viernes, 20 de septiembre de 2013

MERCEDES PINTO MALDONADO, EL FOTÓGRAFO DE PAISAJES








FICHA TÉCNICA

Autor: Mercedes Pinto Maldonado
Título: El fotógrafo de paisajes
Editorial:Tagus
Formato: Ebook
Páginas:
PVP:


MERCEDES PINTO MALDONADO

Poco sé de Mercedes Pinto, una autora perteneciente a la llamada generación Kindle y que tiene ya a sus espaldas unos cuantos libros publicados y que podéis encontrar en Amazon. Una escritora de la que solo se hablan maravillas en los blogs y que cuando me decidí a comenzar con una novela suya tras haber leído un relato breve que me dejó emocionado, ella misma me recomendó que empezara por La vuelta del scaife.


Esto es lo que de ella se nos cuenta en su libro:

Mercedes Pinto Maldonado nació en Granada, pero actualmente vive en Málaga. Cursó estudios de Medicina en las universidades de Granada y Málaga, pero abandonó la ciencia para dedicarse de lleno a la pintura y la literatura. Ha realizado varias exposiciones de pintura y desde hace diez años se dedica de lleno a escribir.
Ha publicado cinco obras: 

El talento de Nano, novela juvenil cuyas ilustraciones son de la propia autora

- La última vuelta del scaife, novela histórica ambientada en el periodo entreguerras.

-Maldita, novela romántica

-Pretérito imperfecto, novela dramático romántica.

-El fotógrafo de paisajes, la que hoy os presento


Actualmente tiene varias novelas a la espera de publicación y está trabajando en su nuevo reto. Se define como una escritora humanista para la que el escenario de sus obras puede ser cualquier género. 


Mantiene contacto con sus lectores desde hace años en su blog:
http:// mercedespinto.wordpress.com/


También puedes seguirla en Facebook:
https:// www.facebook.com/ mercedespintomaldonado Y en Twitter: https:// twitter.com/ 


ARGUMENTO

Gonzalo tiene un don que para él es una auténtica cruz:

«Empatizaba hasta tal punto con los que tenía cerca que podía saber a la perfección lo que pensaban y sentían.»


Por eso gusta de vivir aislado. De hecho su afición y su trabajo es el de fotografiar paisajes, lugares en los que reina la soledad. Pero ahora ha decidido iniciar una nueva etapa de su vida y se va a vivir junto con su amigo Juanma a un pequeño pueblo de Francia. Un lugar idílico y tranquilo, con muy pocos vecinos.


Pero un día conocen la historia de Loraine, una chica que vivía en la casa que ahora ocupan:

«Se llamaba Loraine, o se llama, a saber. Una chica sordociega, madre de un bebé llamado Tristan, al cual no se le conoció padre; ella no quiso revelarlo. Se enamoró de uno de los monitores de su colegio para niños sordociegos y decidieron vivir juntos los tres y comprar una casita cerca de los Blanc para que estos pudieran ayudar a su hija en la crianza del pequeño.»


Loraine un día desapareció con su hijo sin que nada se sepa de ellos. Gonzalo y Juanma se lanzan a investigar el paradero de dicha joven.

EL FOTÓGRAFO DE PAISAJES

¿Quién no ha deseado tener “poderes”, tener un “don”? ¿Quién no ha soñado en alguna ocasión con tener la habilidad de poder leer la mente de aquellos que están junto a él? Pero ¿es realmente tan bueno tener alguna capacidad semejante?



Hace poco leí una recopilación de relatos, Wild Cars I en el que tras una infección extraterrestre, parte de la humanidad sufría mutaciones que les conferían poderes extraordinarios. El resultado fina fue que la mayoría de los afectados lo llevaba en secreto, porque sus poderes, el ser diferentes los hacía ser rechazados por el resto de la sociedad.

No hace falta que hayáis leído dicho libro. Es la misma situación que podemos ver en los exitosos comics, o tal vez más conocido por todos en la versión cinematográfica de los mismos X-Men. Tener poderes es considerado peligroso por el resto de los que no los poseen, por lo que al final lo que acarrea es persecución y aislamiento.

Eso mismo es lo que le ocurre a Gonzalo, que ya desde niño descubrió que tenía un don, el de la telepatía. ¿Es ese realmente un don? Porque en realidad el único don que hace diferentes entre sí a los humanos, el que hace que se desequilibre en un sentido u otro la igualdad entre los seres es otro: la imaginación:

«El único don que hace posible que un ser humano vaya a la cabeza con respecto a su especie es el de la imaginación: creer que lo aparentemente imposible puede ocurrir.»

Gonzalo descubre ya desde muy pequeño que no es precisamente algo maravilloso el estar sin querer en la mente de los demás, el sufrir cuando ellos sufren. Porque además él tiene una visión distinta de las personas. A fin de cuentas ¿qué es lo que somos?

«Somos: la suma de lo que revelamos y lo que nos reservamos. Esto nos define.»

Además, le llevó tiempo darse cuenta de una realidad de todos los humanos:

«Le costó entender que la mentira era una de las armas de supervivencia del ser humano que vive en sociedad.»

Resulta difícil etiquetar esta novela, que en absoluto podemos calificar de ciencia ficción. Que Gonzalo tenga esos poderes, no implica que estemos ante una novela de fantasía. Es un hecho que hay que asumir y punto. Podríamos calificarla dentro de las novelas de misterio o suspense, porque el motor que termina haciendo avanzar la novela es una desaparición que los protagonistas deciden investigar.
Pero por otra parte, la novela, especialmente en los primeros capítulos tiene mucho de discursiva, pues de hecho introduce un relato dentro del relato, con la historia de “El niño de Tres lunas” que Gonzalo le relata a su amigo Juanma. Una historia que voluntariamente el narrador interrumpe par proseguir poco a poco en diferentes días hasta que dicha historia llega al presente.

Es una parte de la novela que tiene mucho de “teatro”. Es fácil imaginarla en un escenario único, en esa cabaña en la que viven los dos amigos, mientras la va narrando Gonzalo. Es una primera parte del libro con mucho diálogo, con mucha reflexión sobre la naturaleza humana, sobre lo que somos, sobre la verdad, sobre el engaño, sobre las formas de querer el ser humano.
Solo hacia la parte final de la novela, el diálogo y las reflexiones se ve desplazado por la acción.

Una novela que nos hace reflexionar sobre nuestros sentidos, sobre la comunicación. No en vano, además de los poderes del protagonista principal, la persona desaparecida es una sordociega, una realidad que existe y que resulta aterradora, pues su único sistema para contactar con los demás es el tacto. Una gran dificultad, por lo menos en apariencia.

«A menudo nuestros sentidos son una cortina de humo que no nos dejan valorar lo más auténtico de nuestros semejantes.»


IMPRESIÓN PERSONAL

Me ha sorprendido esta novela. Una novela de misterio e intriga, con ciertos toques fantásticos. Y me ha sorprendido porque es un enfoque diferente a lo que suele ser una novela de misterio. Mucho más discursiva, mucho más reflexiva sobre la naturaleza humana, sobre la comunicación, sobre lo que somos o dejamos de ser como personas.
Sólo he leído hasta ahora otra novela de Mercedes Pinto: La última vuelta del scaife. Por eso no puedo generalizar, pero ambas novelas tienen una característica común: la amistad. Era el sentido de la amistad el que movía a los personajes de La última vuelta del scaife. Es también un canto a la amistad la relación entre Gonzalo y Juanma. Una amistad basada en el profundo conocimiento entre ambos, en la sinceridad de su relación, en la inocencia de Juanma, un hombre sin mentiras ni engaños, gracias a lo cual, Gonzalo se siente a gusto con él.

La introducción del relato de El niño de Tres Lunas, consigue que conozcamos la historia de Gonzalo de un modo distinto y muy original, dosificando el pasado en el presente de un modo tan brillante que consigue que tengamos el mismo interés que Juanma porque Gonzalo siga contando su historia. Consigue demostrarnos Mercedes Pinto que es una consumada narradora.

Es difícil encontrar un personaje literario como Gonzalo. Quizás por eso el final parece no estar totalmente cerrado, como si la historia pudiese continuar. De hecho pide a gritos una continuación, no porque la historia no quede conclusa, sino porque la evolución del personaje lo merece. Esa capacidad de ver los pensamientos de los demás (no los que están ocultos, sino los que tiene en su mente) da mucho juego en una novela de intriga.

Una novela que dejará satisfechos a todos los amantes del género de intriga y a todos aquellos que busquen una buena historia. Si como dice la autora por boca de uno de sus personajes, el don que diferencia a unos hombres de otros es la imaginación, queda claro tras leer El fotógrafo de paisajes, que Mercedes Pinto se encuentra entre los seres privilegiados gracias a su portentosa imaginación, capaz de crear novelas como la que hoy os he presentado.


VALORACIÓN: 8/10


Reseña realizada por Pedro de El Búho entre libros http://elbuhoentrelibros.blogspot.com.es/ para Momentos de silencio compartidos





2 comentarios:

  1. Muy buenas reseñas está teniendo este libro. Así que muchas ganas tengo de leerlo, aunque aún tengo pendiente otras novelas de la autora. A ver cuándo les hago hueco.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails