jueves, 24 de julio de 2014

LA VIDA ELÍPTICA, MARIAN IZAGUIRRE








Título: La vida elíptica

Autora: Marian Izaguirre

Editorial: DeBolsillo

ISBN: 9788490327999

Páginas: 208
Precio: 8,95 euros





Sinopsis (editorial): 

Marta Salvador y Javier Azcárate, una periodista audaz y un académico observador, se unen para investigar la identidad del misterioso autor del best seller El corredor lateral. 

Luis González Dalmau, decano de la facultad de Filología de la Universidad Complutense, se ha suicidado. O eso parece. Para Javier Azcárate, las piezas no encajan: ¿qué hacía Luis, tan erudito y ocupado, leyendo en su despacho, al parecer con cierta urgencia, una novela de éxito firmada bajo seudónimo? La periodista Marta Salvador, obsesionada con el autor que firma con su mismo apellido y al que cree conocer bien, ha decidido investigar la muerte de Dalmau, convencida de que tiene relación con la novela. Entretanto nosotros, los lectores, intrigados por las circunstancias de una misteriosa tragedia, acabamos sumergidos en la vida íntima de los personajes mientras perseguimos el desenlace. Hasta la última página. 



Mi opinión: 

Como ya ocurriera en La vida cuando era nuestra (el primer libro de la autora que leí, de ahí que la referencia que tomo sea esa, aunque la obra que ahora reseño es cronológicamente anterior -el copyright de la autora es de 1991, a pesar de que DeBolsillo lo haya publicado este año-), Marian Izaguirre vuelve a jugar con la metaliteratura y la novela dentro de la novela para ofrecernos, en este caso, un historia de suspense protagonizada por una periodista que busca casi obsesivamente al escritor o escritora que ha publicado El corredor lateral bajo pseudónimo. 

Así, Izaguirre vuelve a introducirnos en el juego de espejos que supone que el protagonista de una novela lea una obra que el lector de la primera también lee, al menos algunos fragmentos. El corredor lateral aparece en La vida elíptica con una tipografía diferente para que quede claro su efecto metaliterario, un efecto que se potencia con el cambio de narrador: mientras que La vida elíptica está narrada en una tercera persona omnisciente que va centrando el foco en Marta, la periodista que protagoniza la novela, o en Javier Azcárate, el erudito en el que Marta se apoya para llevar a cabo su investigación, El corredor lateral se nos presenta en una desgarradora primera persona femenina que cuenta una experiencia personal a modo de autobiografía novelada. 

El trasfondo de suspense de la obra sirve a la autora para reflexionar sobre el papel de los medios de comunicación, el quehacer del periodista o la visión que de determinadas épocas históricas se da en otras, como ha ocurrido con Mayo del 68. De hecho, El corredor lateral pretende ser una revisión crítica de aquella etapa idealizada y mostrar que el 68, en España, poco o nada tuvo que ver con el 68 europeo, por mucho que en la celebración del vigésimo aniversario muchos de sus "protagonistas" aseguraran que así fue. Así, frente a esa revolución idílica que estos supuestos protagonistas presentaron en el aniversario, la autora/narradora de El corredor lateral nos habla de una España católica, aún cerrada y tremendamente hipócrita. 

Hay otros temas que quedan simplemente esbozados en La vida elíptica y que me hubiera gustado que tuvieran más recorrido, como la corrupción política y sus consecuencias. Y, al cerrar la novela, esa es la sensación general que me ha quedado: que las historias, las reflexiones y las referencias podrían haber tenido más desarrollo, podían haber sido más profundas. 

En cualquier caso, he de decir que La vida elíptica me ha gustado. Me han gustado sus metáforas (la elipse como eterno retorno y la lateralidad del corredor como esas veces en las que sientes que la vida pasa a tu lado pero tú no la vives sino que la contemplas sin que te toque) y me ha vuelto a enamorar la manera de contar de Izaguirre, su estilo y su manera de levantar las tramas de sus novelas. 

Nos seguimos leyendo. 



Agradezco a DeBolsillo el envío de este ejemplar. 



Lidia Casado 




2 comentarios:

  1. Interesante aunque me llama más la atención La vida cuando era nuestra, que aún no he leído.
    besos

    ResponderEliminar
  2. La vida cuando era nuestra me encantó. Y aunque parece que esta novela no está a la misma altura, me has dejado con ganas de leerla. Me la apunto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails