domingo, 30 de junio de 2013

JUAN ESLAVA GALÁN, LA MULA






FICHA TÉCNICA

Autor: Juan Eslava Galán
Título: La mula
Editorial: Planeta (2013)
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 267
PVP: 14,90 €

JUAN ESLAVA GALÁN

Tiene una importante producción de novelas, la mayor parte de ellas de carácter histórico entre las que podrían citarse:
-En busca del unicornio (Premio Planeta 1987)
-El comedido hidalgo (Premio Ateneo de Sevilla 1991)
-Señorita (Premio Lara 1998)
-Rey Lobo (2009)
-Últimas pasiones del caballero Almafiera (2012)

También ha escrito numerosos ensayos que destacan por su valor didáctico a la hora de entender .a historia. Entre otros:
-Historia de España contada para escépticos (2005)
-El catolicismo explicado a la ovejas (2009)
-Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie
-Homo erectus
-De la alpargata al seiscientos (2010)
-Historia del mundo contada para excépticos (2012)


ARGUMENTO

Te vas a llamar Valentina por lo valiente que has sido, porque te has metido entre los rojos y los fascistas, en medio de los tiros. Así, Valentina. (Página 10)

Juan Castro Pérez es un acemilero del glorioso ejército nacional que una mañana entre la niebla sale a buscar espárragos y lo que se encuentra es una mula, a la que pone por nombre Valentina. ¿Por qué no quedársela? La llevará junto las que ya tiene en la compañía sin contabilizarla, como si estuviera prestada desde otro puesto y así, al finalizar la guerra, podrá regresar a casa con algo útil para comenzar una nueva vida.

Valentina y Juan compartirán pues los avatares de la guerra.


LA MULA

Con motivo del estreno de la película, se ha reeditado esta novela, evidentemente con la portada del cartel de la película, que es justamente la que ha llegado a mis manos.

La guerra civil española sigue provocando después de más de setenta años divisiones entre los españoles. Una de esas divisiones es entre aquellos que dicen ¡Otra novela más sobre la guerra civil, NO!, y aquellos que disfrutan leyendo nuevas novelas sobre dicha guerra o ambientadas en ella.
Las guerras no dejan de ser situaciones límite en la vida de los seres humanos, donde todas las pasiones van mucho más allá de lo que pudiera esperarse en una situación normal. Es lo que tiene el vivir cada día como si pudiese ser realmente el último de nuestras vidas. Cada momento, cada instante se vive hasta sus últimas consecuencias. De ahí que el amor sea mucho más pasional, los valientes más valientes y los cobardes más cobardes.
Si a eso le sumamos una guerra en la que se enfrentan hermanos contra hermanos, amigos contra amigos, separados por convicción o por el simple azar de dónde se encontraba cada cual en el momento de estallar la guerra, tendremos un material humano maravilloso para crear una novela. Por eso de entrada me atraen las novelas sobre la guerra civil española.

Novelas por otra parte en la que muchas veces es difícil, por no decir imposible, que el autor se desligue del componente ideológico, lo cual en ocasiones lleva a unos pasquines partidistas de difícil digestión.
Con Juan Eslava ya partía con la tranquilidad de saber que no era así, no en vano he leído de él Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie, un lúcido y divertido repaso a nuestra contienda, en la que nadie sale bien parado.

Una novela diferente sobre la guerra civil. No puede ser de otra manera, pues el humor de Juan Eslava convierte en protagonistas de la misma a una mula y a un jornalero de derechas (si siempre ha sido difícil de entender lo de un obrero de derechas, imaginaos en el año 1936)
Un obrero desclasado por el hábito de la esclavitud que se pasó al lado de los explotadores y vive feliz en su ignorancia. (Página 67)

Un personaje que me conquistó el corazón por su ternura e inocencia, por su visión de la vida. Una vida en la que una mula es un bien preciadísimo que intenta conservar para cuando acabe la guerra. Un héroe a la fuerza, obligado por las circunstancias a ejercer de tal, en uno de los pasajes más esperpénticos y divertidos de esta novela, en lo que no deja de ser una crítica a las mentiras y la propaganda de la que se sirven los poderosos para engañar o contentar al pueblo.
Juan Castro Pérez, el acemilero protagonista de la novela, es imposible que no cautive el corazón del lector, entre otras cosas por todo el cariño que el autor ha volcado en él. Lógico, pues este personaje está basado en su padre, herrador y acemilero en la guerra civil española.

Es este personaje, su manera de ver la vida, de reaccionar ante los acontecimientos que van poniéndosele por delante, los que hacen que La mula sea una novela sobre la guerra civil española totalmente diferente. Una novela capaz de convencer incluso a los que no gustan de este tipo de literatura, pues por encima de cualquier componente ideológico que por otra parte es prácticamente inexistente, prima la bondad natural de la gente, incluso en una situación en que el odio es lo que mueve la existencia de toda España.


Es La mula una novela muy española, muy próxima a la tradición de los pícaros, de gente que se ve obligada a buscarse la vida. La mili, y esta novela es una especie de historias de la mili salvo que con guerra, era un periodo en que del primero al último todos tenían que intentar sobrevivir a un periodo que no dejaba de ser un paréntesis en la vida. Lo cual termina provocando historias de picaresca.
Historias de gente que intenta disfrutar el día a día, pues no sabe si una bala o una bomba hará que no exista un mañana. Intentando rellenar el estómago, intentando saciar su necesidad de amor y sexo (no siempre por ese orden). 
Eso sí, con un cierto aire de ingenuidad, de una sociedad que aún no estaba tan de vuelta de todo como puede ocurrirnos ahora. Por eso quizás es tan agradable la lectura de La mula.



IMPRESIÓN PERSONAL

He disfrutado con la lectura de La mula, una novela que se lee en muchos momentos con una sonrisa en la boca. Y hasta con una carcajada en algún momento concreto. Aunque no por ello, no deje de estar en muchos momentos poblada de escenas dramáticas, por más que ese humor suavice la situación.
No está de más, especialmente para aquellos que disfrutamos leyendo novelas sobre la guerra civil, leer una novela que nos muestra la guerra civil desde una perspectiva diferente. De tal modo es así, que puede gustar a cualquier tipo de público.


Tiene además la fuerza de un personaje central, el cabo Juan Castro, que llega sin duda a lo más profundo del corazón, probablemente por el gran cariño que el autor vuelca en él, ya que no en vano es la figura de su padre. Un personaje dotado de una gran carga humana que le convierte en inolvidable.


VALORACIÓN: 8/10


Esta lectura ha sido posible gracias a Editorial Planeta, que me ha facilitado un ejemplar para su lectura y reseña.


Reseña realizada por Pedro de El Búho entre libros (http://elbuhoentrelibros.blogspot.com.es/) para Momentos de silencio compartido



2 comentarios:

  1. Siendo de Juan Eslava no puede ser mala

    ResponderEliminar
  2. Otro que tengo fichado =)
    Es una temática que me encanta =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails