viernes, 9 de febrero de 2018

ENTREVISTA JORDI LEDESMA, AUTOR DE LO QUE NOS QUEDA DE LA MUERTE (@jordiledesma @alreveseditor)

¡Hola a todos!

Hoy comparto con vosotros la entrevista que hace muy poquito realicé a Jordi Ledesma, un autor de novela negra que os recomiendo mucho. Su última novela es Lo que nos queda de la muerte, aquí os dejo su sinopsis:

A principios de los noventa, la muerte de un joven altera la rutina y la convivencia entre los vecinos de una población de la costa mediterránea que ha vivido una enorme transformación urbanística y sobre todo demográfica en los últimos cuarenta años. Este inesperado suceso despierta unas sospechas que luego se convierten en conjeturas, pero las respuestas no siempre son sencillas, y menos en pueblos donde a fin de cuentas todo el mundo se conoce, por lo que el vértigo y la confusión convierte a sus protagonistas en extraños de sí mismos. Jordi Ledesma, a través de un narrador en primera persona omnisciente, construye un texto de impacto y realista que recrea un período reciente de nuestra historia y nos relata magistralmente cómo el pueblo y sus habitantes se han transformado y esconden en muchas ocasiones un lado más oscuro. Con un estilo muy cuidado y un amplio abanico de personajes, el autor proyecta y reflexiona más allá de las conductas humanas para zambullirse en los sentimientos, el egoísmo y las discordias de una sociedad dividida donde no es lo mismo vivir en la primera línea de mar que en la segunda.

Y ahora, os dejo con su entrevista:

Hola, Jordi, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti. ¿Quién es Jordi Ledesma?

Gracias a ti por dedicarme estas líneas en tu espacio. Soy un novelista catalán, autor de tres novelas.

¿Cuándo supiste que querías ser escritor?

Me considero novelista. Un escritor es una cosa mucho más completa, que me gustaría ser algún día, y para ello trabajo. Vocación de narrador la he tenido desde niño.

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?

A los siete años escribí un cuento que de alguna manera tenía sentido.

¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritor?

Supongo que te refieres a si trabajo en el sector editorial o en la docencia literaria. La verdad es que no. Mi vínculo con la narrativa, antes de publicar mis novelas, era únicamente cómo lector. En el ámbito laboral he trabajado de muchas cosas, en diferentes sectores que poco tienen que ver con los libros, pero sí es cierto que mis historias y mis personajes son la suma, mezcla y deformación de muchas situaciones que he vivido o me han explicado, y de muchas personas a las que he conocido y tratado en menor o mayor grado. En la actualidad, de forma paralela a mi producción narrativa, escribo artículos, textos por encargo, correcciones y tutorías.

¿Cómo te formaste como escritor?

Leyendo y escribiendo. Viendo cine. Estudiando arte, contemplándolo. Y leyendo más. Enfadándome con el mundo. Escuchando música. Releyendo y reescribiendo. Y observando la vida y planteándome mi inconformismo y mi compromiso para con ella.

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?

No.

¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?

Escribo en mi estudio. Por las mañanas.

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?

La inspiración no existe, hay que tener ganas trabajar y obligarse a escribir. Sí hay momentos de mayor lucidez respecto a lo que quieres hacer, pero no hacer nada es más divertido. Procuro escribir cada día. Sí, planeo mis novelas, sé lo que va a pasar. Pero lo más importante es saber qué quieres contar y cómo vas a hacerlo. Luego, ya puesto, la hoja de ruta es muy variable.

¿Eres una escritor de los que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?

Por mi edad siempre he escrito en un ordenador. De niño tuve una máquina de escribir, que en realidad era de mi madre, creo que todavía la conserva. A mano tomo muchas notas, creo esquemas y escribo algunos pasajes. Pero el trabajo de desarrollo de los textos lo hago directamente en un portátil. También uso una tableta de forma paralela si tengo que navegar, para no salir del texto.

¿Cómo es un día en la vida de un escritor como tú?

Escribo cada día, de seis de la mañana a doce del mediodía, de lunes a viernes. Dedico las tardes a estar con mis hijos, y las noches a leer y ver cine.

¿Eres aficionado a la lectura?¿Le dedicas muchas horas a lo largo del día?

No se puede trabajar con las palabras sin ser lector. Leer es básico. Leo todas las noches dos o tres horas.

¿Qué tipo de literatura te gusta leer?

Lo que más leo es novela. Pero me gusta, y procuro, leer de todo.

¿Eres lector de libros de papel o también lees ebooks?

Sólo leo en papel.

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?

Tengo muchos autores y libros favoritos. Hoy recomiendo “En la orilla”, de Rafael Chirbes.

¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es? ¿Por qué le tienes especial cariño?

La primera novela que leí, aún la guardo, es una edición ilustrada de Las aventuras de Tom Sawyer, impresa en Frankfort, con tapa dura, forro, y cosida a mano.

¿Qué estás leyendo ahora?

Isla Berta, de Javier Marías.

¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?

Una mía.

¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritor?

Literariamente uno es todo lo que lee y cada obra deja su poso. Supongo que los mismos que a todo el mundo. Uno debe empezar con Verne y Stevenson, investigar con Mrs Marple y Holmes, adentrarse en la textura negra E. A . Poe. Instruirse con los rusos e incluir a Aleksiévich. Leer realismo mágico antes de leer a Dostoievski y a Thomas Mann, porque después funciona de otra manera. Hay que leer a Borges, a Pío Baroja, a Unamuno, a Duras, a Camus, a Josep Pla, a Miguel Delibes, a Ana María Matutes, a Jim Thompson, a Carver, a Hubert Selby, a Patricia Highsmith, a Sábato, a Sciacia, a Yourcenar, a Piglia. Hay que leer poesía de ayer y de hoy, de Lorca a Marzal, de Pizarnik a García Mateos, hay que leer a Sylvia Plath y a Gil De Biedma. Y hay que leer a los coetáneos que emulan a todos esos, y a muchos otros a los que no he citado, pero debería haberlo hecho; hay que leer a Sacheri, a Caballero Bonald, a Denis Lehane, a Virginia Despentes, a Antonio Muñoz Molina, a Cristina Fernández Cubas, a Luis Landero, a Thomas Pynchon, a Andreu Martín, a Antonio Soler…

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces…?

Sí, todo. Aunque no se quiera, nada hubiera sido igual sin lo que uno ha sido y ha hecho, ha visto, leído y vivido. Pero eso no es algo propio de la literatura, es así en todo. Somos la suma de acciones y reacciones encadenadas.

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?

Nada que se pueda confesar.

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías ha cambiado al lector actual? ¿Por qué?

Un lector es alguien enfrentado a un texto, eso sigue siendo así, y si la fórmula cambia ya no será lectura. Creo que es pronto para hacer balance, y que el formato libro (en papel) para mí es inmejorable. Lo que sí pienso es que internet y las RRSS roban mucho tiempo a la gente con contenido banal, tiempo que, si esa gente dedicara a leer libros de verdad, en el formato que fuera, nos iría mucho mejor como sociedad.

Hablemos ahora sobre tu novela, Lo que nos queda de la muerte:
¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

La novela surge de mezcla de dos cuentos, de uno cojo el escenario y la voz, y del otro algunos personajes. A partir de ahí monto el resto de la historia.

¿Cómo te organizaste para escribirla?

Discurrí la idea, planteé una escaleta a razón de esa idea junto con unos desencadenantes, y me puse a escribirla. Después la reescribí durante meses.

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?

La historia es ficticia, los personajes también. El trasfondo en el que sucede sí es real, y gran parte del recorrido generacional que muestran los personajes recrea la realidad del tiempo concreto que narra. Creo que hago realismo, y me gusta la posibilidad que ofrece de contar la verdad utilizando una mentira, interpretar la realidad mediante una ficción. Opino que, de alguna manera, esa es la función del novelista.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de Lo que nos queda de la muerte?

Para mí siempre lo es la fase de reescritura, en la que procuras decir lo que quieres decir, ni más ni menos. Eso es lo más complicado.

¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?

Sí, claro. Sin esa lucidez no me es posible empezar.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela?

Recuerdo el tiempo, no el momento. La primera frase de la última versión no es la primera que escribí. El recuerdo es dulce, en el inicio todo está por hacer, todavía hay mucha más ilusión que pesadez.

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?

En todas sus fases hasta darla por acabada, entre diez y doce meses.

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?

Con todo mi ego: creo que es una buena novela que merece la pena descubrir.

Respecto a la promoción de tu novela ¿qué haces para que el lector la conozca?

Del ámbito promocional se encarga la editorial. De manera paralela los autores replicamos las reseñas que van saliendo en nuestros perfiles, vamos a la radio, respondemos entrevistas y presentamos nuestras novelas dónde podemos y nos dejan.

Y ahora hablemos del futuro:

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?

Estoy acabando una novela. Pero no me fijo fechas concretas. También trabajo en un pliego de cuentos.

¿Cuáles son tus proyectos literarios para el 2018?

A finales de año, Lo que nos queda de la muerte, se publicará en Francia, en Asphalte Éditions, es algo que me hace muchísima ilusión.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?

Que lean mucho. Que trabajen sus textos al máximo. Y que se esfuercen en ofrecer una voz propia.

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

Pues que he leído alguna de tus entradas anteriores y es un gusto ver la cantidad de comentarios y respuestas positivas que tienes en todas ellas. Es admirable que inviertas tu tiempo a comentar lo que lees, y más lo es encontrar personas que te sigan, te presten atención y te lo agradezcan.

Muchas gracias, Jordi, y mucha suerte con Lo que nos queda de la muerte y tus otros proyectos presentes y futuros.

Gracias a ti, Inma. Encantado de pasar por tu blog.

-->

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails