miércoles, 4 de septiembre de 2013

ENTREVISTA A ELÍSABET BENAVENT AUTORA DE 'EN LOS ZAPATOS DE VALERIA' PRIMERA ENTREGA DE LA SAGA VALERIA




¡Hola a todos!

Hoy 4 de septiembre se publica En los zapatos de Valeria en formato papel gracias a la Editorial Suma. Esta es la primera novela de Elísabet Benavent (también conocida como Beta Coqueta) y es la primera entrega de la Saga Valeria, ¿os animáis a conocerla? Pues seguid leyendo esta interesante entrevista que hace muy poquito realizamos a la autora:


Hola Elísabet, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con nuestro blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti. ¿Quién es Elísabet Benavent? 

Elisabet Benavent es una valenciana de veintinueve años, afincada en Madrid, que tiene el sueño de ser escritora desde que era una enana. Es casera, familiar y a ratos un poco regañona. Se ríe mucho y, aunque no lo parezca, es una persona tímida y a la que le encanta que la abracen. 

¿Quién es Beta Coqueta?

Es algo así como mi alter ego, mi parte más coqueta y sociable. Es la que siempre quiere calzarse unos tacones y hacer cosas. No suele tener demasiada vergüenza de nada, es impulsiva y tiene una lengua de azada. Por su culpa ahora llevo un piercing en una oreja. 

¿Cómo supiste que querías ser escritora? 

No concibo mi vida sin escribir. No es algo a lo que dedique mi tiempo libre. Es algo que necesito, que me motiva y que me hace feliz. Creo que ese debería ser siempre el motor que nos llevara hacia nuestras metas.

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?

Lo primero que escribí fue una novela, a la que ni siquiera puse nombre, en la que mis tres mejores amigas y yo éramos las protagonistas. Ahora me acuerdo y me da la risa, pero entonces me parecía muy importante seguir escribiéndola a cada rato que tenía. Tenía quince años. 

¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritora?

¡Para nada! En el día a día trabajo en el departamento de comunicación de una multinacional.

¿Cómo te formaste como escritora?

Supongo que como tal, nunca he hecho nada específico; pero en la universidad cogí todas las asignaturas que tuvieran algo que ver con la escritura. Además, leo muchísimo y de géneros muy distintos. Creo que esto es una cuestión de vocación y que la lectura y la práctica ayudan a hacerlo tangible.

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?

Me gusta escribir mientras escucho música, a poder ser en inglés, para que la letra no me desconcentre mucho. A veces, una canción puede condicionar el camino que lleve un argumento en un momento dado. 

Si estoy en casa, siempre tengo un vaso de agua con hielo, un zumo, un café o un refresco al lado. Y aunque es un vicio que debería dejar, me gusta poder fumarme un cigarrillo mientras corrijo. 

¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?

Me encantaría decirte que escribo por las mañanas en mi ordenador de casa, pero la verdad es que tengo que hacer peripecias para poder escribir un rato, así que donde se tercie y cuando se tercie. 

¿Cómo te organizas para escribir?

Como te comentaba antes, el trabajo me deja poco margen de maniobra, de manera que voy rascando momentos al día. Eso sí, cuando se me ocurre algo para la historia que tengo entre manos, la apunto. Tengo un montón de notas en mi móvil, en libretas, en post-it…

¿Eres una escritora de las que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?

¡Qué romántico, eso de escribir a mano! ¡Me encantaría! Pero soy más de nuevas tecnologías. Creo que no podría vivir sin mi móvil. Me ha secuestrado y convertido en una inútil sin él.

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?

Hay de todo. Hay novelas que, en el momento en el que he escrito la primera frase, ya sabía cuál era el argumento, cada paso que tienen que dar los personajes y hasta el final. Hay otras, por el contrario, que surgen de una idea a la que un día te pones a darle vueltas y son la propia historia y los personajes, los que indican por dónde ir.

¿Cómo es un día en la vida de una escritora como tú?

De lunes a viernes la vida es un poco (bastante) rutinaria. Me levanto, cojo el transporte público, trabajo, paro para comer, trabajo, (en la oficina, lo que es cosas emocionantes, emocionantes, de tirarse de los pelos… como que no me pasan). A la salida huyo a casa y mientras espero a que llegue mi marido escribo, cocino, achucho a mis gatos, escucho música, preparo la ropa para el día siguiente… casi todo a la vez (y mal). Los fines de semana saco a BetaCoqueta de paseo y dejo que me lleve por la calle de la amargura encima de unos tacones. Pero poquito, que soy buena chica. 

¿Eres aficionada a la lectura? ¿Le dedicas muchas horas?

Me encanta leer. Si por mí fuera, estaría leyendo continuamente. A lo largo del día le dedicaré unas 3 horas como mínimo (paso mucho tiempo en el transporte público). Además, soy una de esas personas que adora coger el sueño leyendo en la cama. 

¿Qué tipo de literatura te gusta leer?

Leo cosas muy diferentes unas de las otras. Me encanta el género fantástico y la literatura z. También leo muchas novelas románticas y eróticas. Éstas las devoro. 

¿Eres lectora de libros de papel o también lees ebooks?

Hice la intentona con el ebook, pero sigo prefiriendo el papel. 

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?

Creo que no tengo un autor favorito, pero tengo muchísimos libros que adoro y que he leído muchísimas veces. De los que te marcan… “Lolita”, y “Risa en la oscuridad”, de Vladimir Nabokov. ¡Ah! Y para las noches de batamanta, helado y kleenex: Big Fish, de Daniel Wallace

¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?

Recuerdo dos, que leí el mismo verano. No recuerdo por qué, ninguna de mis amigas estaba en la ciudad y yo estaba más aburrida que un mono. Mi madre, hasta el gorro de mí, me compró “Amor de mis quince años, Marilyn”, de Agustín Fernández Paz. Lo leí en un día, así que en otra incursión a la librería, mi madre decidió curarse en salud y comprar uno un poco más largo. Fue “La historia Interminable”, de Michael Ende. No sé por qué, pero me marcaron. Creo que los leí en el momento justo. Cuando los recuerdo, consiguen arrancarme una sonrisa.

¿Qué estás leyendo ahora mismo?

Pues llevo como dos años (sin exagerar) tratando de terminar “Rojo y negro”, de Stendhal. Pero el pobre va y viene de mi mesita de noche, eternizándose en el tiempo. Le soy infiel con un montón de libros. Ahora acabo de terminar El último pasajero, de Manel Loureiro. Como todo lo que escribe, me ha encantado. Me declaro fan incondicional. 

¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?

¿Puedo decir En los zapatos de Valeria o queda muy feo? 

¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritora?

Mi primer acercamiento a la novela chick lit fue con Candance Brushnell y “Sexo en Nueva York”. Después seguí con Marian Keyes, con la que me he reído mucho. Pero, aunque he continuado leyendo muchísimo de este género y el erótico, creo que absolutamente todo lo que leemos influencia nuestra manera de expresarnos. Incluso la forma en la que hablamos y nos relacionamos con los demás.

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces, el arte…?

Muchas veces bromeo con una amiga sobre lo difícil que es encauzar la historia de un personaje, porque es como si tuvieran vida propia y no se dejaran. Con la música me pasa un poco lo mismo. Quiero escribir algo sugerente y sexy y de pronto se cruza en mi reproductor una canción romántica y… ale, ¡adiós! Pero sobre todo, creo que lo que más me ha influenciado son las conversaciones que tengo con mis amigas. Son mis musas. 

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

Me encanta el arte (aunque siempre bromeo con que me gusta hasta Kandinsky) Tengo algo así como una obsesión enfermiza por el maquillaje y la cosmética. Mis amigas siempre me llaman, en plan teléfono de emergencia de la señorita Pepis, cuando tienen dudas. Me gustan mucho las revistas de moda y sufro un terrible fetichismo con los zapatos. Colecciono máquinas de escribir antiguas. Adoro a los gatos. Me encanta el cine clásico, sobre todo Esplendor en la hierba y La gata sobre el tejado de Zinc. Y aunque suene muy típico, adoro viajar y hacer fotos de mis viajes. 

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías han cambiado al lector actual? ¿Por qué?

Completamente. Internet supone tener una oferta increíblemente grande al alcance de nuestras manos. Podemos comprar libros desde nuestro propio móvil mientras viajamos en metro. Y las redes sociales lo acercan todo hasta sentir que lo tenemos en el salón de nuestra casa. Libros y autores, todo, está mucho más accesible. Eso tiene que cambiar al lector a la fuerza.

Sabemos que tienes un blog llamado Beta Coqueta, ¿Qué podemos encontrar en él?

En mi blog hay un poco de todo, pero sobre todo temas controvertidos, como los que trato con mis amigas en una cena con mucho vino de por medio; también hay cositas sobre mis novelas. Es una suerte de cajón desastre en el que voy dejando miguitas de quién soy.

Hablemos ahora sobre tu novela, En los zapatos de Valeria:


En los zapatos de Valeria forma parte de la Saga Valeria, ¿De dónde surgió la idea de escribir esta Saga?

Buff… pues en un primer momento ni siquiera era una saga. Era un libro sobre cinco amigas en el que quería hablar un poco de la tentación, de las relaciones, de cómo es la vida de una chica de veintimuchos hoy en día… y al final se me fue de las manos y terminó siendo la historia de cuatro amigas que se buscan un poco a sí mismas. A partir de ahí… le cogí el gusto. 

¿Cómo te organizaste para escribir En los zapatos de Valeria?

La escribí un verano de hace unos años, pero la he estado revisando durante tanto tiempo que ya ni me acuerdo. Fue algo bastante natural. Salía de trabajar y, como mi marido no tenía jornada intensiva y salía tarde, me sentaba a escribir. La verdad: me vicié. 

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

La tiene y no la tiene. Hay personajes muy reales, pero al final, la realidad sólo ha sido un punto de partida. 

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de En los zapatos de Valeria?

La relación entre los dos protagonistas me resultó muy complicada. Quería que resultara realista, algo a lo que cualquier coqueta pudiera enfrentarse en la vida real. Me costó ponerme en la piel de Víctor para saber cómo reaccionaría yo si fuera un hombre, fuera como él y estuviera en su lugar. De ahí las dudas extrañas que planteo a mis amigos algunas veces. 


¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías En los zapatos de Valeria?

No. Al principio eran cinco chicas. A Marga, la hippy, me la tuve que dejar por el camino porque eran demasiados personajes. Y me dio rabia, porque era el clon de una amiga mía divertidísima. Además, al principio, Víctor era un personaje secundario. Pero… sin paños calientes, me enamoré de él como una colegiala y quise sacarle más chicha.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de En los zapatos de Valeria?

Pues qué tontería, pero me acuerdo perfectamente. Vivía en un piso que era del tamaño de una lata de sardinas, sin aire acondicionado. Acababa de llegar del trabajo y tenía que sentarme a trabajar en la tesina del máster. Pero, mátame camión, no me apetecía nada. Al final llevaba rondándome la cabeza una idea y… empecé. 

¿Te llevó mucho tiempo escribir esta En los zapatos de Valeria?

Lo que más tiempo me ha llevado ha sido revisarla. Han pasado años hasta que he estado satisfecha. 

¿Debiste documentarte mucho para escribirla?

Si cenar con mis amigas, emborracharlas y anotar mentalmente las cosas que dicen se puede considerar documentarse… sí. Definitivamente me “documenté” mucho…

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿Por qué el lector debería elegirla?

Porque es divertida y sobre todo, verosímil. No van a encontrar heroínas descomidas y lánguidas que esperan ser salvadas. Van a leer a cuatro amigas deslenguadas que, cada una a su manera, buscan algo de verdad. Creo que es algo en lo que, en mayor o menor medida, todas podemos vernos reflejadas. La historia te arranca una sonrisa, alguna carcajada y se pone calentita… a nadie le amarga un dulce. 



Sabemos que antes de que te publicara En los zapatos de Valeria la editorial Suma de letras, fuiste una escritora autopublicada en Amazon ¿Cómo fue la experiencia?

Francamente muy buena. Me sentí como quien se tira en paracaídas y fue muy emocionante. Era mi primer contacto con lectores que no fueran de mi círculo íntimo. Nunca pensé que me abriría la puerta a hacer mi sueño realidad.

¿Te resultó muy complicado hacerte un hueco en el panorama editorial del libro en papel? ¿Con qué dificultades te encontraste para conseguir que SUMA te publicara tu novela?

En los zapatos de Valeria llevaba cosa de dos meses colgada en Amazon y un buen día, se pusieron en contacto conmigo desde la editorial porque querían estudiar la posibilidad de su publicación. A partir de ahí, todo ha sido fantástico. Mi experiencia con SUMA ha sido increíble. 

Respecto a la promoción de tu novela ¿qué haces para que el lector la conozca?

Las redes sociales facilitan bastante la tarea de moverte y hacer un poco de ruido. Tengo Twitter, página de Facebook, Blog, Instagram… y allí voy dejando cositas coquetas.

Además de En los zapatos de Valeria, tienes 3 novelas más que forman parte de la Saga Valeria: Valeria en el espejo, Valeria en blanco y negro y Valeria al desnudo ¿Nos puedes hablar un poco de ellas? ¿Las tienes ya escritas? ¿Cuándo serán publicadas?

Las cuatro novelas están ya escritas y entregadas a la editorial. El 4 de septiembre sale En los zapatos de Valeria en papel y poco después, Valeria en el espejo. Para la tercera y cuarta parte habrá que esperar a otoño. 

Y ¿qué decir sobre ellas? Que ayudan a conocer un poco más a fondo a los personajes, que cuentan cosas divertidas, sexys, tiernas, románticas, sexys otra vez y… que hay Víctor para rato.

Y ahora hablemos del futuro:

¿Tienes alguna novela ‘esperando en el cajón’ a ser publicada?

Tengo varias esperando ansiosas a tener la oportunidad de ver la luz. Esperemos que sigan los pasos de la Saga Valeria. Ojalá.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

Justo ahora estoy con un proyecto erótico. Y terminé hace relativamente poco con otra novela, bastante larga y subidita de tono sobre una chica un tanto excéntrica que intenta superar como puede una ruptura traumática con alguien a quien ve todos los días, cruzándose por el camino de alguien que no esperaba y para el que no está preparada. 

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?

Que no dejen de escribir ni de leer. Las dos cosas son muy importantes. Y que no guarden en un cajón sus novelas por miedo a las críticas. Hay que tirarse a la piscina y ser constante. E insistir. Si alguien tiene un sueño, tiene que pelear porque se cumpla. 

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Quiero dar las gracias a toda la familia de coquet@s que me siguen en las redes sociales e interactúan conmigo cada día. Sin ellos, nada de esto sería posible. 

Espero que la Saga Valeria consiga su propósito y entretenga y divierta a un montón de gente. 

Por último, gracias a ti, por dedicarme un espacio en tu blog. 






1 comentario:

  1. !Elisabet es genial! Es divertida, sincera y la amiga que todas desearíamos tener.
    Y que decir de sus novelas...¡¡maravillosas!!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails