miércoles, 5 de octubre de 2016

ENTREVISTA A MARTA QUEROL AUTORA DE 'YO QUE TANTO TE QUIERO: (ENTRE BODAS Y FUNERALES)'

¡Hola a todos!
Hoy tenemos la suerte de contar con la 'presencia' (aunque sea virtual) de Marta Querol, una autora que, tal vez, alguno de vosotros no conocéis, pero que os animo a que conozcáis y leáis. Para empezar, sepamos algo más de ella con esta entrevista que le hice hace unos días:

Hola, Marta, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti. ¿Quién es Marta Querol?

Soy una persona normal, una mujer como tantas otras que compagina su vida familiar con una ocupación muy absorbente. Me gusta disfrutar de la vida, leer, viajar pasar tiempo con los amigos… Y todo eso sin dejar de escribir.

¿Cuándo supiste que querías ser escritora?
Cuando me senté a escribir El final del ave Fénix me sentí como nunca me había sentido. Disfrutaba cada minuto al teclado y entonces supe que había encontrado mi vocación, la de escribir. Al año siguiente, cuando la novela quedó entre los diez finalistas del Premio Planeta, la idea de llegar a ser escritora se fue afianzando, tomando cuerpo. Lo vi como un sueño realizable.

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?
Comencé El final del ave Fénix hace tan solo diez años, una madrugada de septiembre de 2006. Llevo apenas diez años escribiendo. La vida que había llevado hasta entonces no me dejaba plantearme qué me gustaría hacer, qué sueños perseguir, metida en una realidad en la que lo único importante era sacar a mi familia adelante.

¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritora?
Pues la inmediata es responder que ninguna, pero reflexionando he llegado a la conclusión de que toda mi vida profesional ha estado relacionada con la escritura aunque en el ámbito de la empresa. Redactaba manuales, procedimientos, diagnosis de empresa e incluso casos prácticos para cursos de formación en los que, a través de una historia de ficción, se trasladaban conocimientos a los alumnos. Siempre he escrito mucho y me gustaba.

¿Cómo te formaste como escritora?
No me he formado de una forma específica, pero creo que toda la formación que he recibido me ha servido para tener una buena base. Estudié Ciencias Económica y Empresariales, y luego hice dos máster. Eso estructura la mente y te da vocabulario y conocimientos generales. Además, siempre me ha gustado leer. Desde jovencita he leído mucho. La combinación de ambas cosas te facilita el dominio del lenguaje necesario. Y la vida es una escuela intensiva si sabes escuchar y observar lo que te rodea. La experiencia unida a la imaginación te ayuda a crear historias, universos, aunque no tengan nada que ver con esas mismas experiencias. Te ayuda a transmitir emociones, sentimientos, estados de ánimo que hacen que el lector se identifique con la vida de los personajes.

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?
Tener  cerca una taza con alguna infusión y las fotos de mi familia si estoy en casa. Pero nada más.

¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?
Me inspiro más de cara a la noche. De hecho, muchas veces me dan las tres o las cuatro de la mañana cuando estoy «embalada». En cuanto a dónde, frente al mar es dónde mejor escribo, pero soy capaz de hacerlo en cualquier lugar, desde un hotel hasta una peluquería. Me abstraigo de lo que me rodea y me zambullo en el texto.

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?
Cada novela es un mundo, aunque cada vez planifico más el esquema principal, lo que sería el tronco de la historia. Las ramas surgen mientras escribo.

¿Eres una escritora de las que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?
Siempre en ordenador. Es mi máquina de escribir. A mano me resulta muy cansado y la velocidad de escritura no sigue la de mi pensamiento, me desespero.

¿Cómo es un día en la vida de una escritora como tú?
¡Muy largo! ¡Y caótico! Y eso que no suelo madrugar. Además depende del día de la semana.
Los lunes por la tarde los tengo ocupados en una Asociación a la que pertenezco, y los martes, siempre que mi agenda lo permite, colaboro en dos programas de radio en la emisora CV Radio (94.5 FM de Valencia), uno a las 12:00 y otro a las 21:00 (Pegando la Hebra). En invierno doy clases en el CEU San Pablo en la Universidad de la Experiencia y eso me quita otra mañana y además tengo una actividad que la hago según los huecos que me quedan y las necesidades que aparecen.
Pero, suponiendo que no hay nada de eso, la agenda sería más o menos la siguiente: me levanto sobre las 9:00 y, si no tengo ninguna obligación que atender antes, reviso las redes sociales y el correo para contestar o comentar las novedades. Organizo mi casa y, si me queda tiempo ―a veces me lleva toda la mañana―, hago una hora de ejercicio.
Por la tarde me dedico a escribir y corregir, y ahí ya no hay horas. Hasta que el cansancio me venza. Suelo apagar la luz entre las dos y las cuatro de la madrugada. A veces más tarde.

¿Eres aficionada a la lectura?¿Le dedicas muchas horas a lo largo del día?
Cuando no estoy en fase de escritura, sí. Me encanta leer y de hecho en Goodreads voy dejando opiniones y reseñas de mis lecturas. Pero cuando estoy escribiendo apenas me queda tiempo porque suelo leer en la cama y me acuesto tan tarde y tan cansada que no puedo.
Pero leo en los autobuses, salas de espera, viajes, peluquería… Siempre se me ve con un libro a cuestas.

¿Qué tipo de literatura te gusta leer?
Muy variada. Histórica, contemporánea, policiaca, humor… De todo un poco. Me gusta mucho leer a los amigos, en particular cuando no son muy conocidos ni tienen acceso a la difusión de los superventas; y también clásicos porque siempre aprendo algo. Lo que menos leo, precisamente, son superventas y no porque no me gusten sino porque con los anteriores me queda poco tiempo.

¿Eres lectora de libros de papel o también lees ebooks?
Leo más en papel, pero cuando viajo llevo siempre el lector electrónico. Al principio de salir el lector pasé a leerlo todo en electrónico, pero he vuelto al papel porque me llena más, me atrapa más. Además, muchos de los libros que leo, como he comentado, son de escritores que conozco y me gusta tenerlos dedicados.

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?
Es difícil, no tengo autor favorito. Tengo infinidad que me gustan mucho, así que no puedo elegir uno. Podría citar muchos: en histórica, Sebastián Roa; en contemporánea Vicente Marco, Marta Rivera de la Cruz, Paloma Sánchez Garnica, Matute, Almudena Grandes, o Antonia J. Corrales; en policiaca Andrea Camilleri. Mercedes Gallego, Tristante; de Humor, Tom Sharpe, Miguel Ángel Buj; Clásicos como Galdós, Balzac, Stendhal. Stefan Zweig me encanta y lo leo en un suspiro. Steinbeck… Y seguiría y seguiría… Soy incapaz de quedarme con uno.

¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?
Pues sí, pero no es una novela. Recuerdo con mucho cariño las tiras de Mafalda porque me sentía muy identificada con ella, con su pragmatismo, con ese cinismo ingenuo si es que ambos términos pueden ir de la mano. Y me hacía pasar muy buenos momentos.

¿Qué estás leyendo ahora?
El manuscrito de una escritora que llegará lejos, Marina Lomar ―no pongo el título porque no sé si puedo ya que aún no está publicado―, y En tierra de nadie, una novela de Olalla García, otra escritora a la que admiro mucho

¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?
Tú quieres que me dé un mal, ¿no? Recomendaría tantas… ¿Puedo? La carretera de MacCarthy, Novela de Ajedrez de Zweig, Venganza de Sangre de Sebastián Roa, Opera Magna de Vicente Marco, La Regenta de Clarín, Cien años de soledad de Gabriel García Márquez, Beloved de Morrison, Orgullo y Prejuicio de Austen… Y seguiría y seguiría y seguiría…

¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritora?
Influir, todos los que he leído. De todos aprendes y algo te dejan, incluso la identificación de los errores en los que no quieres caer. Como referente, admiro mucho a Ana María Matute, tanto como persona cómo como escritora. En cuanto a mi forma de escribir no puedo identificar a nadie en particular. Cuando me presenté al Premio Planeta, en el informe de lectura veían influencias de Mercedes Salisachs ―a quien paradójicamente no había leído―; algunas escritoras me han comentado que ven influencia del realismo francés y por su parte los lectores me han dicho que mi prosa es zafoniana. En fin, que no sé qué decirte.

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces…?
El cine de los cincuenta y sesenta. Las películas en blanco y negro. Me gustaba muchísimo y, sobre todo en los personajes femeninos, creo que me ha influido. Me refiero al cine de Joseph L. Mankiewicz, de Kazan, de Wilder…
Mi tierra también me ha tirado mucho. Por eso mis novelas se han ambientado hasta ahora en Valencia aunque aparezcan otros escenarios.

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?
La lectura, el cine, bailar... Me encanta el tango. También el deporte y viajar. Me gustan muchas cosas.

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías ha cambiado al lector actual? ¿Por qué?
El lector actual es distinto porque el mundo es distinto. Hay más variedad de contenidos, la oferta es inmensa, somos más impacientes… y eso influye en los gustos lectores. Ahora los libros compiten con el cine, la televisión, los vídeo juegos, los juegos de rol, los contenidos de youtube, Instagram, Facebook, Twitter… Es difícil atraer la atención y, sobre todo, mantenerla constante sobre un texto un texto largo.

Hablemos ahora sobre tu última novela, Yo que tanto te quiero: (entre bodas y funerales) ¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

Esta novela estaba pensada desde que comencé con El final del ave Fénix, al menos su contenido. Lo suyo habría sido escribir una única novela con el contenido de las tres que al final he publicado, pero era una locura comenzar mi experiencia escritora con una novela de tal magnitud. Al final decidí hacer dos novelas más contando la historia completa entre las tres, pero de forma que cada una fuera independiente, que se entendieran por sí mismas sin depender la una de la otra u obligar al lector a leerlas todas y además por orden. Por tanto, Yo que tanto te quiero es una historia por sí misma pero junto a El final del ave Fénix y Las guerras de Elena completa un puzle mucho más ambicioso que estaba ahí desde el comienzo.

¿Cómo te organizaste para escribirla?
Tenía clara la historia, pero la cronología en esta saga es muy importante ya que unas novelas hacen referencia a sucesos de las otras, los personajes crecen, maduran, se casan… En total son casi cien años de la historia reciente de España. Me hice un esquema por capítulos marcando en cada uno los años en que sucedían las escenas y los hechos históricos relevantes de ese momento.

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?
Empecé escribiendo una experiencia personal, pero esta se quedó encerrada en el prólogo y el epílogo de El final del ave Fénix. Ahí fui bastante fiel a la realidad. Además, en las tres hay anécdotas reales que he aprovechado porque me parecían interesantes, como el viaje de Elena Lamarc a los países árabes en los 70s y el estallido de la guerra del Líbano durante la feria de Mofitex en Beirut, que en su día tuvo que afrontarlas mi madre. Pero, salvo eso y alguna otra anécdota, lo que es la trama, la historia, es ficción.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de Yo que tanto te quiero: (entre bodas y funerales)?
Meterme en la piel de personajes muy diferentes entre ellos y también tan diferentes a mí, que viven experiencias límite, y transmitir con realismo y credibilidad emociones como el odio, el miedo, la angustia vital y la distinta forma de afrontarlas cada uno.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela?
Siempre es difícil, como un salto al vacío. Creo que es la parte que más veces modifico y más vueltas le doy, porque es crucial para sumergir al lector en la historia. Además sentía el peso del éxito de las anteriores y no quería defraudar. Esa responsabilidad pesa más al comenzar y al acabar. Luego, conforme se avanza, te olvidas de eso y solo escribes.

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?
Un año aproximadamente y otro año más revisarla.

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?
No soy la más indicada para decirlo, por eso prefiero dar los argumentos que me dan los lectores cuando hablan de ellas. Me dicen que son adictivas, que no pueden soltarlas, que se identifican con los personajes y sienten y padecen con ellos, que las leen con rapidez. Muchos me dicen que les ha hecho reflexionar sobre sus propias vidas, incluso que les ha ayudado. Es muy gratificante porque además no es algo que pensara que fuera a ocurrir.
Sobre todo me llama la atención que gusta a personas muy diferentes, incluso a lectores que suelen leer otros géneros. Creo que son unos libros muy universales, que tratan sobre la vida, y eso llega a todo el mundo. Me he llevado sorpresas muy grandes en cuanto a quién me está leyendo.

Respecto a la promoción de tu novela ¿qué haces para que el lector la conozca?
Es muy difícil sin tener detrás una campaña de marketing profesional. Me muevo mucho en redes sociales, me mantengo en contacto con los lectores, siempre contesto a todos ―de momento puedo hacerlo― y poco más. El boca oreja es lo que más me ha ayudado, el apoyo de los lectores. Ellos son mi mejor y casi única publicidad.

Además de esta novela, tienes otras novelas publicadas, ¿cuál recomendarías a un lector que no haya leído nunca nada de ti?
A mí la que más me gusta es la última, Yo que tanto te quiero, tal vez porque es la que me pilla más cercana en cuanto a la época y porque refleja mi evolución como escritora. Creo que es la mejor escrita. Pero de empezar por una recomendaría hacerlo por El final del ave Fénix que es la que inicia la saga.

Y ahora hablemos del futuro:
¿Tienes alguna novela ‘esperando en el cajón’ a ser publicada?
Estoy terminando de corregir la última que he escrito. Me queda poquito. Es una novela corta muy diferente a todo lo anterior.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?
El proyecto en el que estoy metida es el que comentaba antes. Es un thriller psicológico ambientado en un mundo fantástico y sobrenatural. No sé si llega a ser novela negra pero tiene algunos componentes de este género a pesar de lo alejado de la ambientación.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?
Que se armen de paciencia y que cuiden mucho su trabajo. Que acepten la crítica constructiva de alguna opinión autorizada, de alguien que sea lo bastante sincero como para decirles lo que piensa y, además, que tenga criterio. Si es un profesional ajeno al autor, mejor.

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.
Claro, lo primero agradecerte el interés que has mostrado por mi trabajo y mi obra, y sí le pediría dos cosas a los lectores: la primera, que sean conscientes de que piratear libros es terminar con la carrera de un autor ―si no vende porque se lo bajan gratis, no querrán publicarle― y con muchos puestos de trabajo. Es una forma de abuso, de explotación, que muchos ven con buenos ojos.
Y la segunda que, si les gusta lo que leen, sea mío o de cualquier otro autor, que lo difundan y apoyen, sobre todo cuando son autores poco conocidos. Sois la única promoción que tenemos frente a campañas publicitarias de muchísimo dinero que ponen en primera fila a los grandes superventas.


Muchas gracias, Marta, y mucha suerte con Yo que tanto te quiero: (entre bodas y funerales) y con el resto de tus proyectos.

6 comentarios:

  1. Marta es un amor de mujer y una escritora estupenda. El final del ave fenix recuerdo que me lo ventile en un dia practicamente. Gracias por traerla por aqui.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Neftis! Cuánto tiempo. Muchas gracias por tus palabras. Tú también eres un amor.

      Eliminar
  2. Leer esta entrevista de Marta es como escucharla, todo lo que hace es con una vitalidad y una entrega que contagia. Tal cual, en breve empiezo el tercero de su trilogía, me entusiasman.
    Bravo Marta! Y gracias por la estupenda entrevista.
    Carmen López

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Igual me paso de "campechana" pero sí, es lo que hay :). Un abrazo.

      Eliminar
  3. Marta, ya te he ido comentando que he caído literalmente bajo el influjo de tus libros. Soy una enamorada de Lucía Company Lamarc, sin duda mi personaje favorito de la saga. Admiro a Elena Lamarc casi tanto como me cuesta entender a Carlos Company, para mi todos ellos forman parte de mi vida ahora.

    Me encanta haber leído la entrevista pues sé más cosas de ti.

    Espero ansiosa tu siguiente obra.

    Un abrazo

    Inés (la de Amazon)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya te tengo localizada. Muchas gracias, Inés.

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails