lunes, 6 de marzo de 2017

ENTREVISTA A CARMEN CONDE AUTORA DE ‘LA ESCRITORA’ @CarmenConde_ @Ediciones_B

¡Hola a todos!
Hoy lunes empezamos la semana conociendo un poco más a Carmen Conde, autora de la novela La escritora, publicada por Ediciones B. Deseo que os guste tanto la entrevista como a mí hacerla. Os dejo con ella: 

Hola, Carmen, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti. ¿Quién es Carmen Conde?

Para empezar, quiero agradecerte la oportunidad que me brindas de salir en tu blog. Soy una maestra de primaria con muchos años de oficio a mis espaldas, casada y madre de un chico de diecinueve años. Nací y vivo en Barcelona, pero mis padres son gallegos y creo que eso le imprime un sello personal a mi carácter. Soy maestra vocacional y sigo disfrutando muchísimo de mi trabajo, a pesar de los recortes y de las múltiples reformas educativas. Eso sí, cuando salgo de la escuela me conecto con mi otra pasión: la lectura y la escritura.

¿Cuándo supiste que querías ser escritora?

Siempre he escrito, desde la infancia, pero hace unos doce años me presenté a un concurso de relatos y quedé finalista. Y ya no he parado de escribir.

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?

Lo recuerdo perfectamente. Tenía once años y era lectora empedernida de Enid Blyton. Escribí a mano una novela que se llamaba Misterio en el bosque de los cipreses. Después la pasé a máquina con mi Lettera 35, le hice ilustraciones con tinta china, la cosí y le puse tapas. Escribí más novelas y mejoré la técnica. Luego llegó la adolescencia y entonces me dio por escribir novela romántica. Ya no la pasaba a máquina porque era top secret. Escribía a hurtadillas, muerta de vergüenza. Me sonrojo solo de recordarlo. Qué pasión...

¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritora?

No, en absoluto. Es más, cuando en mi escuela los niños descubrieron que yo era escritora de novela negra, lo primero que les dije fue: “que no podían leerme”. Sin embargo, mi faceta como lectora apasionada sí que les afecta. Cuando mis alumnos –son de sexto de primaria- reseñan libros en El racó de la ressenya, todo son ojitos brillantes y risitas. ¡Me pongo más histriónica que Mercedes Milá!

¿Cómo te formaste como escritora?

Leyendo, leyendo y leyendo, y escribiendo, escribiendo y escribiendo. Y puestos a mencionar algún manual de escritura creativa, me quedo con Para ser novelista de John Gardner y Los mecanismos de la ficción de James Wood.

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?

No, pero un café con leche y unas onzas de chocolate negro no van mal.

¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?

No puedo elegir ni el momento ni el lugar. Prefiero el ordenador fijo, pero mi hijo tiene preferencia, así que acabo con el portátil en el comedor. Y, por supuesto, después de venir de trabajar de maestra y muchas veces vigilando la cena. (La de lentejas que se han quemado).

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?

Me dejo llevar por la inspiración. Necesito una protagonista femenina, un ambiente y un punto de partida. Yo digo que soy una escritora de brújula con la brújula estropeada.

¿Eres una escritora de las que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?

Tengo mis libretas Moleskine divinas (soy fan del pack de dos colores y con las páginas en blanco) y hago sinopsis y esquemas. Sin embargo, cuando enciendo el ordenador me encuentro con que mis personajes hacen lo que les da la gana. Y algunos de ellos ni siquiera me confiesan si son culpables. Así que escribir en la libreta es inútil. La hora de la verdad llega con el ordenador.

¿Cómo es un día en la vida de una escritora como tú?

Mi día a día es de maestra y no siempre puedo arañarle tiempo a la escritura.

¿Eres aficionada a la lectura?¿Le dedicas muchas horas a lo largo del día?

Soy muy aficionada. Es más, me considero más lectora que escritora. Por desgracia, no puedo dedicarle todo el tiempo que querría, pero siempre acabo el día con un libro, ni que sean diez minutos.

¿Qué tipo de literatura te gusta leer?

Normalmente, novela negra. Pero leo cualquier libro que me despierte interés. No obstante, hay géneros que no me atraen como la ciencia-ficción.

¿Eres lectora de libros de papel o también lees ebooks?

Papel, siempre. Como escritora no tengo manías, pero como lectora me encanta oler los libros nuevos.

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?

No tengo autores preferidos, sino personajes preferidos. Tengo todos los libros protagonizados por Hércules Poirot de Agatha Christie de la Editorial Molino, Selecciones de Biblioteca Oro (una auténtica reliquia). En cambio, odio a la señorita Marple. Tengo todo Sherlock Holmes de Conan Doyle... Bueno, sí, os recomendaré Edgar Allan Poe, el único autor que he conseguido que se lea mi hijo... Los cuentos de El gato negro, El pozo y el péndulo y muchos otros son geniales.

¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?

Aventura en el valle, de Enid Blyton. Fue el primer libro que me regalaron, un lejano dieciséis de julio de mil novecientos... Era el día de mi santo, Carmen, y fue el principio de un gran amor. Todavía lo conservo.

¿Qué estás leyendo ahora?

Empecé El laberinto de los espíritus de Zafón pero se ha colado També això passarà de Milena Busquets. Y aún se colarán otros.

¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?

Sin dudarlo, El nombre de la rosa de Umberto Eco.

¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritora?

Ya sé que debería decir que estoy influenciada por James Joyce, Ezra Pound, Flaubert o Tolstoi, pero no mentiré. Es más, aunque me sobraron páginas y a veces se me hizo un poco pesado, yo daría lo que fuera por ser capaz de crear un personaje como Lisbeth Salander. Así que, por supuesto, Stieg Larsson.

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces…?

Cuando tenía la edad de escuchar a Los Pecos, mi hermano mayor compró un tocadiscos y todos los vinilos de King Crimson. Eso supongo que me ha marcado (es broma). Ahora haré un poco de spoiler, pero –salvando todas las distancias y con mucha humildad-, en La Escritora hay una escena que llamé “la escena Seven”. Así que, por supuesto, la música y el cine forman parte de mis vivencias y, por lo tanto, de mis escritos.

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

De pequeña me gustaba dibujar y pintar y aprendí a pintar al óleo. Tuve que dejarlo porque llegó un momento en mi vida en que no tenía tiempo de ir a la academia. Quizá lo retome en el futuro.

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías han cambiado al lector actual? ¿Por qué?

Han cambiado al lector y han cambiado al escritor. Para empezar, el lector obtiene información de primera mano de los bloggers que sigue y cuyos gustos literarios son afines a los suyos. Y el escritor puede relacionarse con los lectores a través de internet. Yo voy un poco rezagada pero desde enero ya tengo twitter: @CarmenCondeV

Hablemos ahora sobre tu novela, La escritora:
¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

El punto de partida fue una noticia en prensa. Una de esas noticias que superan la ficción.

¿Cómo te organizaste para escribirla?

Escribí un prólogo inspirado en esa noticia. Luego surgió Lucrecia a partir de descubrir que Francisco González Ledesma, un escritor de novela negra ya fallecido que había ganado un Planeta con una novela sensacional: Crónica sentimental en rojo, había escrito novelas del oeste con el seudónimo de Silver Kane. Yo me había hartado de leer novelitas del oeste, y Silver Kane me parecía que era el mejor, y ¡tan americano!

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de lo que acabas explicando en tu novela?

Te leeré el titular de la noticia: Detenida una madre de 22 años por la muerte de 2 recién nacidos. La joven, que dijo no saber que estaba embarazada, dio a luz sola en su vivienda.
De este titular surgió el prólogo y, a la postre, toda la novela.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de La escritora?

Lo más complicado fue que el personaje de Lucrecia no se convirtiese en una caricatura. Conozco muy bien el síndrome de Tourette, pero me dio miedo no saberlo transmitir al lector. Sin embargo, me resultaba tan atractivo que decidí correr ese riesgo.

¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?

Tenía el prólogo, tenía a Lucrecia y también a Gerard. Y leí un cuento de Bram Stoker. Pensé: “no te atreverás”. Pero sí, me atreví.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela?

Hasta que no tengo primera frase o párrafo no empiezo a escribir “en serio”. Y puedo tardar semanas en conseguirlo. Con La escritora me costó poco comparado con Para morir siempre hay tiempo. Aquí lo tenéis:

El dolor era insoportable, pero eso no era lo peor.
Lo peor es que estaba completamente sola.

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?

Un año y medio, aproximadamente. Dispongo de poco tiempo para escribir y cuando acabo el manuscrito soy muy pesada con las revisiones.  

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿Por qué el lector debería elegirla?

Creo que Lucrecia Vázquez es una protagonista femenina que vale la pena conocer.

Y ahora hablemos del futuro:
¿Tienes alguna novela ‘esperando en el cajón’ a ser publicada?

En verano acabé otra novela negra que originariamente escribí en catalán y que he reescrito al castellano. Y digo reescrito porque me ha salido cuarenta páginas más larga. Está en manos de mi agente literaria, Sandra Bruna.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

Estoy en un tiempo de impás, recogiendo ideas. Solo te puedo decir una cosa: la protagonista será mujer y, como siempre, será un personaje complejo.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?

Es un momento complicado para publicar, ya que aunque cualquiera puede subir su obra a Amazon, se pierde en un mar de novelas autoeditadas. Mi consejo es que intenten conseguir un agente literario. Y, por supuesto, que lean y escriban sin parar. Y sin cejar en el empeño. Apuntaré una cita de Santiago Roncagliolo, un escritor que ganó el premio Alfaguara tras recibir decenas de rechazos editoriales:

“Los escritores que sobrevivimos no somos los más talentosos sino los más tercos, los que estamos dispuestos a seguir por muy difíciles que sean los comienzos”.

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Para mí es un gran honor responder a tus preguntas y me hace muy feliz pensar que a alguien pueda interesarle ni que sea un poquito lo que explico. Por eso, a ti y a todos tus seguidores, muchísimas gracias.

Muchas gracias, Carmen, y mucha suerte con La escritora y tus proyectos futuros.

-->

2 comentarios:

  1. Gracias por acercarnos un poco más a la autora, guapa. Este libro no lo he leído, pero me apetece un montón.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Dan ganas de hacerse con el libro, desde luego.
    Gracias por acercarnos a la autora.
    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails