domingo, 15 de septiembre de 2013

KIANA DAVENPORT, LA CANCIÓN DEL EXILIO






Título: La canción del exilio.

Título original: Song of the Exile.

Autora: Kiana Davenport.

Nacionalidad: Hawái.

Editorial: Ediciones B.

Edición original: 1999.

Primera edición España: mayo 2013.

512 páginas.

Tapa blanda.

Precio: 20 euros.

ebook: 9,99 €.

ISBN: 9788466653305



En cuanto vi la portada del libro, con un paisaje tan atrayente y un título tan sugerente, supe que me lo tenía que leer. Y las palabras que a él dedicaba Isabel Allende, una de mis autoras favoritas, me terminó de convencer: «La lectura de esta novela es una experiencia asombrosa… La poesía y el amor por la naturaleza impregnan cada línea».



Autora

Últimamente, las novelas que leo son de autores desconocidos para mí. Igual sucede con Kiana Davenport, de quien no había oído hablar hasta que La canción del exilio cayó en mis manos.

No es mucha la información que Ediciones B nos aporta:

Kiana Davenport nació y se crio en Kalihi, Hawái. Es hija de una nativa de ascendencia tahitiana y de un marinero de Alabama. Ha sido miembro del Bunting Radcliffe Institute y obtuvo la beca de Ficción de la National Endowment for the Arts. Vive entre Boston y Hawái.

Argumento 

La canción del exilio empieza en 1942, con Sunny encerrada en un campo de prisioneras en Rabaul. Retrocede a los años 30, y te cuenta la historia de ella y de su novio, Keo, un hawaiano amante de la música. 

Y va avanzando en el tiempo, contándote la historia de ambos y de sus familias, en una época tan convulsa como fue la Segunda Guerra Mundial

La novela

A La canción del exilio le han puesto la etiqueta de “landscape” porque se desarrolla en Hawái. Y sí, te muestra un paisaje exótico y una cultura diferente, pero la novela no transcurre única y exclusivamente allí. También nos lleva a Nueva Orleans, Francia y Shanghái. Y por la época en que se ambienta, la Segunda Guerra Mundial, y la historia de sus protagonistas, la considero más una novela histórica y “bélica” que landscape.

La canción del exilio se divide en dos partes, con 41 capítulos en total, aunque estos no están numerados. Se titulan, o bien con el lugar y la fecha, si el narrador (omnisciente) se centra en Sunny en el campo de prisioneras, o con una frase hawaiana y su significado, si el narrador, siempre en tercera persona, sigue la vida de Keo.

Mi opinión

Como dije al principio, en cuanto vi esta novela, no pude resistirme a ella. Aunque no resultó ser exactamente lo que pensaba. Al ser definida como una novela landscape, aún estar ambientada en la Segunda Guerra Mundial, me esperaba una lectura fresca, un poco ligera, con una bonita historia de amor. En resumen: una lectura “de verano”. Y no lo es en absoluto. La canción del exilio es más, muchísimo más que eso, y desde luego, no tiene nada de “ligera”, pues la historia que narra, aunque bonita, es muy dura.

Y te das cuenta en cuanto lees un par de páginas:

«- Escúchame. Cuando suene el silbato para pasar revista, nos pondremos bien erguidas, comeremos cualquier basura que nos echen. Por muy sucia que esté el agua, nos la beberemos. Y utilizaremos lo que nos quede para limpiarnos. Lo haremos por nuestros cuerpos, para que nuestros cuerpos sepan que seguimos teniendo esperanza en el futuro.

- ¿Qué futuro? –murmura Kim-. Llevamos dos años así. Lo único que quiero es morir.

- Calla, y escúchame. La muerte sería algo demasiado fácil, ¿no lo ves?»

Aunque la novela se divide en dos partes, intercalando el pasado de los protagonistas con su presente en constante avance, la trama, para mí, se centra en tres focos: el pasado de Sunny y Keo, con su historia de amor, antes de la Segunda Guerra Mundial; lo que sería el “presente” para ellos, en plena Guerra Mundial, con Sunny en un campo de prisioneras y sin saber hasta más adelante cómo llegó allí y qué es de Keo; y la tercera parte, tras la guerra, cuando sabremos el desenlace de la historia, si se encontrarán o no en un mundo totalmente distinto al que conocieron, sin ser los mismos a cuando empezaron su historia de amor.

La novela te adentra en la cultura hawaiana, para mí, bastante desconocida. Y te cuenta cómo fue Hawái, la vida cotidiana de sus habitantes, y cómo llegó a convertirse en un Estado de EEUU.

La canción del exilio me ha encantado. No había leído ningún libro ambientado en la Segunda Guerra Mundial que se desarrollase en Hawái, y en la que el campo de prisioneros fuese japonés, y no alemán. Me ha acercado a un trozo de la historia cuyo conocimiento era muy vago para mí, y me ha gustado ver la historia bajo otro punto de vista que no fuese el europeo o el estadounidense.

Como curiosidad, en hawaiano, el blanco, caucasiano, es haole. Literalmente, significa alguien que no respira. Y kanaka es una persona hawaiana, un ser humano.

Hay dos elementos muy presentes en toda la novela: el amor por la música, en concreto, el jazz, y el amor por la naturaleza. Por eso, a los amantes de la música, La canción del exilio les va a encantar especialmente. 

«- Voy a tocar jazz.

- ¿Qué tipo de música es esa?

Quería decirle que era como una confesión, como hacer penitencia, una manera de tocar que agotaba el genio y la locura del músico. Quería decirle que, después del jazz, cualquier otra música habría muerto.»

Keo vive por y para la música, y llega a transmitirte su amor por ella, su necesidad de mostrar sus sentimientos a través de su trompeta. No solo cuando es feliz y tiene a Sunny a su lado, si no también cuando su vida se ve invadida por el horror, el sufrimiento y la muerte

«Hawaiano, cuando quieras gritar, quédate callado. Quédate callado. En tu interior, en lo más hondo, hay un lugar en el que todo está bien. Y por lo que respecta a tu música… tu música articula la vida. La hace soportable.»

No sé muy bien cómo definir La canción del exilio. Es un canto al amor y a la esperanza, aunque también está llena de sufrimiento y desencantos, pues la vida no resulta ser como sus protagonistas esperaban.

La prosa está muy cuidada y, como he dicho anteriormente, es una historia dura, pero muy bonita, y al terminar la novela, te deja un poso de sentimientos encontrados, como en todas las buenas historias, realistas y llenas de emociones, en las que la guerra está presente, pues cualquier guerra altera el futuro de los que la viven y, aunque sobrevivan, siempre tendrán en sus vidas un vacío por el horror sufrido y los seres queridos perdidos difícil de superar.

Como último apunte, una frase que define muy bien esta novela:

«El jazz es el sonido de la soledad, de la necesidad humana. El jazz es la lengua del exiliado…»

Recomendación final

La canción del exilio es una novela preciosa, que narra la vida de dos personas muy fuertes, y su lucha en una vida que no se lo pone nada fácil. Es una llamada al amor, a la amistad, a la fuerza y a la esperanza. 

Una novela que, por si te ha quedado alguna duda, te recomiendo sinceramente.

* Muchas gracias a Ediciones B por facilitarme el ejemplar.

Reseña realizada por Teresa de Leyendo en el bus para Momentos de silencio compartido.

Valoración:

8,5/10

"El arte de la música es el que más cercano se halla 

de las lágrimas y los recuerdos".

Óscar Wilde

2 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta!!gracias por la reseña,besotes

    ResponderEliminar
  2. La tengo apuntada, pero no sé cuando le tocará ;D

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails