miércoles, 15 de febrero de 2017

ENTREVISTA A RAÚL ARIZA AUTOR DE ‘UN VIAJE SÓLO PARA HOMBRES’

¡Hola a todos!
Hoy os quiero hablar de un escritor que la pasada semana publicó su novela: Un viaje sólo para hombres. Él es Raúl Ariza, un autor del que estoy segura que oiremos mucho hablar. Por el momento os dejo con la entrevista que le hice hace poco: 

Hola Raúl, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti.

¿Quién es Raúl Ariza?
Un tipo lleno de inquietudes tranquilamente revolucionarias que frisa los cincuenta.

¿Cuándo supiste que querías ser escritor?

No recuerdo haber tenido conciencia de querer serlo. Sí de escribir, obviamete. Desde bien pequeño tuve la querencia, si no la necesidad, de traducir e interpretar mi entorno y mis fantasmas con mis propias palabras. Recientemente he encontrado libretas cosidas en espiral y repletas de versos y reflexiones adolescentes, que datan de la época de mis trece o catorce años.

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?

Un diario, que empecé con apenas trece años, y que se extendió durante cuatro o cinco años más.

¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritor?

Creo que cualquier vida tiene relación con el ejercicio de escribir. La vida es un bloc de notas perfecto. Yo soy abogado.

¿Cómo te formaste como escritor?

Acierto, error. No he tenido más formación que la lectura, que mi propia inquietud por acumular ejemplos literarios que me fascinasen.

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?

Ninguna en especial. Requiero cierta paz, eso sí, aunque no necesariamente monacal, pero puedo escribir con música o sin ella, en un entorno o en otro.

¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?

Aunque la inquietud puede punzarme a cualquier hora del día, es por las mañanas cuando estoy más inspirado. Eso, para alguien que no se dedica de forma profesional a la escritura y que por tanto ha de robarle tiempo a la cotidianidad, me obliga a escribir en mi despacho, entre horas, entre demandas y recursos.

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?

No pierdo mucho tiempo en la planificación, algo a lo que suelo acudir de forma sobrevenida, si la cosa lo requiere. En un principio me muevo mucho por impulsos estéticos y emocionales. Me pongo a escribir cosas que me suenan bien, que me parecen humildemente bellas, y dejo de escribir cuando se volatiliza el encanto.

¿Eres una escritor de los que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?

Me resulta muy cómodo el teclado de un ordenador, que me recuerda -siquiera levemente- el sonido de las teclas de aquella Olivetti que me regalaron por mi comunión. En cualquier caso, siempre suelo llevar una pequeña Moleskine donde anoto impresiones y esbozos.

¿Cómo es un día en la vida de una escritor como tú?

Como el de cualquier otro mortal sujeto a tributaciones, miedos o ensoñaciones.

¿Eres aficionado a la lectura?¿Le dedicas muchas horas a lo largo del día?

No concibo que un escritor no lo sea. Leer es la faceta más importante dentro de la tarea de escribir. Quien lee bien está constantemente escribiendo, pues no deja de reinterpretar lo que absorve. Lamentablemente le dedico el poco tiempo que una rutina mundana me permite. Eso sí, no hay noche que no me acueste sin un libro en las manos.

¿Qué tipo de literatura te gusta leer?

Soy bastante ecléctico. Leo tanto ficción breve como poesía. Tanto novela como ensayo. Además los alterno; en mi mesita de noche no hay menos de cinco libros comenzados.

¿Eres lector de libros de papel o también lees ebooks?

Estoy más habituado al papel, pero no le hago ascos al libro electrónico. Desde hace dos o tres años que me regalaron uno, he tomado el hábito de leer en él solo a los clásicos, lo que se me antoja una hermosa paradoja.

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?

No tengo un solo autor favorito, sino varios libros indispensables.

¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?

El primer libro que retengo en la memoria fue "La flecha negra" de Robert L. Stevensson, de la magnífica colección Joyas Literarias Juveniles, de la editorial Bruguera.

¿Qué estás leyendo ahora?

Casualmente, gracias a ciertos compromisos literarios, estoy leyendo un libro de microficción llamado "Luna de Perigeo" de la escritora valenciana Elena Casero y una novela con algo más que tintes negros titulada "Tres minutos de color", del escritor Pere Cervantes.

¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?

Si tuviera que recomendar solo una, y por no acudir a referentes muy manoseados, recomendaría "Novienvre", así, tal cual está escrito el título, la magnífica novela del escritor cántabro Luis Rodríguez.

¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritor?

Soy muy permeable, quizá incluso demasiado, de ahí que cualquier lectura emocionante pueda llegar a influirme en un momento dado. Después está el proceso, a veces inconsciente, que te hace labrar tu propia voz, tu propio estilo, a partir de tus modelos o referentes. Recuerdo lo impactante que me resultó la lectura de "Luz de agosto", de Faulkner, y la de "La insoportable levedad del ser", de Milan Kundera, y lo mucho que traté de acercarme a ellas.

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces…?

Mi infancia; por algo alguien dijo una vez que los escritores siempre están rehaciendo su propio pasado; y quizá tambien el cine, sí. Estéticamente mi forma de narrar tiene bastante que ver con la manera desnuda y práctica con la que se escriben los textos cinematográficos, los guiones. Me encanta simplificar las cosas y permitir, invitar u obligar al lector a que sea él quien se las complique cuando me lee.

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

Hago el deporte necesario y veo mucho cine. También me gusta hablar, bebiendo una cerveza en un buen bar.

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías ha cambiado al lector actual? ¿Por qué?

El lector sigue siendo el mismo. El virus de la lectura es ancestral y o lo portas encima o no, con lo que discuto que el lector de hoy difiera en esencia del aficionado a la lectura en el siglo XIX. Lo que ha hecho internet es acercarte aún más la posibilidad de leer y permitir el nacimiento o la difusión de formatos más breves, como el llamado microrrelato, que parecen más acordes con la celeridad y las prisas con las que nos conectamos.


Hablemos ahora sobre tu novela, Un viaje solo para hombres:

¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

Uno de mis temas recurrentes es la violencia machista. El otro, el propio oficio de escribir. Del conjunto aproximado de 150 relatos breves, que es lo que contienen mis anteriores tres libros, publicados entres los años 2010 y 2014, varios de ellos circulan por estos dos pasillos temáticos. Un día, hace ya unos cuatro años, entre medias de mis dos últimos libros, comencé a escribir una historia que enseguida vi que requería una extensión mayor a la que como escritor yo estaba acostumbrado. Sin ninguna prisa, vi como crecía hasta ser lo que ha acabado siendo.

¿Cómo te organizaste para escribirla?

Como ya he confesado no soy nada planificador ni metódico. Fui escribiéndola mientras la vivía.

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

Seguro que sí. La novela pretende crear un trampantojo para el lector, una suerte de ilusión que le haga creer que una de las dos historias que cuenta la novela está basada en hechos reales. Lo paradójico es que, por desgracia, cada día las noticias nos muestran ejemplos que impiden saber si en verdad lo que he escrito es una ficción o un puro ejercicio informativo.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de Un viaje solo para hombres?

Encontrarle un buen acomodo a su estructura. Cuando escribes de forma paralela dos o más historias de forma episódica, tienes que encontrar puntos de anclaje creíbles entre ellas.

¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?

Sí, aunque no dónde me iba a llevar.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela?

La primera frase que escribí es la del incio del segundo capítulo. Como todo comienzo, aquel fue intenso, fervoroso e inquietante.

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?

A ratos, alternándola con otras publicaciones, el acabado de la novela me ha llevado unos cuatro años.

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?

Creo que la novela tiene un toque de verismo y frialdad que va a permitir a lector huir del sentimentalismo y centrarse solo en las emociones. Yo no juzgo a los personajes, sino que los trato de forma aséptica, evitando condicionar el punto de vista del lector. Cada cual verá en mi novela lo que quiera ver, según su percepción natural de las cosas.

Respecto a la promoción de tu novela ¿qué haces para que el lector la conozca?

Estamos sujetos al mundo virtual, a las nuevas tecnologías. Además a mí me gusta mucho viajar y sentarme frente a frente con quien me vaya a leer, lo que invita a que hagamos muchas presentaciones y acudamos a tantos clubes de lectura como nos inviten. Cuento con una muy buena editorial detrás y eso, evidentemente, ayuda.

Y ahora hablemos del futuro:

¿Tienes alguna novela esperando a ser publicada?

Terminada no. En proceso.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

Tengo muy avanzada una nueva novela, que seguro tiene bastante que ver con los cauces emocionales con los que me he movido desde que escribo. Me gusta pensar que será un buen melodrama, término a reivindicar desde este mismo instante.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?

Que sean perseverantes y permeables. Que se dejen aconsejar, sin llegar a perder su propia voz. Que incluso muestren sus obras a otros escritores, permitiendo que otros ojos la testen.

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Que he pasado un rato fenomenal y de lo más instructivo contestando a tus preguntas.

Muchas gracias, Raúl, y mucha suerte con tus proyectos presentes y futuros.



4 comentarios:

  1. ¡Muchas gracias por la entrevista!
    Es un placer acercarnos a los escritores de esta manera, saber como se sienten, por qué escriben, o que piensan es una forma preciosa de sentirnos más cercanos a ellos
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Completísima entrevista! No conocía al autor, así que gracias además por este descubrimiento.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Buena entrevista! Yo tampoco conocía al autor, y me llama la atención lo que nos cuenta sobre su novela "Un viaje solo para hombres". Si me cruzo con ella la leeré.
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails