miércoles, 30 de enero de 2013

ENTREVISTA A SANTIAGO MORATA


¡Hola a todos!
Otra semana más estamos de nuevo aquí para compartir con todos vosotros la entrevista que antes de fiestas hicimos a Santiago Morata. Como veréis, Santiago hace referencia a las Navidades a lo largo de la entrevista, no es que se haya vuelto loco, nada más alejado de la realidad, el fallo ha sido nuestro, hemos tenido algún lío de programación de las entrevistas... Esperamos que nos sepáis perdonar y que disfrutéis tanto como nosotras con esta entrevista y con el genial, Santiago Morata.

Os dejamos con la entrevista:

Hola Santiago, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti. ¿Quién es Santiago Morata?
Una persona corriente con una tremenda ansiedad creativa. Me encanta hacer cosas nuevas: pinto, escribo, hago fotografía, y me enorgullezco de que nadie me ha enseñado nada. Jamás hice un curso de pintura ni de escritura. Me gusta mucho viajar y conocer nuevas culturas, y en este momento presento con total humildad mi nueva novela La Hija de Ra.

¿Cuándo te diste cuenta que querías ser escritor?
El gusanillo lo tenía hace tiempo, pero como cuando me meto en algo, lo hago sin medida, estaba en la pintura por entero, hasta que me lesioné la espalda y pasé unos meses sin pintar, lo que me decidió a probar suerte escribiendo sin pretensiones, sólo para ocupar mi mente y esas horas que tenía libres… Y hasta ahora.




¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?
Como buen aragonés, soy tozudo y bruto (en el sentido positivo), así que mi primer texto fue mi primera novela histórica sobre el s XI de 765 páginas. Ya sé que suena un poco bestia, pero yo soy así. Me llevó mucho tiempo escribirlo y lo publiqué en el 2006. antes no había escrito nada más largo de un soneto cuando quería impresionar a una chica de crío.

¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritor?
En absoluto. Trabajo en comercio exterior de una empresa de dietética. Es muy ameno, pero no tiene nada que ver. Sí que me permite viajar y conocer nuevas gentes y culturas, lo cual siempre agradezco.

¿Cómo te formaste como escritor
No me formé. Sí que tengo una buena base, pues yo siempre he sido un lector compulsivo. Eso es vital para escribir, desde una carta o un mensaje de móvil hasta una novela de 700 páginas. Leía todas las novelas que caían en mis manos desde bien crío. Y lo que es muy importante, me implico en el estudio histórico casi hasta la obsesión.

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir? 
Ya me gustaría, pero no. Trabajando y con el tiempo limitado, si tengo unas horas contadas al día, hay que aprovecharlas. No valen manías ni rituales ni condicionantes. Sólo disciplina. Da igual que te duela la cabeza. Hay que aprovechar ese tiempo. Como decía Picasso, si viene la inspiración, que me pille trabajando.

¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?
 Lo mismo. No puedo escoger, y aprovecho y agradezco cada momento que tengo como si fuera el último, del mismo modo que saboreo cada momento que dedico a mi mujer o a mi familia, o me esfuerzo al máximo el poco tiempo que voy al gimnasio. No se puede vivir a medias.

¿Cómo te organizas para escribir?
Hay que organizar más bien la investigación histórica, porque la cantidad de datos es brutal y los libros me comen en casa. Eso es más complicado porque los libros y el material ocupan espacio físico. Más tarde, cuando empiezas a escribir, gracias a Dios todo el orden cabe en un portátil. Hay un croquis establecido con líneas de argumento, personajes, etc, al que se añaden cientos, miles de notas organizadas, y en base a eso y a la investigación histórica, se va forjando la novela, aunque en un momento dado, puede cambiar del todo la orientación y empezar de nuevo. Es un orden dinámico, no estático ni rígido (teniendo en cuenta que escribo sobre la base del rigor histórico y muchas líneas me las marca la propia historia).

¿Eres un escritor de los que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías? 
Me gusta escribir a mano, aunque luego es horrible tener cientos de páginas que pasar a ordenador. Odio transcribir y menos mal que mi mujer me echa una mano, pero poco a poco intento pasar a escribir en ordenador, aunque me cueste. Sí uso mucho el ordenador para cuadrar todo el flujo de información histórica y ordenar mis ideas.

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración? Es una mezcla de ambas. Claro que planifico mucho, y estudio más, pero eso no quita que a tras tres de la mañana de un día tenga una idea estupenda que me obligue a cambiar el guión establecido. De hecho, me encanta que eso ocurra. Me frustraría mucho perder esa frescura, esa capacidad de tener nuevas ideas y varios guiones distintos.

¿Cómo es un día en la vida de un escritor como tú?
Supongo que como cualquier otro escritor. Trabajo mi jornada laboral hasta las tres de la tarde, como y afronto mi segunda jornada, cuadrando el tiempo como encaje de bolillos para escribir, relajarme, hacer algo de deporte y dedicar algo de tiempo a mi familia. Menos mal que mi mujer me lleva esa agenda.

¿Eres aficionado a la lectura?¿Le dedicas muchas horas?
Tristemente no, o al menos no leo lo que me gustaría leer. Entre ensayos históricos (en inglés, francés, tesis doctorales, docenas de libros de historia, etc), y los libros que debo leer porque colaboro con autores a los que presento, reseño, etc, no puedo leer esos libros que guardo como oro en paño. Ahora que me voy de vacaciones una semanita, los voy a devorar.

¿Qué tipo de literatura te gusta leer?
Si hablamos de lo que me gustaría leer, cosas que me distraigan, cosas diferentes, novela negra (Petros Markaris, Philipp Kerr, Jean Christophe Grangé, Giorgio Faletti) de viajes (Shantaram), etc

¿Eres lector de libros de papel o también lees ebooks?
Los e-books los leo cuando voy de viaje porque no puedo cargar el peso de mi maleta con libros, aunque no termina de gustarme. Prefiero el tacto del papel, aunque el libro pese un quintal.

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?
En este momento me gusta mucho Philipp Kerr, hace novelas sobre un detective anti-nazi en la Alemania del s XX, que va pasando en sus novelas por todos los momentos clave, retratados magistralmente, pero también podría hablar de autores españoles, como Antonio Garrido, Carlos Aurensanz, José Luis Corral, Olalla García, Luis Zueco, etc.

¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?
Sobre todo recuerdo los de Dumas, los tres mosqueteros, 20 años después, el conde de Montecristo, el hombre de la máscara de hierro, la reina Margot… eran como pelis de aventuras, pero con un lenguaje y una forma de hablar que me encantaban. También recuerdo las mil y una noches como un libro muy especial por su exotismo. Eran las lecturas que me metía en la cama con una linterna cuando mis padres me obligaban a dejar de leer y dormirme (podía pasarme horas. Más de una vez amanecí leyendo)

¿Qué estás leyendo ahora mismo?
La caída de los gigantes de Ken Follett. No es una obra de literatura que merezca un premio por su estilo, pero explica magistralmente y con total sencillez los complicados hechos que rodearon la primera guerra mundial. Estoy deseando pillar El invierno del mundo.


¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?
Una de toda la vida, La reina Margot de Dumas, una de mis amigos, el Lector de Cadáveres de Antonio Garrido y como una novela entretenida, humilde, con mucha historia y ritmo trepidante, una de las mías.


¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritor?
Todos los de novela histórica. No podría darte un referente claro. Lo que sí puedo decirte es que cuando trabajo en un estudio histórico, nunca leo novelas históricas sobre el periodo, para impedir que una idea que no es mía quede plasmada en mi libro, aunque fuera subliminalmente.

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces…? 
Supongo que cada libro que he leído, desde Mortadelo y Filemón hasta los más barrocos literariamente. Mis vivencias a lo mejor no tienen en una novela histórica tanta influencia como por ejemplo en mi única novela de ficción (que espero se publique pronto), pero supongo que algo de ti siempre se filtra.


¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?
La pintura me encantaba, pero la dejé aparcada por la escritura, pues ésta me fue todo lo bien que no me fue con la pintura, aunque siento nostalgia de los olores de las pinturas, la trementina, etc., pus cuando lo dejé es cuando empezaba a encontrar un cierto estilo.
Mi afición principal es viajar. Cuando encuentro un momento y si la coyuntura económica lo permite, intento visitar culturas diferentes, lo que siempre enriquece en todas las facetas. No hay un solo país que me haya defraudado.
Pueden ver algunos de mis cuadros y fotos en mi página web (que yo mismo diseñé) www.santiagomorata.com

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías ha cambiado al lector actual? ¿Por qué?
Si lo piensas, las obras que contiene el formato papel o ebook son las mismas, y lo que cambia es sólo la manera de leerlo; es una cuestión de comodidad para el lector y el nuevo formato es estupendo por razones de portabilidad, pero no hay control sobre ventas ni piratería, que sí es un problema, no el formato en sí, así que el principal afectado es el autor, de por sí abandonado a su suerte, en un nuevo escenario de piratería, falta de control absoluto, valoración del trabajo realizado, etc. Si lo piensas, es extraño que en una boda no puedas poner Paquito el Chocolatero sin que te cobren, y en la escritura haya un descontrol y un abandono tales que a nadie le importa si se copia, se piratea, etc.

Hablemos ahora sobre La hija de Ra:




¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?
Surgió de manera atípica, puesto que fueron los egiptólogos que llevaron la excavación de las tumbas y templos de los protagonistas (Francisco Martín Valentín y Teresa Bedman), los que me propusieron prestarme todo el material histórico para escribir una novela sobre esta maravillosa mujer. Para un escritor de histórica, es un dulce innegable.

¿Cómo te organizaste para escribirla?
Fue un placer librarme del año a año y medio de investigación histórica, aunque amplié la información recibida en otras fuentes. Disfruté cada segundo. Te contaré una anécdota. Cuando llevé el libro ya escrito a corroborar la historia a los mismos egiptólogos (como hago siempre), Teresa Bedman me dijo: Enhorabuena, pero no a ti, sino a tu mujer, porque para describir un amor así, hay que sentirlo.


¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?
No es que tenga una historia real detrás, es que podríamos decir que es una historia real novelada. Es absolutamente rigurosa y verídica. Para que te hagas una idea, no hay un solo personaje ficticio, todos son reales, así como sus hechos. Está basada en el trabajo de los profesionales que más saben de los personajes.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de la novela?
Cuadrar las diferentes visiones diferentes de la historia. Me explico: si hoy en día lees una misma noticia de un periódico de izquierdas y otro de derechas, no parece la misma, pues imagínatelo en el año 1500 a.C. a veces es complicado escoger entre una corriente u otra, y cuadrar una cronología con otra, o unos hechos históricos con otros. Eso requiere un análisis muy complejo. También es muy difícil algo que me obligo a incluir en mis novelas: no sólo la historia más evidente, la de los libros de texto, sino cómo vivían, qué comían, qué vestían, etc, la vida cotidiana del momento; eso es algo muy difícil de recrear.

¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?
Sí. Al estudiar el material histórico, decido qué armas tengo para escribir la novela y cómo las voy a usar, y decido el narrador, la estructura, etc.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela?
Es lo que más me gusta. Piensa que has pasado año y medio estudiando y por fin, con todos los conocimientos en la cabeza o exhaustivamente ordenados, con un análisis y un complicado guión, empiezas a dejar que sea tu duende el que gobierne, y la escritura fluya. Es increíble lo que se disfruta en ese momento. Lo recomiendo a los lectores.

¿Te llevó mucho tiempo escribir La hija de Ra?
Algo menos de un año.

¿Y todo el trabajo de documentación que tiene esta novela?
Eso casi puedo decir que me lo ahorré en este caso, pero como ya he dicho, mis otras novelas, para que te hagas una idea, me han llevado en investigación de un año a dos años. Yo tengo un compromiso con la historia, no sólo por ese trabajo, sino porque al final de mis libros, en los epílogos, siempre cuento cuáles son las licencias novelescas que me tomo en cada caso (imprescindibles; el que diga que no las incluye, miente) para que el lector no se lleve una idea equivocada de la historia y sepa lo que es real y lo que no.

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?
Porque es la historia viva y real de una gran mujer, una pionera en el poder, una mujer de estado, vehemente, carismática, bella…
Porque es la historia de un amor tan profundo, intenso y conmovedor como jamás hayáis encontrado, dejando en nada historias famosas como la de Cleopatra.
Porque contiene historia viva, y sin embargo sigue siendo una novela que engancha, de ritmo rapidísimo.
Porque tiene anécdotas de la historia que os van a llamar la atención.
Porque hay aspectos sexuales en ella que os van a encantar.
Porque todos sus personajes y acciones son reales

Actualmente, todos sabemos, que el panorama editorial es especialmente complicado, pero conseguiste que Ediciones Pàmies publicara La hija de Ra, ¿qué pasos seguiste para conseguirlo?
Ya publiqué con Pàmies El Constructor de Pirámides y la experiencia fue muy satisfactoria para ambos, así que repetimos. Con los problemas que hay en la coyuntura económica actual me siento un afortunado.

¿La primera versión de esta novela que entregaste a la Editorial acabó siendo muy diferente de la que se publicó finalmente?
No, en absoluto. Los cambios son mínimos y a nivel de correcciones de estilo, orto-tipográfico, etc, pero no en esencia.

Respecto a la promoción de tu novela ¿qué haces para que el lector la conozca?
Menos apuntarme a un bombardeo, todo lo que está en mi mano. Hay que dar al lector la oportunidad de conocerla y enfrentarla a obras que tienen una publicidad detrás brutal y los consumidores compran (compramos) porque no les queda otro remedio, cuando hay alternativas no publicitadas de la misma (o mejor) calidad. Siempre me esfuerzo por que mis presentaciones resulten atractivas y amenas. Como ejemplo, en mi última presentación en Barcelona, en la sala me dijeron que no se podía hacer la proyección audiovisual, así que imprimí en din a3 todas las pantallas y las pasé de manera manual, enseñándolas a los presentes y comentándolas. Fue muy divertido.

Además de La hija de Ra, tienes otras novelas publicadas ¿Nos puedes hablar un poco de ellas?
Mi primera novela, Milenio de pasión, habla de la España cristiana del s XI, de la reconquista, del santo grial, de las relaciones con los reinos de taifas moros, de los desmanes de la iglesia católica, de los monjes guerreros, del ambiente de la corte real, de la forja del reino de Aragón,… habla de muchas cosas.
La segunda, La Sombra del Faraón, habla de los faraones herejes de la dinastía XVIII, Akhenatón, Tutankhamón y Nefertiti. La que me dio más éxito (se vendió con gran éxito en número y crítica en España y latinoamérica, y actualmente está siendo traducida al ruso)
La siguiente, El constructor de Pirámides habla de las grandes construcciones de la dinastía IV, Snefru y Keops, y relata cómo y por qué se construyeron las pirámides, los embalsamamientos, el paso a la divinidad y otros misterios, y ésta, La Hija de Ra, desvela la vida de la faraón Hatshepsut y su amante Sen-en Mut, también de la XVIII dinastía.

De todas tus novelas, ¿cuál recomendarías a un lector que no haya leído nunca nada de ti?¿por qué recomiendas una y no algunas de las otras?
Esto es como preguntarle a un niño si quiere más a papá o a mamá. ¿Qué te voy a responder yo? Creo que todas aportan algo. La Sombra del faraón es más original porque habla de un periodo muy poco representativo del antiguo Egipto, en Milenio de Pasión se nota mi pasión por mi tierra y habla de una historia no muy tratada, en El Constructor de pirámides arriesgo en un formato río, una manera original de narrar que ha encantado, y La Hija de Ra es una historia de amor como jamás me imaginé escribir.



Y ahora hablemos del futuro:
¿Tienes alguna novela ‘esperando en el cajón’ a ser publicada?
Sí. Acabo de terminar una novela sobre el S. XVI en España, la historia de un bandolero, un espía doble de Felipe II. Un personaje absolutamente real, que, al ser un perdedor, su historia fue tapada, pero es tan importante que sale en el Quijote. Va a dar mucho que hablar y estoy muy ilusionado con ella. El cuerpo me pedía reinventarme y pasar a otro periodo, aunque el estudio histórico ha sido duro, durísimo.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?
Debo empezar a escribir una novela río sobre Felipe II, aunque estoy un poco agotado tras el último estudio y estoy tomándome un mes sabático mientras hago la promoción de La Hija de Ra.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?
Que tengan paciencia, que es un muy mal momento, pero que la calidad siempre acaba publicada, que no se arriesguen en formatos que luego van a coartar una posible publicación en papel, como la auto publicación, y que tengan fe, que si un escritorcillo como yo está a punto de publicar su quinta novela, y vender en Rusia y Latinoamérica, vosotros podéis hacerlo también. Soy de los que piensan que hay pastel para todos, que no hay competencia, sino más cultura al alcance del lector, y que hay que apoyarse entre escritores.

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.
Gracias. La Navidad es una época de regalos donde suele primar el materialismo y el consumismo, donde hacemos caso de publicidades que nos meten por los ojos tras costosas campañas, cuando hay opciones.
Comprad y regalad libros, tanto a los mayores como a los niños. Os propongo un reto. Id a una de esas librerías de antes, de las de libreros expertos, no a unos grandes almacenes donde no tienen ni idea; hablad con el librero y describidle el carácter de aquel a quien vayáis a regalar, y que os sugiera un libro especial; ellos son expertos y casi siempre aciertan. Y ese libro especial es algo mágico para un niño. Os lo aseguro. No compréis videojuegos que limitan su capacidad intelectual, queman sus retinas y contribuyen al aislamiento y la inseguridad, no compréis juguetes que a la hora van a aburrir y el niño va a estar jugando con la caja, comprad libros de aventuras que abran la mente de los niños, y novelas históricas que estimulen la imaginación de los adultos, aportándoles historia de manera entretenida, contribuyendo a ensanchar su cultura, favorecer su aprendizaje y su ortografía (pensad en el lenguaje de los móviles) y, con toda humildad, regalad mis novelas, que os van a entretener, a enganchar y aportar algunas cosas, y me pongo a vuestra completa disposición para comentarlas, aceptar vuestras críticas y dedicároslas.
Un fuerte abrazo y mis mejores deseos para la navidad y el nuevo año



9 comentarios:

  1. Tengo que ponerle remedio a no haber leído nada del autor... ¡Con las reseñas tan positivas que he leído de el!
    Gracias de nuevo por acercarnos a los autores una vez más.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo pendiente sus dos novelas, porque soy una apasionada de esa epoca. Muy interesante la entrevista que nos traes hoy. Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho esta entrevista. Entre los lectores muchos somos compulsivos y es una gran forma de aprender, no solo para escribir.
    Aunque no he leído nada suyo, la verdad es que todos hablan muy bien de él.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Buena entrevista, yo no he leído nada aún y es que no me llaman mucho, no va con mi estilo .Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me gustan este tipo de entrevistas, porque así se dan a conocer autores no tan conocidos. Además nos da la posibilidad de, a raíz de ello, aventurarnos con alguno de sus libros.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Gran entrevista!!!! Me ha gustado conocer al autor y a sus libros, ya q lanovela histórica es uno de mis géneros favoritos!!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Estupenda entrevista, no he leído nada de este autor, aunque reconozco que a esta novela le tenía echado el ojo. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Estupenda y completísima entrevista a Santi Morata. Muy buen escritor y mejor persona. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Tengo pendiente El Constructor de Pirámides, será el primer libro que lea del autor. Me ha encantado conocerlo un poquito más. Besotes.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails