jueves, 12 de septiembre de 2013

ENTREVISTA A BRUNO NIEVAS AUTOR DE HOLOCAUSTO MANHATTAN Y REALIDAD AUMENTADA


¡Hola a todos!

Una semana más estamos aquí para compartir con todos vosotros una de las últimas entrevistas que hemos realizado a uno de los autores del momento: Bruno Nievas. Si os apetece saber un poquito más del autor de Holocausto Manhattan y Realidad Aumentada, os invitamos a continuar leyendo...

Hola, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti. 

¿Quién es Bruno Nievas?

Una persona normal con la mente un tanto inquieta. Pediatra de día y escritor de noche, y apasionado de la creatividad a tiempo completo.

¿Cuándo te diste cuenta que querías ser escritor?

Solo unos meses antes de terminar de escribir mi primera novela, Realidad Aumentada, que comencé de casualidad al darme de bruces en Internet con un programa llamado Scrivener. Decidí aprender a utilizarlo escribiendo una novela.





¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?

Lo primero y lo único que había escrito antes de Realidad Aumentada fue una obra de teatro para la función de Navidad del colegio, ¡con doce años, jajaja! Al profesor le hizo tanta gracia que me permitió dirigirla.






¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritor?

No, en absoluto. De hecho, ser pediatra es bastante incompatible porque es un trabajo que exige tu atención al doscientos por cien. Para escribir necesitas aislarte de lo que te rodea aunque sea solo unos minutos, y eso solo puedes hacerlo en tu tiempo libre. Son dos formas de pensar y de trabajar muy diferentes.

¿Cómo te formaste como escritor?

Escribiendo… y leyendo. Llevo leyendo desde que aprendí a hacerlo, y en los últimos años he devorado además un buen puñado de libros sobre cómo escribir. Pero a escribir se aprende escribiendo. No hay más.

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?

Que no me interrumpan. Me da igual que sea durante unos minutos o durante tres horas, pero si me “sumerjo” en otro mundo no me gusta que me arranquen de él de repente. Cuando escribo mi cuerpo permanece aquí pero mi mente está lejos, muy muy lejos. Y allí quiero que siga.

¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?

Cualquiera es bueno sobre todo cuando ese no es tu trabajo principal. Por eso hay que aprovechar si dispones de un rato, por pereza que te dé o por frío o calor que haga. Si no te pones no avanzas. Todo cuesta un esfuerzo y eso es lo primero que hay que tener claro. Tener dos trabajos es muy duro, y escribir es un trabajo muy exigente.

¿Cómo te organizas para escribir?

Escribir son muchas cosas. En mi caso me gusta planificar bien lo que voy a hacer, documentarlo de forma exhaustiva y luego crear los personajes y un buen guión. Luego llega la hora de escribir, en donde siempre hay que dejar un espacio para la improvisación. Y por último repasar, releer, reescribir, corregir, arreglar… ¿Te he comentado que esto es un trabajo duro?

¿Eres una escritor de los que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?

Las nuevas tecnologías en realidad son solo herramientas. Utilizo Scrivener por su facilidad de uso y su versatilidad. Y me apoyo mucho en las aplicaciones de Notas y la Grabadora de notas de voz del teléfono. Pero en los momentos en los que todo está embarullado recurro al papel y bolígrafo. Nada como un esquema y muchas flechas para salir de un atolladero. Las herramientas son herramientas y todas son buenas. La verdadera máquina de escribir reside en la cabeza del escritor.

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?

En eso he cambiado mucho, ahora planifico bastante pero dejando un espacio considerable para la improvisación. Planificar te ayuda a escribir más y mejor, te permite hacer mejores novelas y además es una gran herramienta que te permite improvisar mejor: cualquier cambio que quieras introducir es mucho más fácil si tienes bien preparado a qué puede afectar.

¿Cómo es un día en la vida de un escritor como tú?

¡Muy duro! Y va en serio. Me suelo levantar sobre las seis y media de la mañana para ir a trabajar y suelo llegar a casa sobre las tres y media. Según el día puedo sacar unos minutos, un par de horas o nada durante la tarde para escribir. Y por la noche trato de leer un rato por placer y para seguir aprendiendo de aquellos a quien admiro tanto. Y sobre las once ya estoy con la luz apagada. Si no, ¡a ver quién abre los ojos al día siguiente!

¿Eres aficionado a la lectura?¿Le dedicas muchas horas?

Todas las que puedo. Una de las mayores ventajas de tener un Kindle es que puedes usar su aplicación de lectura en el teléfono y así leer casi en cualquier sitio. El rato de un café, una cola o cualquier momento es ideal para arañar unos párrafos… o unas cuantas páginas.



¿Qué tipo de literatura te gusta leer?

En general toda porque de toda se aprende pero lo que más leo son novelas y muchos thrillers porque me apasionan las historias frenéticas. También negra, policíaca, histórica, contemporánea… lo importante es disfrutar y son las historias las que te transportan a otros mundos, no los géneros en sí.

¿Eres lector de libros de papel o también lees ebooks?

¿Acaso son excluyentes? Adoro el Kindle porque pesa poco, caben muchos libros y estos son más baratos que sus homónimos físicos. Pero sigo comprando y leyendo muchos libros en papel porque me gusta coleccionarlos. Un buen libro es un buen libro independientemente del formato en que se presente.

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?

Imposible decirte uno solo, aunque si me obligas a elegir tendré que escoger al más loco de los genios o al más genial de los locos, Stephen King. Sus libros son tan fascinantes como sus comienzos como escritor y es un ejemplo a seguir. Nadie te mete más en la cabeza de auténticos chiflados. Y aunque no te gusten sus libros, es un genio. O un loco. O ambas cosas. Y le envidio.

¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?

Los pilares de la tierra. Mi padre adquirió una primera edición sin conocer de nada a su autor. Cuando llegó a casa con él en la mano me lo enseñó y me dijo “Creo que este libro es bueno”. Yo tenía dieciséis años. No hace falta explicar que el libro no solo me encantó a mí.

¿Qué estás leyendo ahora mismo?

A Eduardo Mendoza y Álvaro Pombo, entre otros. Me gusta leer varios a la vez para, según el día o el momento, leer a uno u otro. Lo que sí te aseguro es que con todos se aprende. Todos son mejores que yo.

¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?

¿Solo una? Me sería casi imposible. Probablemente Los pilares de la tierra porque creo que es de las pocas que lo aúna casi todo. Una gran historia, un trasfondo espectacular, unos personajes inmensos y un estilo muy sencillo.

¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritor?

Uf, muchísimos, realmente creo que te influyen todos aquellos que has leído así que sería injusto nombrar solo a unos pocos. Me quedaría con Stephen King, Follet, Michael Crichton y Douglas Preston & Lincoln Child y, por citar alguno un poco más antiguo, Bram Stoker, que me impactó cuando leí Drácula. Y de españoles Juan Gómez-Jurado, Manel Loureiro, Lorenzo Silva, Eduardo Mendoza… ¡Es que no es justo, son muchos y no puedo nombrarlos a todos!

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces…?

Por supuesto, el cine y concretamente el de los ochenta. Y si quieres hasta le pongo un nombre: Steven Spielberg. Ojalá algún día cuente historias con esa inocencia y fascinación que él ha transmitido en casi todas sus películas.

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

Sí, muchas, demasiadas. Me gustan las nuevas tecnologías en general desde que mi padre me regaló el ZX Spectrum con solo diez años. Los videojuegos incluso desde antes. Los ordenadores, el cine… creo que un denominador común de las personas de nuestra generación es que tenemos muchas aficiones y poco tiempo para disfrutarlas.

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías ha cambiado al lector actual? ¿Por qué?

Sí, claro que las tecnologías lo cambian todo, pero siempre es importante recordar que estas son una mera herramienta. En la prehistoria no había escritura pero sí historias. Ahora hay lectores electrónicos pero estos no hacen que las historias sean mejores. Las historias son buenas o malas de por sí. La tecnología es solo un envase que ayuda a crearlas o a leerlas con mayor o menor facilidad.

Hablemos ahora sobre tu última novela, Holocausto Manhattan:




¿De dónde surgió la idea de escribir Holocausto Manhattan?

JeJejeje, eso lo cuento al final de la novela, así que me temo que no puedo revelártelo. Sí te puedo decir al menos que fue de una forma curiosa, casi casual. Y fíjate qué paradójico, fue viendo la televisión. Y no, no seas mal pensado, no estaba viendo Sálvame. Tendrás que averiguar que estaba viendo leyéndola…

¿Cómo te organizaste para escribirla?

Planificándola mucho, aunque no tanto ni tan bien como he planificado la tercera. Además durante su escritura aprendí mucho sobre cómo escribir historias, así que cambié muchas cosas, tanto de la trama como de estilo. Por eso tardé tanto tiempo. Tengo que admitir que la organización no fue la mejor del mundo pero sí que mereció la pena meterme en unos cuantos atolladeros para mejorarla.

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

Todo eso lo cuento al final… y ya te adelanto que todo el que lee las aclaraciones finales se sorprende.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de Holocausto Manhattan?

Las partes de Auschwitz ya que son reales. Te garantizo que se me saltaron las lágrimas mientras las documentaba. Por eso creo que esa parte de nuestra lamentable historia reciente no puede olvidarse sin más. Deberíamos recordarla cuando apoyamos acciones bélicas o simplemente las consentimos en la actualidad.

¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?

Sí, pero cambié muchas cosas a medida que avanzaba e incluso después de haberla terminado. Pero eso fue porque la planificación no fue todo lo buena que debía haber sido y, cuando me surgieron ideas que me gustaban, me costó mucho encajarlas. Esto es algo que en la tercera ya no me está sucediendo porque la planificación ha sido mucho mejor.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de Holocausto Manhattan?

Siempre es estremecedor, esa primera frase te hace sentir un escalofrío, una extraña sensación de vértigo y miedo que se salvan con la ilusión. Es algo casi tan intenso como el escribr la última frase. Pero ojo que esa sensación se repite mucho a lo largo de todo el texto, en determinadas escenas que tienen mucha fuerza.

¿Te llevó mucho tiempo escribir esta novela?

Sí, tres años, pero porque arañaba minutos de donde podía y luego la reescribí y la modifiqué mucho, especialmente durante el último año, que fue muy intenso. Hubo partes que he llegado a hacer tres veces, por eso el proceso ha sido tan extenso.

¿Y todo el trabajo de documentación que tiene esta novela?

Muchos meses, ya que documenté antes de empezarla pero también mientras la escribía. Para mí la documentación es básica, te ayuda a crear un trasfondo creíble, sólido, apoya la trama, le da color, consistencia y sobre todo hace que el lector sea consciente de que está leyendo algo que ha sido trabajado a conciencia. Una historia se olvida antes o después, pero una historia que enseñe algo puede que se recuerde de por vida. Y para poder enseñar algo antes hay que estudiar y trabajar mucho. Es lo mínimo que se merece un lector que paga por tu libro.

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?

Destacaría que es un thriller muy oscuro que intenta ser bastante diferente a lo que hay en el mercado, que cuenta dos historias diferentes en dos momentos muy diferentes y que, aunque quiero que se lea con avidez, curiosidad e inquietud, también deseo que deje un poso de reflexión. Quiero que trascienda al lector. Que además de disfrutar leyéndola, al terminarla se cuestione muchas cosas. Debería elegirla porque de corazón creo que es una buena novela. Y sobre todo diferente.

¿Cómo conseguiste hacerte un hueco en el panorama editorial actual de la mano de Ediciones B?

Fue a raíz de colgar gratis mi primera novela, Realidad Aumentada, en Internet. Lo hice después de que fuera rechazada por las editoriales para saber si a la gente le gustaba. Y cuando superó las 42.000 descargas en menos de cuatro meses fue cuando Ediciones B se puso en contacto conmigo. Fueron los lectores quienes consiguieron que una editorial de primera línea se fijara en mí.

Respecto a la promoción de tu novela ¿qué haces para que el lector la conozca?

Creo que lo mejor que puedes hacer para que un lector la conozca es contar de qué va y dejar que la gente lea el comienzo gratis y sin compromiso. Si les gusta lo que cuentas y cómo lo cuentas, querrán leer el resto. La promoción está bien pero las novelas no son como las colonias, es difícil que se vendan por un anuncio. El boca a boca es su alimento, para mí el mejor anuncio es un lector satisfecho.

Además de esta novela, tienes otra novela publicada, Realidad aumentada ¿Nos puedes hablar un poco de ella?

Realidad Aumentada es un thriller con un componente de ciencia ficción que la verdad fue una sorpresa que pasara de ser rechazada por las editoriales y de estar colgada gratis en Internet… ¡a ser de los títulos más vendidos de 2012 en formato digital! Y lo mejor de todo es que se sigue vendiendo. En ella un neurólogo se enfrenta a un experimento de realidad aumentada en el que los problemas que le relatan son solo la punta de un iceberg mucho más grande de lo que el lector se imagina.

De tus novelas, ¿cuál recomendarías a un lector que no haya leído nunca nada de ti?¿por qué recomiendas una y no algunas de las otras?

Holocausto Manhattan porque es la última, es más grande, más ambiciosa, está mejor escrita y además aplico en ella muchas cosas que he aprendido después de haber terminado Realidad Aumentada. Sin embargo, muchos lectores que han leído ambas dicen que les gustan por igual. Y eso obviamente me hace muy feliz.

Y ahora hablemos del futuro:

¿Tienes alguna novela ‘esperando en el cajón’ a ser publicada?

Sí, en septiembre de 2013 (es decir, ya), sale un relato corto en formato digital, de nuevo con Ediciones B. Lo gracioso de este relato es que está basado en una idea de Luís Endera, un director de cine, que quería una historia en la que basar una próxima película. Y ya te aviso que es una historia… bastante original.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

Estoy con mi tercera novela… y con unos cuantos nuevos proyectos en marcha. Y sí, tengo algunas buenas ideas para una posible cuarta novela. Pero de todo eso no puedo contar nada, jejeje. Solo que creo que en los próximos meses me va a resultar difícil encontrar tiempo libre.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?

Que trabajen muchísimo. Aquí no hay secretos. Hay quien tiene más talento y quien tiene menos pero el trabajo da sus frutos y en este “negocio” eso se percibe enseguida. Los textos descuidados, sin revisar, poco o mal documentados o precariamente elaborados enseguida llaman la atención negativamente. Eso lo descubrí con la primera versión de Realidad Aumentada, que reescribí entera antes de que saliera en papel. Cada minuto que se invierte en trabajar un texto lo hace mejor. Y por supuesto aprender. Pero aprender se hace de dos formas: leyendo… y escribiendo. Así que a leer y a escribir. Vamos, a trabajar.

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Que si tienen un sueño nunca dejen de perseguirlo. Lo alcanzarán o no pero al menos habrán luchado por él. Y solo eso ya es un placer porque nos hace sentir vivos.

2 comentarios:

  1. Una gran entrevista. No conocía al autor y desde luego ha sido una buenísima presentación.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Grande Bruno, como escritor y como persona. Y genial la entrevista ^_^

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails