jueves, 7 de marzo de 2013

FRANCISCO AZEVEDO, ARROZ DE PALMA




Este es el primer libro de la lectura conjunta perteneciente al grupo Equipo de Redactores, donde tengo el placer de colaborar gracias a la petición de sus creadoras: Lectora de Tot y Nora Bosco. Como ya estaréis viendo, se trata de un libro que o te encanta o lo odias, más bien. Yo estoy en uno de los 2 extremos, como ya contaré. 


FRANCISCO AZEVEDO, EL AUTOR: 

En España era totalmente desconocido, ya que esta es su primera novela, que ya fue un éxito en su país (Brasil). Es sobre todo, guionista de obras de teatro, que tuvieron una gran acogida en Brasil. 

SINOPSIS: 

Creo que con la sinopsis de la editorial, os podéis hacer una idea de lo que va el libro: 

Había una vez un arroz que fue plantado en la tierracaído del cielo y recogido de entre las piedras, un arroz que no se pasaba nunca que llegó de lejos de la mano de tres jóvenes llenos de ilusiones y sueños… Arroz de Palma es la historia de una familia, la de José Custódio y Maria Romana, emigrantes en Brasil a principios del siglo XX. Durante la preparación de la fiesta para celebrar el centenario de la boda de José y Maria, su hijo mayor, Antonio, ya un abuelo, repasa las vidas de sus padres, de su tía, de sus hermanos, de sus hijos y nietos y, por supuesto, la suya.
Antonio sabe que la familia es un plato de compleja elaboración y que la felicidad se cocina día a día. Pero ellos tienen un ingrediente secreto: el arroz de la tía Palma, cuya magia se extiende más allá del fuego y del tiempo.
La saga familiar que ha triunfado en Brasil llega a España para cautivar a miles de lectores.


IMPRESIONES: 

Lo primero que me llamó la atención del libro fue que éste tratara de la emigración de portugueses a Brasil a finales del Siglo XIX. El tema de los movimientos migratorios está dando mucho juego en la literatura, que lejos de ser una moda recordemos que es algo que se ha tratado en multitud de novelas. Últimamente abundan las llamadas “landscape” con ingleses que lo dejaron todo por empezar una vida en la lejana Australia. 

También los italianos emigraron a Argentina (sobre todo) y de ahí que actualmente la mayoría de los argentinos tengan una apellido trasalpino y que media España llorara con la madre de Marco que no aparecía (dibujos basados en la novela Corazón, que trata de un niño italiano que lo deja todo por buscar a su mamá, que había emigrado a Argentina dejando a su peque en casa). 

Pero de la emigración portuguesa poco sabe. No sé si hubo algún culebrón brasileño de esos que ponen en las sobremesas con este tema, pero al menos yo, no es algo que conozca a fondo. Por este motivo, Arroz de palma prometía meterme de lleno en un tema del que tengo pocos conocimientos. Si a esto añadimos que hay una saga familiar y que la comida ocupa un papel importante en la novela, todo hacía prever que tenía todos los ingredientes (nunca mejor dicho) para que me gustase. Sin embargo, el resultado no fue del todo satisfactorio. 

Para mi gusto el fallo de esta novela está en la forma en que está escrita. Todo el tiempo son reflexiones del protagonista con frases cortas que no hacen más que dificultar la lectura. Al principio me gustó, pero que todo el tiempo esté así, cansa hasta límites insospechados. Estuve tentada en dejarla muchas veces, pero por cabezonería, seguí leyendo. Pero tanto era mi agobio, que como había oído hablar de la lectura diagonal como forma de leer algo rápido, me metí en google para ver cómo se hacía y lo puse en práctica. Fue la única forma de poder acabar algo que me estaba resultando soporífero. 

Por este motivo, la historia me dio bastante igual. No pude empatizar en ningún momento con los protagonistas y mirad qué el tema podía dar de sí. Laky decía en su reseña que había echado de menos hablar más a fondo de la emigración de los padres del protagonista, que lo dejaron todo en Portugal por empezar una nueva vida en Brasil. Yo digo que aunque se hable el mismo idioma, no dejarían de ser extranjeros en una tierra muy lejana (y más en esa época en la que ni aviones había). Aquí se trata más bien de un cambio, ya no digo de ciudad dentro de un mismo país, si no de  barrio. Nada, llegaron ahí tras un largo viaje y como si tal cosa. 

Por lo demás, es una historia de una saga familiar con sus más y sus menos (y con alguna sorpresa de algunos de sus protagonistas). Con toques de realismo mágico, muy en la línea de otros libros latinoamericanos como Como agua para chocolate. Aún así, no vi este toque tan especial de estas novelas. Ya digo que la forma en esta caso eclipsa al fondo y no para bien. 

Me da pena que no me haya gustado. Y si mi da pena no es porque conozca al autor (ya que en España es un desconocido) pero al ver fotos de él me trasmite buen rollo. Me parece que tiene cara de buena persona y en este sentido capté su buena intención al escribir el libro. Quizá en la lengua portuguesa sea más común utilizar un lenguaje poco elaborado (recordemos a José Saramago) pero aquí resulta muy monótono. Yo creo que ha querido hacer una novela entrañable, de recuerdos familiares y por querer ser tan sencillo, el resultado ha sido algo fallido. Ya sé que hay gente que le ha gustado mucho y que hay división de opiniones. Así que, será cuestión de que te guste esa forma de escribir o no. 

CONCLUSION: 

No es una novela que recomiende, aún así siempre digo que no me gustó la forma en que está escrita y que puede gustar o no. Cada uno que haga lo que crea conveniente. 


2 comentarios:

  1. Se os olvidó poner que lo escribí yo.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi me ha encantado, yo la recomiendo 100%

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails