martes, 11 de junio de 2013

Encuentro de blogueros con Cornelia Funke: “Los niños cada vez tienen más miedo de la imaginación”



 “Me burlo de los autores que se pierden en su propio mundo... pero yo me he perdido en el mío y no puedo salir. Estoy totalmente perdida, totalmente obsesionada”. Eran las primeras palabras de Cornelia Funke en el encuentro con blogueros organizado por la editorial Siruela y celebrado el pasado 31 de mayo, coinicidiendo con su visita a España para participar en la Feria de Libro de Madrid. Y durante todo el encuentro demostró que sus palabras eran ciertas. Cornelia ha escrito muchos libros para niños y para jóvenes pero el Mundo del Espejo (saga Reckless en España) la ha atrapado hasta el punto de que está empezando a integrar toda su obra anterior en el mundo de Jacob Reckless. “Recientemente he escrito tres cuentos cortos sobre 'Corazón de tinta' (su trilogía de más éxito hasta el momento) para celebrar su aniversario y en ellos descubro tres grandes secretos. Uno es que el mundo de Corazón de Tinta es el mundo cronológicamente anterior al Mundo del Espejo”, explicó, al tiempo que, entusiasmada, comentaba que “me hace mucho ilusión mezclar mis mundos, llegar a unificar todo lo que he creado”. De hecho, también habló de uno de los personajes de esa trilogía, Dedo Polvoriento, que se acaba de colar en el mundo que está al otro lado del espejo “y creo que a Jacob no le ha hecho mucha gracia. Yo creo que está un poco celoso”, confesaba entre risas.
   La risa, la sonrisa y la vitalidad son parte de las cualidades que seducen de esta escritora en el contacto directo. Nunca había coincidido con ella pero me ha encantado ver su fuerza, su alegría, su optimismo... y su pasión por su propia obra. Una pasión que no es mero celo profesional, sino que está vinculada a cómo ella ve el (o los) mundo literario que ha creado. Tanto es así que confesó, decepcionada, que piensa que jamás va a volver a permitir que se haga una película con una de sus obras, tras el resultado de Corazón de tinta, película dirigida por  Iain Softley, estrenada en 2008 y protagonizada por Brendan Fraser o Helen Mirren, entre otros. “Veo tan claramente, dentro de mi cabeza, el mundo que he creado... Cuando permití que se hiciera la película, di la bienvenida a todas las interpretaciones de mi mundo que fueron surgiendo pero lo hice esa vez y no lo voy a volver a hacer. Es muy duro para un novelista ver cómo se buscan soluciones a veces chapuceras para plasmar lo que ha inventado. Yo investigo durante dos años antes de escribir cada libro y cuando veo que todo ese trabajo lo dejan en una película de dos horas... me duele”.
   Sin embargo, no todo está perdido. “Tuve un encuentro mágico en una fiesta en Los Ángeles con Matthew Cullen, un premiado director de vídeos musicales y, hablando con él de mis libros, me di cuenta de que había encontrado mis ojos. Solo volveré a hacer una película si Cullen o Mirada, la compañía que ha creado con Guillermo del Toro, se encargan del proyecto”, sentenció.
   Y sabe de lo que habla. Al hilo de aquella conversación, Mirada creó una aplicación para iPad en la que se ha volcado todo el Mundo del Espejo. Fascinada, Funke nos enseñó parte de las posibilidades de esa app, una aplicación que, en realidad, convierte la lectura en toda una experiencia y permite explorar los rincones del Mundo del Espejo (he encontrado esta web con algunas fotos de la aplicación por si te pica la curiosidad y la autora también ha subido material a su página de Facebook). Los blogueros compartimos la fascinación de Cornelia, porque lo que teníamos ante los ojos era fascinante. A mí me pareció extraordinario y creo que abría un mundo de posibilidades: ahora que andamos debatiendo sobre si los libros electrónicos son el futuro o una mera moda y qué pasará con los libros en papel si los digitales triunfan, tal vez esta sea una buena manera de ofrecer algo más que lectura. Me respondió que ya se lo habían dicho en alguna otra ocasión y que ella se siente muy halagada porque “he creado esta aplicación para los que amamos a los libros. El Mundo del Espejo se muestra a sí mismo tal y como yo lo he creado, no como hacen en las películas, que acaba matando la imaginación. De hecho, para que esto no ocurriera, yo no quería, por ejemplo, que se le viera la cara a Jacob, así que han trabajado con sombras para que el lector vea a Jacob tal y como lo quiere imaginar. Esta aplicación no hace competencia al libro, es una guía de viajes, una guía para no perderse en Mirrorworld”. Las imágenes son tan bellas, que la editorial alemana de la autora ya está pensando en editar un libro en papel en el que se recojan. Desde luego, no será lo mismo que interactuar con esa aplicación que permite un contacto casi directo con el Mundo del Espejo, mediante la que podemos husmear en El Ogro, leer recetas de brujas devoraniños o recordar a personajes de la saga.
   “La experiencia no hace más que comenzar en los libros”, explicaba la autora, quien señalaba que, aunque pensada para los seguidores de los libros, esta aplicación también engancha a quienes no conocen las obras y las descubren a través de ella.
    Y es que para esta pedagoga e ilustradora de formación, la imagen es muy importante. Tanto es así, que varios de sus libros incluyen sus propias ilustraciones, como es el caso de la saga Reckless. “Me sangra el corazón cuando la gente se niega a poner ilustraciones en los libros de hoy en día”, confiesa.
   Más allá de la imagen, da la impresión de que Cornelia se siente atraída por todo lo que tenga que ver con la mezcla de artes. Así, explicaba que uno de sus últimos trabajos ha sido encadenar 15 piezas musicales por medio de un relato y también hizo referencia a un proyecto multidisciplinar que mezcla distintas artes plásticas y literatura.
   Ya que la tenía enfrente, no pude obviar una pregunta que me he hecho mientras leía los dos primeros volúmenes de Reckless: si con la fantasía puedes viajar a todas partes, ¿por qué hizo que el Mundo del Espejo fuera un universo anterior a nuestro mundo real? La respuesta no pudo ser más elocuente: “porque encuentro el futuro en el pasado. He aprendido mucho de nuestro tiempo estudiando el siglo XIX. Es el momento en el que tomamos las grandes decisiones que hicieron que fuésemos lo que hoy somos, las decisiones cuyas consecuencias aún arrastramos, en muchos casos. Fue el momento en el que dijimos 'Dios está muerto. Los seres humanos podemos crearlo todo de nuevo: podemos construir puentes, modificar el rumbo de los ríos, fabricar vehículos...' Nos propusimos mejorar el mundo en el que vivíamos y lo conseguimos... en algunas cosas. Cada vez que cruzo el espejo me parece estar viendo en el universo del otro lado nuestro mundo cuando era adolescente”.
   Esa vuelta al pasado no es solo histórica, también es literaria. Cornelia Funke funde la tradición clásica mitológica y los cuentos de hadas y lo hace con un toque moderno, un toque que habla de futuro. “Me encantan los cuentos de hadas. Son cuentos que hablan de sentimientos primigenios, de temores atávicos y que nos recuerdan cosas perdidas. Y de eso habla también el Mundo del Espejo”, señalaba, al respecto. Y añadía: “Espero que encontremos en las tradiciones lo que tenemos que llevar al futuro. Hay un poder muy grande en los cuentos tradicionales, en los cuentos tradicionales no censurados, porque nos cuentan mucho sobre la naturaleza humana y tienen mucho de visual, ahora que tanta importancia damos a la imagen”.
   Incidiendo en este rescate de las tradiciones culturales, Cornelia hizo referencia al mapa que aparece en la segunda entrega de la saga, un mapa en el que el territorio correspondiente a España está dividido en tres países diferentes (Leonia, Cataluña y el Califato de Córdoba). “En España conviven tradiciones culturales tan diferentes que no podía meterlas en un solo país. Voy a hacer lo mismo con Italia. También es una manera de explorar conflictos territoriales internacionales que se arrastran desde hace siglos”, explicó. En este sentido, aseguró que el Mundo del Espejo solo se parece a nuestro mundo real, magia al margen. Su método de trabajo consiste en investigar la Historia real (de la que saca anécdotas, hechos, sucesos... y, curiosamente, también imágenes para personajes; le encanta rebuscar en viejos álbumes de fotos y “rescatar a sus protagonistas para que vuelvan a vivir en el Mundo del Espejo”) e ir decidiendo si lo que encuentra le gusta o le resulta sugerente y lo deja o si lo transforma. Al final y al cabo, esa es la esencia de la literatura.
   Al verla con el iPad en la mano, uno podría pensar que es una fanática de las nuevas tecnologías. Y, en cierto modo, lo es: habla de los encuentros con lectores a través de Skype, de sus seguidores en Facebook y de que a veces integra lo que sus lectores le cuentan a través de las redes o del correo electrónico en sus historias, a través de un nombre de personaje, un hecho o el nombre de un pueblo o una ciudad. Y a pesar de ello, Cornelia confesó que, desde hace más o menos un año, ha vuelto a escribir a mano. Su técnica nos dejó boquiabiertos. Utiliza diferentes cuadernos (para la trama, para los personajes, para los lugares, para los hechizos...) y los convierte en un auténtico collage en el que va uniendo notas a mano, imágenes, ilustraciones, fragmentos a ordenador, pedazos de otras publicaciones... La verdad es que es una maravilla verlos y dice mucho del método de trabajo de la autora y, por lo tanto, de ella misma. Un método que ha gustado tanto que, según contó, otros escritores han ido adoptándolo también.
   A pesar de la luminosidad de su autora se ha dicho a veces que algunos de sus libros son oscuros y que están destinados a un público joven-adulto más que a un público infantil-joven. En este sentido, la autora explicó que “yo antes señalaba que 'Reckless' era una saga para lectores mayores de 14 años... y eso demuestra mi ignorancia. Acabo de hacer una lectura en un colegio en Inglaterra, hablando de otro libro, destinado a un público más infantil, con niños de nueve años... y lo que todos querían era que les hablar del Mundo del Espejo. Así que ya no le pongo limitaciones de edad a mis libros. Yo soy una contadora de historias, para todos, esa es mi profesión, mi religión, y no voy a limitar mis creaciones a una franja de edad o a otra. Pero de lo que sí me he dado cuenta es de que los niños tienen cada vez más miedo a su imaginación, así que he pensado crear otra aplicación para potenciar la imaginación de los niños. Es algo que no podemos perder: los niños son brillantes a la hora de crear historias”.
   Son dos los volúmenes de la saga Reckless publicados hasta el momento: Carne de piedra y Sombras vivas. En principio, estaba previsto que fuese una pentalogía pero “me he metido tanto en el mundo, he investigado tanto, he visto tantas cosas en mi cabeza que no sé si cinco libros van a ser suficientes”, explicaba, entusiasmada, la autora. Sea como fuere, adelantó que ya ha acabado el primer borrador de la tercera entrega y que tiene el esbozo de la cuarta y la quinta. Pero no sabe qué pasará con el Mundo del Espejo, “porque yo misma me sorprendo con él. Yo tengo mis planes... pero, como diría Lenon, las novelas van ocurriendo mientras yo las planeo. Por ejemplo, en el tercer libro hay un personaje que ha robado una cosa... ¡y eso no me lo esperaba! Y lo peor es que eso me obliga a cambiar todo lo que yo había pensado para los próximos libros...”. ¿Qué mejor invitación para visitar el Mundo del Espejo que su propio dinamismo, su vida interior, su creatividad... con o sin autora de por medio?
   Nos seguimos leyendo.


Lidia Casado



2 comentarios:

Related Posts with Thumbnails