martes, 18 de junio de 2013

GEORGE R.R.MARTIN (Editor), WILD CARS I



FICHA TÉCNICA

Título: Wild Cars I
Autor: Varios (Editado por George R. R. Martin)
Editorial: Planeta (Timunmas)
Encuadernación: Tapa blanda
Paginas: 485
PVP: 17,95 €


ARGUMENTO

En el año 1946 una nave extraterrestre llega a la tierra. Su ocupante, un alienígena muy semejante en su aspecto a nosotros, viene a avisarnos de un peligro. Va a llegar a la tierra una nave cuya misión es la de liberar un peligroso virus: «Un virus artificial diseñado a medida para interactuar con la composición genética del organismo huésped.» (Página 13)

A pesar de su aviso, no se puede evitar que dicho virus sea liberado sobre Nueva York, provocando además de miles de víctimas, la transformación de una pequeña parte de los habitantes de la tierra en unos seres diferentes, que según su transformación pasan a ser llamados ases o jokers.
«El termino “as”, referido a alguien con habilidades útiles, en oposición a “joker”, referido a alguien que había sido desfigurado por el virus.» (Página 106)

Wild Cards, cartas salvajes es el nombre con el que popularmente pasa a llamarse dicho virus. Un nombre apropiado, porque como en una baraja que se reparte tras barajar, a unos les tocan buenas cartas y a otros cartas malas.

La historia del mundo va a cambiar de un modo irreversible.


WILD CARS I

Hay varias cosas que el futuro lector debe tener muy claras a la hora de enfrentarse a este libro. En primer lugar, Wild Cars I es una colección de relatos. Ahora bien, no se trata de una colección de relatos sin más, sino que todos tienen el mismo punto de partida: El virus que ha afectado a la humanidad y ha dado lugar a los ases y a los jokers.
Tiene la ventaja de los libros de relatos en que cada uno de ellos puede leerse de un modo individual, pero al mismo tiempo, todos y cada uno de ellos forman un mosaico que da al conjunto un carácter diferente. Es esta peculiaridad la que hace que aún siendo una colección de relatos, Wild Cars I se lea como si se tratase de una novela.
No es que cada relato sea la continuación del anterior, si bien es verdad que están ordenados de un modo cronológico, que hace que vayamos avanzando en la historia. Se trata de que, además de los hechos comunes de los que parte el relato, parte de los protagonistas aparecen o son citados en buena parte de los relatos, especialmente el Doctor Tachyon, que participa de modo activo en varios de ellos:
«El cabello hasta los hombros de Tachyon era de un rojo tan improbable como el de su chaqueta.» (Página 384)

Debe quedar también muy claro que Wild Cards I es un libro de ciencia ficción, al que a su vez podríamos catalogar dentro de las ucronías. Es una novela que reescribe la historia que conocemos. La acción comienza en 1946 y la aparición de una nave extraterrestre va a cambiar y a reescribir el curso de la historia que conocíamos hasta ahora.
Esa es otra de las claves de esta novela, que a partir de hechos totalmente fantásticos, de seres dotados con extraños poderes (los ases), de hombres que tienen más de animales que de hombres (los jokers), los autores aprovechan para repasar buena parte de la historia reciente de Estados Unidos.
Veremos entonces sucesos conocidos, desde una perspectiva completamente distinta: la guerra fría, la caza de brujas, los movimientos pacifistas, el movimiento hippie... Especialmente llamativo es el capítulo que hace referencia a la denominada caza de brujas en la que se persiguió cualquier atisbo de comunismo, especialmente en el mundo del arte, con aquellas listas negras que convirtieron durante mucho tiempo la industria del cine en un solar. A esta lista de perseguidos se unieron los ases, a los que se veía como cómplices de los comunistas y un peligro para la nación.
¿Cómo es posible que seres extraordinarios que ponen sus poderes al servicio de la nación sean perseguidos? Esa es una de las cuestiones que a lo largo de todo el libro se nos va planteando y, por más que buena parte de estos relatos procedan del año 1986, con una situación mundial muy diferente a la actual, en la que el islamismo aún no había mostrado su lado peligroso, con el muro de Berlín aún en pie, lo diferente era y es mirado con recelo.
Y si eso ocurre con los ases, en muchos casos envidiados por la población, imaginaos lo que puede ocurrir con los jockers, humanos con parte animal en su constitución. Ellos son los que pasan a ser los nuevos parias y apestados de la sociedad.

El origen de la novela es muy anterior al de la famosa serie televisiva Héroes, pero es innegable que ésta tiene muchos puntos de conexión con el libro, pues el tema no deja de ser la de unos seres diferentes dotados de poderes. Unos poderes que algunos utilizan para hacer el bien y otros para su propio beneficio.
Mucho más cercana a este tipo de héroes, que a los famosos héroes de cómics. Cómics a los que por cierto se hacen numerosas referencias a lo largo de todo el libro:
«Hay algunas cosas de esto de ser un as que no se aprenden leyendo cómics. Recuerdo que los ases de los cómics cogían los cañones y los doblaban como si fueran pretzles. De hecho es posible hacerlo, pero se ha de tener un punto de apoyo para hacer palanca.» (Página 108

Bienvenido a un mundo de lo superhéroes producto de la mutación de un virus alienígena, que curiosamente empieza con la historia de un superhéroe real, un as de la aviación al que constantemente se va a hacer referencia en todo el libro y cuya imagen podemos ver en la portada: jetboy


IMPRESIÓN PERSONAL

Antes de todo un aviso: En la portada podéis ver en grandes letras: GEORGE R. R. MARTIN del autor de JUEGO DE TRONOS. Hay que fijarse bien, porque un poco más arriba y en letra más pequeña dice: EDITADO POR.

No se trata pues de un libro escrito por George R. R, Martin sino que está editado por él. Bien es verdad que en el interior del libro podemos encontrar uno de los relatos que sí lleva la firma de este autor, pero es uno más entre los que podemos encontrar en el libro.

Me ha sorprendido la peculiar estructura de este libro: relatos escritos por diferentes autores pero interconectados entre sí. Consigue con eso la independencia de una colección de relatos, pero al mismo tiempo adquiere la consistencia final de una novela.

Sin duda esa estructura de relatos consigue que la lectura sea muy fluida. Algo importante si tenemos en cuenta que la letra que nos encontramos es, pese a no serlo el libro, la de una edición de bolsillo: una letra pequeña

Tiene como casi todos los libros de relatos el inconveniente de que no todos alcanzan el mismo nivel, pero en conjunto han conseguido crear una atmósfera muy particular que en cierto modo le da una gran homogeneidad al libro.


Me ha gustado esa visión de una América cuya historia es revisitada. Los mismos sucesos que conocemos son vistos de3sde un prisma algo diferente, el que le da la introducción de estos nuevos seres, por una parte cercanos a esos héroes de cómic, pero por otra parte muy alejados de ellos, pues por fantásticos que en algunos casos puedan parecer sus poderes, los he vivido como mucho más “humanos”, más cercanos a nosotros en sus problemas y en sus ilusiones.


Un libro que sin duda disfrutarán los aficionados al género de la ciencia ficción, pero del que deben abstenerse aquellos que no gustan de este tipo de “fantasías” para sus lecturas.

VALORACIÓN: 8/10

Un libro que tiene un fallo incomprensible, máxime teniendo en cuenta que es un libro de relatos: No tiene índice, por eso os lo facilito aquí:

ÏNDICE DEL LIBRO:


PRIMERA PARTE


PRÓLOGO: ‘De tiempos salvajes, una historia oral de los años de posguerra‘ (Herbert L. Cranston)

¡Treinta minutos sobre Broadway! ‘¡La última aventura de Jetboy!‘ (Howard Waldrop); páginas 17-52

‘El durmiente‘ (Roger Zelazny); páginas 53-94

‘Testigo‘ (Walter Jon Williams); páginas 95-140

‘Ritos de degradación‘ (Melinda M. Snodgrass); páginas 141-178



INTERLUDIO UNO (‘DE ASES ROJOS, AÑOS NEGROS‘)

‘El capitán Cátodo y el as secreto‘ (Michael Cassut); páginas 183-208

‘Powers‘ (David D. Levine); páginas 209-240

‘Juego de manos‘ (George R.R. Martin); páginas 241-286


INTERLUDIO DOS (‘ABRE CLÍNICA EN JOKERTOWN EL DÍA WILD CARDS‘)

‘Larga y oscura noche de Fortunato‘ (Lewis Shinner); páginas 289-308

‘Transfiguraciones‘ (Victor Milán); páginas 309-334


INTERLUDIO TRES (‘DE WILD CARD CHIC‘)

‘En lo más profundo‘ (Edward Bryant y Leanne C. Harper); páginas 341-376



INTERLUDIO CUATRO (‘MIEDO Y ASCO EN JOKERTOWN‘)

‘Hilos‘ (Stephen Leigh); páginas 381-416


INTERLUDIO CINCO (‘DE TREINTA Y CINCO AÑOS DE WILD CARD. UNA RETROSPECTIVA…‘)

‘Ghost Girl toma Manhattan‘ (Carrie Vaughn); páginas 421-448

‘Llega un cazador’ (John J. Miller); páginas 449-470


EPÍLOGO: Tercera generación (Lewis Shinner); páginas 471-472

APÉNDICE:

‘La ciencia del virus Wild Card‘; páginas 475-480

‘Extracto de las actas del Congreso sobre Habilidades Metahumanas de la Sociedad Americana de Metabiología‘; `páginas 481-485


Esta lectura ha sido posible gracias a Editorial Planeta, que me facilitó el libro para su lectura y reseña

Reseña realizada por Pedro de El Búho entre libros (http://elbuhoentrelibros.blogspot.com.es/) para Momentos de silencio compartido


1 comentario:

  1. Tuve el libro en mis manos, pero eso de los relatos me echó un poco para atrás. Ahora que nos explicas la historia y que los relatos forman parte de un todo, ¡me lo quedo! Eso sí, es cierto que poner el nombre de Martin en la portada vende mucho, reconozco que me hubiese pasado desapercibido sin eso. Besos!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails