miércoles, 6 de marzo de 2013

ENTREVISTA A SERGIO VILA-SANJUÁN, GANADOR DEL PREMIO NADAL 2013 CON 'ESTABA EN EL AIRE'

¡Hola a todos!
Hoy os traemos, de la mano de la Editorial Destino, al flamante ganador del Premio Nadal 2013, Sergio Vila-Sanjuán con su novela ganadora Estaba en el aire
Os dejamos con él:


Hola, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, y felicitarte por ser el flamante ganador del Premio Nadal de Novela 2013, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti.

¿Cuándo te diste cuenta que querías ser escritor?

De niño. Era un lector compulsivo y me gustaba mucho redactar historias cortas inspiradas en los tebeos que devoraba. Además venía de una familia dedicada al oficio: mi abuelo, mi padre y mi tío eran escritores y periodistas; supongo que eso  también influyó.

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?

Cuando tenía once o doce años el padre Armando Vega (SSCC), que era mi profesor de gramática y literatura, me dio permiso para saltarme los deberes normales de su clase a cambio de escribir un texto un poco más largo y estructurado. Le hice una novelita corta de tema kafkiano, sobre un niño que se con vertía en un bicho asqueroso y lo que le ocurría a partir de ese momento.


¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritor?

Sí, bastante, desde los veinte años me he dedicado al periodismo cultural, lo que me ha dado la oportunidad de tratar a grandes escritores y conocer por dentro la vida literaria y el mundo editorial, a los que he dedicado algunos libros.

¿Cómo te formaste como escritor?

Con dieciocho años tuve la suerte de ser admitido en el taller literario que había montado en Sitges el escritor chileno José Donoso. El era ya muy conocido tras haber publicado El obsceno pájaro de la noche y se le consideraba una de las figuras de referencia del “boom” hispanoamericano. El taller lo impartía gratuitamente, un poco para seguir la experiencia que ya había vivido como profesor en el famoso Writer´s Workshop de la Universidad de Iowa, donde coincidió con Kurt Vonnegut y otros importantes autores estadounidenses. Con Donoso aprendí la importancia del detalle concreto, a no repetir adjetivos y a evitar las situaciones inverosímiles.



¿Cómo te organizas para escribir?

   Para mí cada libro es un proyecto diferente, que requiere sistemas de trabajo diferentes. Mis libros de no ficción, como Pasando página o Código best seller,  han exigido sobre todo un trabajo de documentación muy prolongado, visitas a las hemerotecas, decenas de entrevistas personales, etcétera.
   Para mis dos novelas, Una heredera de Barcelona y Estaba en el aire, he seguido un mismo sistema. Trabajo entre dos y tres horas, cada mañana, religiosamente, en una biblioteca de un colegio profesional cercano a mi casa, donde gozo de total tranquilidad.
   Y después, sobre las once, me voy a trabajar al diario (La Vanguardia), donde paso el resto del día, y me olvido del libro hasta la mañana siguiente.
   Los fines de semana y las vacaciones de Semana Santa y verano las aprovecho para repasar lo escrito y reescribir lo que sea necesario.

¿Eres un escritor de las que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?

Escribo en un ordenador pequeñito, reescribo a mano y utilizo las nuevas tecnologías sobre todo para la tarea de documentación. Sin las hemerotecas digitales que me han permitido acceder rápidamente a muchos textos y noticias de los años 20, no hubiera podido escribir Una heredera de Barcelona.

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?

En las dos novelas que he publicado trataba historias que me rondaban por la cabeza desde mi adolescencia. Una vez decidí novelarlas lo primero que hice fue redactar un guión muy estricto, que en general luego he seguido casi al pie de la letra.


¿Qué tipo de literatura te gusta leer?


Por lo que respecta a clásicos, cada año procuro releer al menos algún centenar de páginas de Las mil y una noches, alguna novela artúrica, alguna obra de Shakespeare, alguna  aventura de Tintín y algún volumen de las Obras Completas de Josep Pla.

   Me gusta mucho la tradición estadounidense de realismo romántico, sofisticado y muy fino psicológicamente, de Henry James, Edith Wharton, F. Scott Fitzgerald y Louis Auchincloss.

   Para mí fue importantísima la lectura adolescente de Mario Vargas Llosa y Jorge Luis Borges. Me ha influído mucho también la amistad y la lectura de Terenci Moix y Baltasar Porcel.

   Soy un gran lector de novela policíaca y, cuando fui comisario del Año del Libro y la Lectura 2005, impulsé la creación de la Semana de Novela Negra de Barcelona.


¿Eres lector de libros de papel o también lees ebooks?

Papel. En lo posible, con letra grande y bonita, y bien encuadernados. La prestancia física del libro como objeto es un factor de mucho peso para mí.

¿Qué estás leyendo ahora mismo?

Justo he acabado Un jardín abandonado por los pájaros, libro memorialístico de Marcos Ordoñez. Muy recomendable.




¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

Me gusta, sobre todo, pasear: por la ciudad y también por la montaña. No soy escalador pero sí un buen senderista. Me gusta mucho la pintura y he organizado, como comisario, algunas exposiciones de arte figurativo.

Hablemos ahora sobre tu novela, Estaba en el aire:
¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

A principios de los años 60 mi padre trabajaba como coordinador publicitario de un programa de radio llamado Rinomicina le busca, que seguía la pista a personas desaparecidas. De esa experiencia surgieron muchas historias tremendas, de padres e hijos que se reencontraban después de muchos años de separación, que me quedaron en la memoria. Ese ha sido el punto de partida, aunque he novelado mucho tanto los personajes como las tramas.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de Estaba en el aire?

Encontrar el punto exacto entre memoria familiar, melodrama de costumbres, novela de intriga y crónica de época.

¿Te llevó mucho tiempo escribir Estaba en el aire?

Pensarla, cuatro décadas. Documentarme, un par de años. Redactarla, unos nueve meses.

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?

Creo que muestra un panorama del mundo de la publicidad y la radio, y del arranque de la sociedad de consumo en España, que ha sido poco tocado hasta ahora. Cuenta con un personaje femenino muy potente, que aún siendo una privilegiada por nacimiento tiene que afrontar la discriminación que sometía a la mujer las leyes de la época. La novela también propone una visión desde dentro de la alta sociedad barcelonesa de la época. Y he intentado que fuera amena.



Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Un saludo cordial para los seguidores de lectoradetot y muy buenas lecturas para este 2013.







4 comentarios:

  1. Una entrevista muy interesante. Mañana publico (también aquí con vosotras) la reseña de su Premio Nadal: Estaba en el aire.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho esta entrevista, muy de actualidad. Esperaré reseñas del libro, aunque yo creo que me animaré con el
    besos

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado conocer un poquito a Vila-Sanjuán del que muy prontito, o eso espero, voy a poder leer su novela. Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails