martes, 13 de diciembre de 2016

ENTREVISTA A LAURA RIÑÓN SIRERA AUTORA DE ‘AMAPOLAS EN OCTUBRE’ ( @laurarinonsir @editorialespasa @planetadelibros )

¡Hola a todos!
Hoy quiero compartir con vosotros la entrevista que hace unos días hice a la encantadora Laura Riñón, autora de Amapolas en octubre. Espero que disfrutéis con su entrevista:

Hola, Laura, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti.

¿Quién es Laura Riñón Sirera?
Veo que empezamos con la pregunta más fácil... Soy una mujer segura que encontré el equilibrio al cumplir los cuarenta, apasionada de la vida y de las personas, paradójica en mucho de lo que hago, irónica en casi todo lo que digo y optimista por defecto.

¿Cuándo supiste que querías ser escritora?
La primera vez que vi a alguien emocionarse al leer algo que yo había escrito.

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?
Tengo los cuadernos que garabateaba desde niña, y no hace mucho estuve echándoles un vistazo. La primera página del más antiguo de ellos, tiene escrita la fecha, 8 de abril de 1989. Yo tenía catorce años entonces y, parece ser, que ya tenía muchas ganas de salir a descubrir el mundo, o eso es lo que escribió aquella niña.

¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritora?
Mi profesión no tiene nada que ver con el mundo de las letras y, sin embargo, tengo la profesión perfecta para evadirme de la rutina, encontrar lugares nuevos para inspirarme, estar en soledad, conocer a gente nueva y descubrir escenarios por los que pasearán mis personajes. De hecho, “Amapolas en octubre” ha sido escrita, entre otras ciudades, en Londres y Boston, lugares que también aparecen en la novela. Soy muy privilegiada por tener un trabajo como el que tengo.

¿Cómo te formaste como escritora?
Todavía estoy en proceso de formación… Pero creo que, mi manera de escribir, tiene mucho que ver con todas las cartas que escribí (y que sigo escribiendo), y con todos los libros que he leído y que, por supuesto, seguiré leyendo.

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?
No sé si son manías, pero para escribir me gusta el silencio, estar sola y tener sobre el escritorio, mis cuadernos, una taza de café o té, una botella de agua, mis cigarrillos, y una vela que enciendo cada vez que me siento a trabajar.

¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?
La madrugada, horas antes del amanecer, es el momento en el que el silencio aún no está “contaminado”.

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?
La imagino en mi cabeza, como si fuera una película, rebobino y añado escenas a medida que voy avanzando y, justo antes de llegar al final, me siento a relatarla. El resultado suele parecerse mucho a la idea original, aunque siempre hay cambios inesperados en el guión, es entonces cuando la inspiración me echa una mano.

¿Eres una escritora de las que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?
Escribo a mano algunas notas y momentos que no quiero olvidar, pero nada tiene sentido hasta que no lo veo escrito en la pantalla del ordenador.

¿Cómo es un día en la vida de una escritora como tú?
Muy divertido. Una sorpresa constante. Necesito estar al menos cuatro horas escribiendo para sentirme satisfecha y el resto del tiempo, hago una vida normal, aunque siempre tengo la grabadora encendida dentro de mi cabeza porque no me gusta perder detalle de lo que ocurre a mi alrededor.

¿Eres aficionada a la lectura?¿Le dedicas muchas horas a lo largo del día?
¿Aficionada a la lectura? ¡Soy escritora! Hace unos meses conocí a un chico que me dijo que su sueño era escribir pero que no sabía cómo empezar, yo le pregunté qué tipo de literatura le gustaba leer, y me dijo que él era “más de escribir, que lo de leer no le iba mucho”. No lo entendí. Un escritor le debe mucho de lo que es a los libros que lee a lo largo de su vida.

¿Qué tipo de literatura te gusta leer?
Depende del momento, de mi estado de ánimo y del proyecto en el que esté trabajando, pero si tuviera que elegir, me decantaría por la literatura norteamericana; Capote, Carver, Auster, Hemingway, Harper Lee, Faulkner… Aunque leo casi todo lo que pasa por mis manos. ¿Quieres hacerme un regalo único? Regálame un lote de libros y acertarás.

¿Eres lectora de libros de papel o también lees ebooks?
Creo que son complementarios, aunque a mí me encanta el papel, el olor de un libro antes de empezar a leerlo, subrayar párrafos… Pero también opino que el ebook es cómodo cuando tienes que viajar y  no puedes cargar con tus ejemplares. En el mío tengo novelas variadas, que ya he leído, pero a las que me gusta regresar de vez en cuando.

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?
¿Sólo uno? Difícil elección, echando un vistazo a mi librería diré que Truman Capote y hoy elijo “Los perros ladran” (mañana, quizás, cambiaré de opinión).

¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?
Mujercitas. Fue el libro que me dio la bienvenida al mundo de la literatura, y la primera vez que viví una historia que no era la mía, aún tengo el ejemplar que me regalaron mis padres, una edición ilustrada y muy cuidada. Hoy me siento feliz por haber convertido esta novela en una de las protagonistas de Amapolas en octubre. Se lo debía, por todo lo que me dio.

¿Qué estás leyendo ahora?
“Gente de verdad”, de Allison Lurie; “Mirlo blanco, cisne negro”, de Juan Manuel de Prada y “Esto podría ser un gambito de dama, pero es una canción de amor”, de David Vicente.

¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?
Depende de la persona, no todos sentimos lo mismo al leer la misma historia, pero hay dos que he recomendado en varias ocasiones: “Matar a un ruiseñor”, de Harper Lee y “El malentendido”, de Irène Némirovsky.

¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritora?
Todos los autores que he leído han puesto su gota de tinta en mi pluma, aunque, más que autores, yo elegiría algunas de sus novelas, esas que hacen que te levantes del asiento para ponerte a escribir… Veamos, ¿cuánto tiempo tenemos?... Virginia Woolf, Capote, Carver, Cortázar, Shakespeare… ¡Son tantos!

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces…?
La música y el cine son indispensables en mi vida y, además de esto, creo que, como he dicho antes, las cartas que he escrito han tenido mucho que ver con mi estilo a la hora de expresarme en un folio escrito. No soy nadie sin las personas que me rodean, por eso las relaciones personales son tan importantes en mis historias.

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?
Vivir, con todo lo que ello implica; disfrutar de la compañía de los que quiero, el momento del aperitivo, empapar conversaciones con vino, hacer deporte, viajar, perderme… Tumbarme en el sofá a ver películas.

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías ha cambiado al lector actual? ¿Por qué?
Sin duda. Ahora todo va más rápido, la inmediatez ha llegado de la mano de las nuevas tecnologías. Leer es un acto de tranquilidad, de no tener prisa, de saborear cada instante. Cada vez nos permitimos menos ralentizar nuestras horas. Queremos que todo llegue ya, y que todo se termine cuanto antes para volver a empezar con algo nuevo.

Hablemos ahora sobre tu novela, Amapolas en octubre:
¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?
Hace un par de años, terminé de leer un libro y pensé: “Qué bien me habría venido leer esto hace años”, y empecé a darle vueltas a los libros que marcaron determinadas épocas de mi vida. Entonces imaginé a Carolina, la protagonista, y escogí los libros que marcarían la suya.

¿Cómo te organizaste para escribirla?
Los libros son los verdaderos protagonistas de “Amapolas en octubre”, primero los elegí a ellos y, cuando tenía los ejemplares de esta “cronología literaria” más o menos decididos, creé a los personajes de carne y hueso para que encajaran en la historia.

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?
Tiene muchas historias, se pueden hacer lecturas muy distintas de la novela. Literatura, destino, magia… Cada personaje tiene su propia realidad, me gusta vagabundear por la intrahistoria, concentrarme en las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida y en cómo el destino hace que nuestros caminos se crucen en un momento determinado.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de Amapolas en octubre?
El momento en el que Carolina, su protagonista, cortó el cordón umbilical que nos unía. Desde ese instante, sólo pude ir detrás de ella y escribir lo que me contaba. Fue muy difícil y, sin embargo, fue una experiencia única.

¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?
Después de haber rodado la película dentro de mi cabeza, de empapelar la pared con nombres y frases, y de rescatar algunas citas literarias… todo resultó menos complicado.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela?
¡La cambié cuatro o cinco veces! Al final, en el último momento, decidí hacer algo arriesgado y comencé con un diálogo… Espero haber acertado.

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?
Tardé cinco meses en escribirla, y otros tres en reescribirla.

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?
Porque es una lectura que recupera algo que parece que hemos dejado de lado; las emociones y la magia de la vida, y también, porque es un homenaje a la literatura y un lugar en el que estoy segura de que, cada lector, encontrará su propia historia.

Y ahora hablemos del futuro:
¿Tienes alguna novela ‘esperando en el cajón’ a ser publicada?
La tuve, después de pasarse diez años guardada en el cajón, hace un año publiqué “Todo lo que fuimos”; fue un sueño cumplido y una liberación, una manera de dejar en el pasado lo que es del pasado.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?
Estoy escribiendo algo que todavía no sé muy bien cómo definirlo, es muy diferente a lo que he escrito hasta ahora. No me gusta hablar de mis proyectos (¿será otra de mis manías?), pero lo estoy disfrutando mucho, y eso es lo más importante.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?
¿Quién soy yo para aconsejar…? Les diría lo mismo que digo a cualquier persona que persigue un sueño; que no se rindan, que trabajen cada día, que mantengan la ilusión viva y, si ese es realmente su sueño, si de verdad es lo más importante para ellos, al final, más tarde o más temprano, lograrán hacerlo realidad.

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

No tengáis miedo.


Muchas gracias, Laura, y mucha suerte con Amapolas en octubre y tus proyectos futuros.

-->

1 comentario:

  1. Gracias Lectora, no es fácil hacer entrevistas tan originales y divertidas. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails