miércoles, 25 de septiembre de 2013

ELOY MORENO, LO QUE ENCONTRÉ BAJO EL SOFÁ



Título: Lo que encontré bajo el sofá

Autor: Eloy Moreno

Editorial: Espasa

Encuadernación: Tapa blanda

Páginas: 314

PVP: 19,90 €



ELOY MORENO


Nada nos contaba de sí mismo Eloy Moreno en la solapa del primer libro. Y sigue sin hacerlo en el segundo. Toda una declaración de intenciones. Por eso reproduzco lo que en la solapa interior del libro se nos dice:

«Este espacio suele estar reservado para hablar un poco del autor pero voy a aprovecharlo para algo mucho más importante, para daros las gracias a todos vosotros: a los lectores.

Vuestros comentarios y recomendaciones consiguieron que la anterior novela, El bolígrafo de gel verde, llegase mucho más lejos de lo que nunca había imaginado. Ahora espero que este nuevo libro os siga transmitiendo tantos sentimientos y emociones.

Me encantaría que me hicierais llegar vuestros comentarios. Podéis hcerlo a través de mi web:

www.eloymoreno.com

Dos son las novelas que hasta el momento ha publicado Eloy Moreno:

-El bolígrafo de gel verde

-Lo que encontré bajo el sofá


ARGUMENTO


Nada se nos desvela en la contraportada del argumento. El autor se limita a decirnos que «esta es una novela de secretos y no voy a desvelarlos yo ahora.»

Si no lo hace el autor, ¿quién soy yo para hacerlo?. Solo os diré que es la historia de una mujer que pese a estar casada se acuesta con otro hombre. Un hombre que es policía y que se dedica a algo más:

«Sí también me dedico a guardar secretos. A guardar todo eso que uno esconde bajo el sofá.» (Página 100)

Solo un apunte más de la contraportada en el que estoy de acuerdo con el autor:

«No tengas miedo a comenzar una novela sin resumen, sin saber qué puede ocurrir, desconociendo hasta qué punto te vas a encontrar en ella.»


Y el remate final:

«Esta novela no forma parte de ninguna trilOGÍA>>

LO QUE ENCONTRÉ BAJO EL SOFÁ


Al igual que el diablo cojuelo levantaba los tejados de las casas madrileñas para ver lo quehacían los hombres y mujeres en sus casas, Eloy Moreno hace lo propio con la ciudad de Toledo, penetra en sus casas, en sus habitaciones, en los coches, en las plazas... para mostrarnos retazos de la realidad actual, fragmentos de vidas comunes, de esas que todos vivimos o vemos vivir.

Esos retazos que podéis ver en el booktrailer que os dejo al finas de la reseña. O que podéis degustar en este pequeño fragmento:

«En una casa cualquiera, una niña despierta asustada porque acaba de descubrir que ha dejado de serlo: se queda mirando unas gotas de sangre entre sus sábanas. Dos pisos más arriba, en el mismo edificio una chica tres años mayor que ella se despierta preocupada al descubrir todo lo contrario: ya lleva demasiados días de retraso.» (Página 203)


Toledo. La ciudad protagonista de esta novela (una novela que debería estar financiada por el Ayuntamiento de la ciudad). Toledo, con sus calles, sus callejuelas, sus cuestas, sus palacios. Con la plaza de Zocodover donde Alicia la protagonista comienza su recorrido para conocer la ciudad de la mano de un guía.

He visitado varias veces Toledo, pero leyendo Lo que encontré bajo el sofá, dan ganas de volverla a visitar. Y si me ocurre esto a mí que ya la conozco, me imagino las ganas que de visitarla tendrán aquellos que nunca se han perdido (en Toledo es obligatorio perderse por sus calles para disfrutarla mejor) por la ciudad.


Una pregunta que hace tiempo surgió cuando charlaba con un escritor era: ¿estaría dispuesta una editorial a publicar una novela con una crítica social rotunda de la situación actual? Esta novela demuestra que sí es posible.

No hay una sola persona o estamento que quede a salvo.

«Lo que nunca he entendido es una cosa: ¿cómo es posible que nadie revise y haga una simple suma? Lo que ganáis y lo que tenéis. Solo con eso se destaparía todo. No es posible que cualquier concejalucho con un sueldo medio tenga esos coches, haga esos viajes, disponga de dos o tres casas... solo con ese dinero el país saldría adelante y no harían falta recortes de ningún tipo, pero no, nadie lo hace.» (Página 70)


La sanidad:

«La sala estaba tapizada con carteles contra los recortes y las privatizaciones que el gobierno estaba realizando durante los últimos meses. Recortes para intentar demostrar que la sanidad pública es cada día menos rentable... para ellos, evidentemente. O que la salud, en realidad, no es tan importante. Y es que, al final, con la excusa de la crisis, todo se abarata, hasta las vidas.» (Página 117)


Porque el mundo real, no es el que todos queremos:

«Las cosas no funcionan así en el mundo real. En un mundo normal, un policía no debería revender la droga incautada; un político debería estar al servicio de los ciudadanos y no al servicio de su bolsillo; los fármacos deberían curar y no paliar; los sindicatos deberían ayudar a los trabajadores y no a las empresas... pero desgraciadamente, no vivimos en ese mundo.» (Página 170)

Nada tan rotundo para definir la situación de nuestro país como la siguiente afirmación puesta en boca de uno de sus personajes:

«Demasiados gusanos para tan poca manzana. (Página 220).»

Esta novela demuestra que Eloy Moreno va por la vida con ojos y oídos de escritor. Sus diálogos parecen haber sido grabados en la calle y transcrito a luego al papel. Y la observación que hace de los múltiples personajes que aparecen en la novela, por breve que sea su presencia, los convierte en seres reales de carne y hueso.

IMPRESIÓN PERSONAL

En la vida artística, y escribir es todo un arte, la segunda obra es la que determina si en la primera como al burro flautista sonó la flauta por casualidad, si se agotó toda la inspiración en esa primera obra, o realmente hay un artista con futuro.

Tras leer Lo que encontré bajo el sofá, no tengo dudas de que tenemos Eloy Moreno para rato.
Lo que encontré bajo el sofá me ha gustado más que El bolígrafo de gel verde. Parto de la base de que a mí, novela negra aparte (y aún dentro de ella), lo que me gustan son historias con personajes cargados de sentimientos, personajes que sienta vivos y reales. Y eso Eloy Moreno lo borda.

Es de agradecer también la valentía del autor para llamar a las cosas por su nombre, de mostrarnos la realidad que vive este país en el que nadie está libre de culpa.

Espero sinceramente que esa mañana toledana que plantea el autor se quede en una profecía fallida, aunque al paso que vamos, tarde o temprano tendrá lugar.

VALORACIÓN: 9/10

Gracias a Editorial Espasa, que me ha facilitado un ejemplar para su lectura y reseña.

Reseña realizada por Pedro de El Búho entre libros http://elbuhoentrelibros.blogspot.com.es/ , para Momentos de silencio compartido

















5 comentarios:

  1. Estoy casi terminandolo y la verdad es que de tan bueno que es no se puede comparar con su primer libro porque el primer libro para mi es muy especial.

    ResponderEliminar
  2. Yo el primero no lo he leído, pero este me este me ha encantado, no puedo comparar

    ResponderEliminar
  3. Cuanto misterio, habrá que leerlo...
    besos

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, parece que no fue casualidad ese primer libro por lo que veo en tu reseña y en los comentarios. Tengo que leerlo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo ya por casa, con ganitas de empezarlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails