martes, 8 de octubre de 2013

LUIS GARCÍA JAMBRINA, EN TIERRA DE LOBOS




Ficha técnica: 

Título: En tierra de lobos 

Autor: Luis García Jambrina 

Editorial: Ediciones B

ISBN: 978-84-666-5346-6

Páginas: 216

Precio: 16 euros 



Sinopsis (editorial): 

Marzo de 1953, una mujer es atropellada en una carretera comarcal de la provincia de Salamanca. Pocas horas después, el camillero del hospital de la capital llama por teléfono a Aurora Blanco, una conocida reportera de sucesos de Madrid, para comunicarle que la víctima ya estaba herida antes de ser arrollada.

Cuando la periodista llega al hospital, la mujer ha desaparecido. Así comienza una novela llena de intriga y de crímenes que es también un retrato de la España turbia y gris de los años cincuenta, un país donde, según la propaganda de la época, nunca pasaba nada, y, cuando pasaba, las cloacas del Estado se ocupaban muy bien de ocultarlo.

Conmovida e intrigada por las circunstancias que rodean el caso, Aurora Blanco tratará de hacer justicia a las víctimas y dar a conocer la verdad, aunque para ello tenga que poner en riesgo su vida y su trabajo.



Mi opinión:

No sé si a ti también te pasa, pero a mí, que no vivo ni en Madrid ni en Barcelona ni en ninguna ciudad de las que sirven, normalmente (por fortuna, la diversidad es cada día mayor) como escenario de novelas policíacas, me llaman mucho la atención las que se desarrollan en mi ciudad, en este caso, no la ciudad en la que vivo pero sí en la que he nacido, la que siento como mía. Por eso, cuando leí las dos primeras líneas de la sinopsis dije "¡para mí!". Luego descubrí que el autor le había dado clase a mi hermana, así que lo leí aún con más curiosidad y, la verdad, no me ha defraudado.

Luis García Jambrina presenta en su tercera novela un caso policíaco que avanza con pie firme, sin extravíos ni dudas, hacia una resolución que da mucho que pensar. En lugar de utilizar a un detective o un policía, García Jambrina pone a la cabeza de la investigación a Aurora Blanco, una valiente periodista basada en Margarita Landi, la célebre reportera de El Caso. Por eso, el comienzo del libro, cuando presenta a Aurora, me ha recordado un poco a Don de Lenguas, que también utilizó a la cronista de sucesos como inspiración para el personaje de Ana Martí, pero a partir de ahí, los argumentos avanzan por caminos muy diferentes, aunque sí es verdad que los dos personajes tienen puntos en común, como es lógico. Como periodista, me ha gustado leer las andanzas de esa profesional amordazada por un régimen totalitario que, aún así, escribe sus historias, aunque solo sea para dejar por escrito que ocurrieron, por una especie de justicia poética con las víctimas. 

Unas víctimas que, en este caso, se encuentran en el último peldaño del escalafón social, el de los marginados, el de las personas sin derecho, los ceros a la izquierda: las prostitutas. García Jambrina retrata el ambiente del barrio Chino de Salamanca en los años 50 y propone al lector la reflexión sobre el trato que reciben, la doble moral y el abuso de quienes tienen la sartén por el mango. Una reflexión que no es nueva pero que es particularmente sangrante en esta ocasión por la particular crueldad del caso investigado, sobre el que no diré nada más para no reventar la trama a nadie.

Aurora Blanco destaca con luz propia en el elenco de personajes que dan vida a la novela, algunos con más desarrollo, otros más estereotipados, pero que responden a la perfección, en su conjunto, a las coordenadas que marcan el género y el argumento. Como también siguen el patrón establecido por la novela negra determinados elementos de los que el autor no ha querido prescindir, como las muertes adyacentes, la figura del traidor o cierto costumbrismo en algunas de las escenas relatadas, costumbrismo que nos adentra de lleno en la Salamanca y el Madrid de los años 50 y que nos lleva desde el Chicote de la Gran Vía madrileña hasta el local alterne salmantino que quiere parecerse al Moulin Rouge pero que se queda en poco más de lo que es: un quiero y no puedo.

La novela está muy bien ambientada, como también lo está la conjunción entre Historia y literatura, aunque los guiños históricos no son excesivos en una novela muy centrada en el caso y que se va muy poco por la ramas: solo algún comentario sobre la situación de España en los 50 y referencias a las relaciones internacionales de Franco con la ONU o Estados Unidos.

Y no puedo acabar la reseña sin hablar, aunque sea mínimamente, de la satisfacción de reconocer las calles y paisajes de los que se habla en una novela. He recorrido con Aurora una Salamanca desconocida para mí, por el tiempo pero también porque recupera espacios que ya no estaban cuando yo he vivido allí. No digo más que durante tres años estuve yendo a trabajar a lo que en la novela es el barrio Chino y que ya poco quedaba de lo que se cuenta en ella (aunque algo había, todo sea dicho).

En tierra de lobos es, pues, una novela bien tramada, ágil, escrita con un estilo sencillo pero trabajado, que avanza sin demoras, sin contratiempos ni recodos y que nos pone frente a la maldad absoluta, el abuso de poder y la inmensa soberbia de quienes se creen superiores a los demás. 

Nos seguimos leyendo. 



Agradezco a Ediciones B el envío de este ejemplar. 


Lidia Casado


2 comentarios:

Related Posts with Thumbnails