miércoles, 2 de abril de 2014

ENTREVISTA A MAR MELLA AUTORA DE 'AZUL VERMEER'



¡Hola a todos!

Una semana más os queremos acercar a un nuevo autor, esta semana se trata de Mar Mella, autora de la novela Azul Vermeer.

Os dejamos con ella:


Hola, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con nuestro blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti. 

¿Quién es Mar Mella?

Nací en Madrid, en 1967, aunque desde entonces he vivido en sitios muy diversos. Creo que esos cambios son probablemente, los que más han marcado mi carácter. Trabajé para cadenas hoteleras mucho tiempo hasta que, hace unos años, comencé a colaborar con distintos medios de comunicación. 

¿Cuándo te diste cuenta que querías ser escritora?

La idea empezó a fraguarse coincidiendo con un destino en la Isla de Fuerteventura. Allí se conjugaron las ganas de contar una historia y el tiempo para poder hacerlo.

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?

Azul Vermeer es mi primera novela y aunque mis tareas profesionales siempre han estado ligadas a la escritura y los medios de comunicación, no tuve afición por escribir hasta que comencé con este libro. El gusanillo me entró tarde pero con fuerza. 

¿Cómo te formaste como escritora?

Leyendo mucho, desde niña. Géneros y escritores muy distintos, aunque soy muy fiel a mis autores preferidos.

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?

No creo que sean manías sino más bien rutinas, pero suelo empezar cada nuevo día releyendo y corrigiendo el trabajo del anterior y siempre intento detenerme en un punto de la historia en el que me resulte más sencillo retomarlo al día siguiente. 


¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?¿Cómo te organizas para escribir?

En general, soy más productiva por las mañanas. Las tardes prefiero dedicarlas a corregir o buscar documentación. Intento forzarme a trabajar un tiempo determinado todos los días pero me las arreglo para desbaratarme los planes muy a menudo. 

¿Eres una escritora de las que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?

No me gusta nada escribir a mano. Estoy acostumbrada a trabajar siempre con ordenador. Tengo una admiración enorme por los autores que hicieron sus obras sin las ayudas técnicas de las que disponemos ahora.


Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?

Combino las dos cosas. Planifico el esqueleto de la historia, los personajes. pero les dejo ir creciendo y casi siempre se las arreglan para sorprenderme.

¿Dedicas muchas horas a la escritura diariamente? ¿Cómo es un día en la vida de una escritora como tú?

Desde hace años trabajo desde casa y sin horarios fijos, por lo que tengo muy asentadas las rutinas para escribir diariamente. Aún así, las horas que le dedico varían mucho de unos días a otros y generalmente, tiro mucho de horas de descanso y fines de semana.

¿Eres aficionada a la lectura?¿Le dedicas muchas horas?

Muchas, desde que era pequeña. En cuanto puedo agarro el libro que tengo entre manos y normalmente, tengo que obligarme a dejarlo cuando se hace demasiado tarde por la noche.

¿Qué tipo de literatura te gusta leer?

Sobretodo novela, pero depende mucho del momento o de mi estado de ánimo.

¿Eres lectora de libros de papel o también lees ebooks?

Me encantan los ebooks, aunque también leo en papel. Me resulta muy cómodo poder cambiar el formato, el tamaño de la letra o consultar dudas en internet o en el diccionario, utilizando el mismo dispositivo. 

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?

No sé si podría escoger sólo uno. Me encanta la forma de narrar de Gonzalo Torrente Ballester; la destreza con la que maneja el lenguaje Soledad Puértolas; la descriptiva prodigiosa de Mario Vargas Llosa; la magia de Isabel Allende; la habilidad con la que Javier Moro documenta y escribe sus novelas o la fluidez de algunos autores americanos cómo Paul Auster o John Irving. 


¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?

Tengo recuerdos asociados a determinados autores según la edad, desde los cuentos de los Hermanos Grimm a los libros de Emilio Salgari, las novelas de Agatha Christie, Edgar Allan Poe o Noah Gordon y más tarde, las obras de Daphne du Maurier, tan adictivas que todavía las releo a menudo. 

Probablemente, la obra que más me marcó de niña fue un libro basado en La Canción de Roldán, el poema épico francés. Creo que fue la primera vez que tuve que afrontar que una historia podía ser preciosa y no contar con un final feliz.

¿Qué estás leyendo ahora mismo?

Acabo de terminar una novela de Margaret Mazzantini que me ha gustado muchísimo, La Palabra más Hermosa. La autora consigue hilar con maestría trozos de historias, aparentemente inconexas, y enfocarlas con una nitidez extraordinaria. Las últimas ciento cincuenta páginas me sacudieron el alma.

¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?

Probablemente La Fiesta del Chivo, de Mario Vargas Llosa, pero dependería de a quien se la recomendara y en qué momento. Es un libro que me impactó muchísimo y un prodigio de estructura y escritura. Tiene un lenguaje tan gráfico, que algunas de las escenas se me han quedado grabadas a fuego en la memoria. 

¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritor?

No sé si hay alguno que tenga una influencia más fuerte sobre mi escritura pero cada uno de los libros que he leído han dejado su huella. Buenos o malos, bien o mal escritos, han pasado a ser parte de ese sedimento.

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces…?

Indudablemente, haber vivido en sitios distintos me ha marcado mucho, pero creo que la afición por contar historias se la debo a mi abuela materna. Era un persona con una personalidad arrolladora, que lograba hacer fascinantes cada una de sus vivencias. Alguien capaz de hacerte reír a carcajadas, aunque sus historias fueran a menudo tristes.

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

Pues no resulta muy académica, pero me encanta salir a correr. Suelo hacerlo todas las mañanas, temprano, y es una actividad que logra liberarme de tensiones y abstraerme por completo. A menudo aprovecho ese tiempo para decidir cómo continuar con una escena o qué enfoque dar a un determinado personaje. 

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías ha cambiado al lector actual? ¿Por qué?

¡Muchísimo! No se puede concebir la manera con la que hoy accedemos a la información, a la propia lectura, sin las nuevas tecnologías. Extremadamente útiles para estar al tanto de novedades, críticas, reseñas… para mantener un contacto mucho más estrecho con editoriales y autores.

Hablemos ahora sobre tu novela, Azul Vermeer:

¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

Vivir en Ámsterdam, durante dos años, me dio la oportunidad de conocer más de cerca la obra y el genio de Vermeer. Sin embargo, no fue hasta más tarde cuando comencé a desarrollar la idea de escribir la novela. 

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

Si, la idea partió de un hecho real ya que la viuda de Vermeer se vio obligada a entregar los dos últimos lienzos que conservaba en su estudio para saldar una deuda contraída con un panadero. Lo más terrible es que ni siquiera esos dos cuadros lograron saldar la deuda por completo. No se ha sabido nunca si esos lienzos son alguno de los que conocemos en la actualidad o se perdieron para siempre.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de la novela?

Mi mayor preocupación fue crear una estructura sólida, que sostuviera el peso de la novela. También, que los detalles sobre procesos de restauración, sobre Vermeer o los pigmentos que solía emplear en sus obras no resultaran disertaciones aburridas que restaran fuerza al desarrollo de la historia. 

¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?

¡Lamentablemente no! Tuve que ir aprendiendo de mis propios errores. 

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela?

Al comenzar como una afición, sin presiones y sin tiempos, disfruté mucho de todo el proceso de escritura. Quizás fue más impactante llegar al final, poner un broche a todo ese trabajo. 

¿Te llevó mucho tiempo escribir esta novela?

Bastantes años, no sólo por inexperiencia sino por circunstancias laborales y personales. Sin embargo, creo que eso me dio la oportunidad de sopesar la novela con calma, de dejarla reposar.

¿Y todo el trabajo de documentación que tiene esta novela?

Fue un proceso laborioso, pero muy gratificante a la vez. La restauración de obras de arte era un campo que me llamaba mucho la atención, pero un mundo totalmente desconocido para mí. Cuando lo observé un poco más de cerca me pareció aún más fascinante. Es una profesión que combina con maestría medios técnicos muy avanzados y a la vez conserva una labor muy artesanal.

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?

Creo que es una historia muy distinta a otras novelas inspiradas en el mundo del arte, dónde los personajes se perciben a través de matices. Un libro que toma como guía el propio proceso de restauración de un cuadro para revelarnos la historia de la protagonista y que esconde un final sorprendente. 

¿Cómo conseguiste que una Editorial tan grande como Planeta publicara tu novela?

Con mucha suerte y tras un proceso largo y difícil. Cuando terminé el libro, la crisis económica ya nos golpeaba y era difícil conseguir que una editorial accediera a publicar a una autora novel. En mi caso, quedar cómo finalista del Premio Ateneo de Sevilla fue un apoyo indiscutible para que Carmen Fernández de Blas tomara entre sus manos mi manuscrito y apostara por él. 

Respecto a la promoción de tu novela ¿qué haces para que el lector la conozca?

Además del apoyo que he recibido de la propia editorial, los blogs literarios has sido sin duda mi mejor apoyo. Os estoy muy agradecida no sólo como autora, sino también como lectora. Creo que hacéis una labor imprescindible e importantísima. 


Además de esta novela, ¿tienes otras novelas publicadas? ¿Tienes alguna novela ‘esperando en el cajón’ a ser publicada?

No, he sido muy afortunada al tener la oportunidad de ver publicada mi primera novela.

Y ahora hablemos del futuro:

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

Si, ya estoy trabajando en una nueva novela, ambientada en Mallorca, que contará la estancia de Chopin en la Cartuja de Valldemossa, dónde estuvo acompañado por la escritora francesa George Sand. Un viaje que determinaría el futuro del músico, pues fue precisamente en la isla dónde se le diagnosticó su enfermedad por primera vez.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus noveles sean publicadas?

¡Que se den tiempo y que no desistan! Dentro de las evidentes dificultades también se van abriendo caminos nuevos para poder perfeccionar y dar a conocer sus obras, como son talleres de escritura accesibles, la auto publicación con editoriales digitales o contar con un agente literario que les ayude a crear ese primer lazo con el mundo editorial. 

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Cómo no, agradeceros muchísimo el calor con el que habéis acogido Azul Vermeer en vuestro blog y por ese constante apoyo a la lectura y autores nóveles.

1 comentario:

  1. Tengo que decir que yo leí el libro y realmente me gustó mucho, como a otras amigas mías, me sorprendió el final y me tuvo enganchada durante todo el relato y ahora que he leído su entrevista, me quito el sombrero ante la labor de documentación porque para no conocer el mundo del arte, hay que reconocer que nos ha dado una buena lección sobre colores y pinceladas.
    ¡Espero esa segunda novela!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails