos ahora de El mapa del cielo¿Cómo te organizaste para escribirla?

Diseñé un esquema muy detallado del argumento, al igual que hice con la primera parte y estoy haciendo con la tercera.

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

Una de las características de estas novelas es que mezclan hechos reales con hechos inventados, pero dado que en la época victoriana el hombre era mucho más crédulo, al lector le resulta muy difícil distinguir qué sucedió realmente y qué no. La historia que sustenta El mapa del cielo sucedió realmente y se la conoció como La gran broma de la luna, aunque ahora nos cueste creerla.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de la novela?

El proceso de documentación es muy trabajoso, ya que no solo debo manejar libros sobre la época, sino también biografías de los personajes reales que aparecen. A veces tengo que hacer verdaderos malabarismos para que algún personaje esté donde yo quiero en el momento que me interesa.

¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?

No, ya que una de las cosas que más me costó fue encontrar al narrador adecuado. No podía contarla desde el punto de vista de ningún personaje, ni usar un narrador que estuviera focalizado solo en uno de ellos. Necesitaba un narrador que pudiera ver lo que hacían todos los personajes de un solo vistazo, una especie de jefe de pistas. Cuando lo encontré, el resto fue mucho más fácil.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela?

Excitante, como siempre. La primera frase es ese hilo suelto de la alfombra del que, si tiras, deshaces la historia entera, y hay que pensarla mucho. Pero cuando la escribes sientes que la novela ha comenzado verdaderamente.

¿Te llevó mucho tiempo escribir El mapa del cielo?

Fue un año y pico de largo trabajo.

¿Y todo el trabajo de documentación que tiene esta novela?

Suelo documentarme antes de diseñar la trama. Luego, durante la escritura, leo algún libro, pero generalmente me limito a repasar los ya leídos.

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?

Porque es una novela que combina muchos géneros. Podría calificarla como novela fantástica, pero sería limitarla, ya que también participa de la novela detectivesca o romántica. Creo que la etiqueta que más se le aproxima sería la de novela de aventuras, y estoy seguro de que muchos lectores quieren vivir mil aventuras antes de irse a dormir.


Eres una autor con una dilatada carrera y gran presencia en el panorama editorial español, pero ¿cómo fueron tus inicios? ¿cómo conseguiste hacerte un hueco en este mundo literario tan complicado?

Más que duros diría que fueron lentos, pues he tardado justo diez años y siete libros en alcanzar el “éxito literario”, entendiendo por ello el poder vivir de los derechos de tus obras. Durante siete u ocho años, antes de poder hacerlo, sobreviví gracias a los concursos literarios de relatos. Llegué a pillarle el truco y gané más de cien. Luego los reunía en libros y los publicaba cómo y dónde podía. Un poco después, cuando alcancé cierta bonanza económica, me embarqué en una novela titulada Las corrientes oceánicas, que mereció el premio Luis Berenguer. Su dotación me permitió dedicarme dos años largos a la escritura de El mapa del tiempo, que con su inesperado éxito, tanto nacional como internacional, marcaría un antes y un después en mi trayectoria.

Respecto a la promoción de tu novela ¿qué haces para que el lector la conozca?

La promoción suele organizarla la editorial, aunque consultando al autor. Suele basarse en presentaciones y entrevistas en los medios, pero cada vez tiene más peso la campaña en la red.

Además de esta trilogía, tienes otras novelas publicadas ¿Nos puedes hablar un poco de ellas?

Tengo dos novelas, La hormiga que quiso ser astronauta, una obra de humor y adolescencia, y que considero mi novela más divertida, y la mencionada Las corrientes oceánicas, una especie de thriller delirante. Antes que ella publiqué cinco libros de relatos, a los que les tengo mucho cariño y espero poder reeditar poco a poco, ya que muchos de ellos están agotados.

De todas tus novelas, ¿cuál recomendarías a un lector que no haya leído nunca nada de ti?¿por qué recomiendas una y no algunas de las otras?

El mapa del tiempo o El mapa del cielo, las dos novelas de mi trilogía victoriana, porque es mi proyecto más ambicioso hasta la fecha y refleja muy bien mis características como autor.

Y ahora hablemos del futuro:
¿Tienes alguna novela ‘esperando en el cajón’ a ser publicada?

Que va, en mi cajón solo hay algunos cuentos menores que nunca llegué a publicar.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

Estoy trabajando en la tercera parte de la trilogía, que versará sobre el espiritismo y, por supuesto, los viajes en el tiempo y los universos paralelos. Será el broche de la saga y espero no defraudar a los lectores, muchos de los cuales la esperan impacientes.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?

Que llegar a los escaparates es un camino muy largo, pero que puede recorrerse si uno no deja de creer en sí mismo.

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Simplemente agradecerles que hayan llegado hasta aquí y que espero que algunas de mis novelas les sirva de refugio contra esta realidad cada vez más desapacible en la que vivimos.



9 comentarios:

  1. He leído las dos entregas publicadas de esta trtilogía y he de decir que las disfruté enormemente.

    ResponderEliminar
  2. Tengo sus dos libros en el kindle esperándome, tengo curiosidad, no creo que tarde en leerlos
    besos

    ResponderEliminar
  3. Estupenda entrevista a un autor maravilloso. Me fascinó El mapa del tiempo y disfruté mucho con El menor espectáculo del mundo.

    ResponderEliminar
  4. Para mi es un autor de los más intresantes del panorama nacional. Teng oesperando El mapa del cielo y creo que no tardará mucho en tocarle el turno.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Qué buena entrevista, quiero leer su obra, ya tengo El mapa del cielo en espera.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me ENCANTA este escritor. Una entrevista muy interesante y muy completa, os felicito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado conocer a este autor. Me da la sensación de que en cuanto lea El mapa del tiempo (que tengo ahí esperando y ya hay ganas), se convertirá en uno de mis favoritos. Me ha sorprendido mucho el hecho de que haya conseguido dedicarse sólo a la escritura, desde el principio.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Tengo muchísimas ganas de leer su trilogía victoriana, lleva en mi lista varios meses desde que la descubrí y estoy deseando empezarla.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por la entrevista. Lo que no me gusta de la trilogía de Félix es que en Australia no se puede comprar el ebook para Kindle. Me siento discriminada... ;-)

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails