miércoles, 13 de febrero de 2013

VÍDEO - ENTREVISTA CON DOLORES REDONDO



Una experiencia inolvidable: video-entrevista con Dolores Redondo



Era mi primer hangout y, claro, pagué la novatada. A pesar de cambiar dos veces de ordenador, probar con otros dos micrófonos distintos e intentarlo hasta con el móvil (por eso en el video hay un momento en el que salgo dos veces), no conseguí hacerme oír. Alguna belagile virtual tuvo que tener la culpa. Así que tuve que participar a través del chat, por escrito, por eso mis preguntas no se ven ni se oyen. Pero las respuestas que Dolores Redondo dio hicieron que valorara aún más el libro y a la autora, además, claro está, de abrirme el apetito por la segunda parte de la trilogía, de la que adelantó algunos detalles.

   Si has leído El guardián invisible te habrás dado cuenta de que es un novelón. Tiene una parte más procedimental, más centrada en la investigación criminal de una serie de asesinatos, tiene otra parte que se centra en la vida personal y en el pasado de la investigadora del caso, Amaia Salazar, y tiene otros muchos temas que fluyen, que subyacen, que proponen reflexiones interesantes. Entre ellos, me ha interesado especialmente el tratamiento de la maternidad, aspecto por el que le pregunté a la autora. Ella constató que hay una intención consciente de tratar el tema desde diferentes puntos de vista:
 “maternidad deseada, maternidad mal ejercida, adopción... No pretende ser tanto una crítica como llamar la atención sobre lo aberrante que resulta que quien nos tiene que proteger pueda llegar a hacernos daño. Repugna cuando ocurre en la realidad, cuando lo vemos en las noticias, resulta incomprensible y lo tachamos de locura. Siempre que me lo encuentro me conmueve tanto que he querido mostrarlo”.

   Ligado al tema de la maternidad y a su mal ejercicio está en la novela la cuestión de la enfermedad mental, otro de los asuntos sobre la que quise que Dolores Redondo ampliase mi lectura de la novela. Tal y como yo lo veo, la relación de Rosario y Amaia está presentada de tal modo que ahonda en el elemento fantástico de la novela. Está enferma, sí, pero también parece medio bruja, medio ser maléfico que pretende asesinar a su hija, se cuela en sus pesadillas y en su mente… Uniendo esta parte de la trama a todo lo que tiene que ver con la magia, la mitología, las creencias, la tradición, cómo ha variado la percepción de lo que ocurre o lo que hacemos a través de los siglos, mi interpretación de esta forma de presentar esa relación es que hoy diagnosticamos como enferma mental a quien hace siglos podría haber sido quemada en la hoguera por bruja, planteando una reflexión sobre la ciencia y la creencia, sobre la luz que arroja la ciencia sobre la oscuridad del dogma, de lo impuesto, de lo maniqueo, la cerrazón del no ver más allá de lo que muestran los ojos, de dividir el mundo en santos y pecadores… Dolores Redondo aseguró que le interesaba mucho reflexionar, precisamente sobre esa cuestión: 
 “¿Se llega al crimen por la locura o viceversa? Cada vez resulta, quizá por la influencia de la psicología moderna, más fácil catalogar a todo el mundo como enfermo mental cuando nos encontramos con malvados, depravados, que realmente son lobos que no tienen ningún tipo de enfermedad. Tratamos de justificarlo, nos convencemos de que tiene que estar loco porque no creemos posible que alguien pueda hacer esto sin que falle algo. Es cierto que muchas veces se llega al crimen a través de una enfermedad mental pero también es cierto (y esto se podía identificar mejor cuando estábamos más unidos a la noción católica de los pecados capitales) que hay quien pierde el control, que se abandona a estas bajas pasiones, a esos pecados, a la maldad... y a través de esa maldad y de pervertir su alma, llega a la locura. Pero en el caso concreto de la novela sí que me apetecía diferenciar que hay personajes que han llegado a donde han llegado a través de la maldad, no de la enfermedad mental”. 

  Asimismo, también confirmó que la segunda entrega estaría ubicada en el mismo entorno porque 
“Baztán tiene muchísima fuerza, mucho poder, mucha profundidad. Me di cuenta cuando me documentaba y sentí que todo no me iba a caber en una novela”.

    En este sentido, la autora explicó que, de hecho, el entorno es uno de los elementos de los que partió la historia.
“El nervio central tiene que ver con el miedo, miedo al pasado. Pero esta trama de la historia está relacionada con el resto y con el lugar, que motiva hasta las razones del asesino para ejecutar sus crímenes”.


Esta segunda entrega ahondará en la historia familiar de la inspectora y, sobre todo, en “las circunstancias que marcaron el nacimiento de Amaia y que explican el comportamiento de su madre durante toda la infancia”. Así que comprenderemos mejor algunas de las cuestiones más brutales de la primera novela y, quizá, también al propio personaje, sus miedos y sus contradicciones.

  Unas contradicciones que, en el fondo, no hacen sino enriquecer al personaje de Amaia, un personaje “muy profundo, el mejor construido de la novela”, tal y como lo calificó Coral, otra de las participantes en el hangout, quien quiso profundizar en lo que de Dolores hay en Amaia. En este sentido, la autora explicó que le parecía importante ofrecer más de un perfil, “no ofrecer sólo una faceta, porque todas las mujeres tenemos más de un perfil y podemos mostrarnos diferentes en las distintas facetas de nuestras vidas”. 
“Tiene de mí, aunque es importante partir de la base de que el lector sabe que lo que está leyendo no es verdad. Pero si no añadimos un sentimiento auténtico, si no hacemos arqueología profunda buscando el nervio, el sentimiento verdadero, el lector lo nota. El lector premia al autor que es sincero. Es un ejercicio más íntimo tener que volcar algunas de tus emociones o poner parte de tu piel en el personaje pero también hay mucho de otras mujeres de mi alrededor que me han emocionado, me han llegado. Son sentimientos un poco adoptados: son suyos pero los hice míos”, aseguró.

   A través de la web de Destino llegó otra pregunta de Guillermo León que se interesaba también por el personaje central, inquiriendo, en este caso, sobre el porqué de la elección de una mujer como protagonista. Para Redondo, las razones son múltiples: 
“Porque las víctimas también son chicas, porque no hay inspectoras de policía en la Policía Foral Navarra, también porque me resultaba más fácil identificarme con algunos aspectos del personaje y porque quería profundizar en un tipo de familia matriarcal en el que las mujeres llevan el peso y la importancia dentro de los lazos familiares”.

   Uno de los elementos más novedosos y sorprendentes de El guardián invisible es la introducción de la mitología o el elemento mágico o fantástico en el seno de una trama policial. “El paisaje es una elección fundamental”, señaló Redondo tras la pregunta de Javier Velasco, de Todo Literatura, asociando varios de los seres mitológicos, de los “genios telúricos, fuerzas de la naturaleza”, como los calificó la autora, con la singularidad del paisaje y con la tradición de la zona.



Foto de Alfredo Tudela (extraída de la página de la editorial)
   En este sentido, Jaime Valero, de Lecturas Negras, quiso saber si esas tradiciones de las que se habla en la novela siguen vivas en el valle. Dolores Redondo explicó que estas historias y personajes formaban parte de la tradición de la zona antes del Cristianismo y que, tal y como también se cuenta en la novela, se fueron transformando a lo largo de los siglos. 
“Ha habido un años en los que estas historias se convirtieron en cuentos de tradición oral contados por abuelas, madres... pero ajenas al colegio. Ahora sí están volviendo a las aulas, como parte de la cultura de la zona”, apuntó.

   La singularidad del paisaje y la inclusión del elemento mágico pueden estar entre las claves que expliquen el enorme éxito de la novela (que va camino de colgarse la medalla de super ventas, tal y como hizo notar Luis Balcarce, de Periodista Digital). Así lo cree la autora, aunque apunta otros factores como:  
“el tipo de novela, la sorpresa por el lugar distinto, el riesgo que supone mezclar mitología, el trabajo de mi agente y de la editorial, el entusiasmo de mucha gente que ha adquirido una novela que no está avalada por un gran nombre... igual todas estas razones y ninguna en particular”.
 “Ojalá hubiera una explicación, una norma para saber qué ha pasado”, deseó y añadió, con un guiño explícito al contenido de la novela: 
“hice una ofrenda a la diosa Mari, protectora de las grandes cosechas y los grandes éxitos... también puede haber sido eso”.

   Durante el hangout organizado por Destino también tuvimos tiempo de analizar las razones del éxito de la novela negra como género (“Entra dentro del afán del ser humano, del lector, por atrapar al malo y restituir el orden. Una manera de actuar frente al crimen desde la literatura”, apuntó Redondo) y sobre su capacidad para traspasar fronteras. En este sentido, la autora explicó que 
“el lector está abierto a que los paisajes sean muy diversos, siempre lo ha admitido muy bien y lo ha admitido porque, al final, el crimen tiene muchos aspectos en común en muchos lugares del mundo y las emociones que mueve también son bastante universales. El crimen no está localizado en un tipo de paisaje”.

   Aunque el cierre fue un poco precipitado (se cortó la conexión de la editorial justo cuando la autora iba a contestar a la pregunta de Coral sobre si la próxima entrega sería también novela negra o apuntaría más a una novela de corte intimista o psicológica, por lo que nos había dicho antes) y hubo algunos fallos técnicos (es lo que tienen las primeras veces) la experiencia (a la que llegué gracias a Momentos de Silencio Compartido) no ha podido ser más gratificante. Al menos para mí. No siempre se tiene la oportunidad de conversar con la propia autora sobre los aspectos de la novela que te han parecido más significativos y en este pequeño encuentro de unos 30 minutos de duración salieron a relucir casi todas las claves de un libro del que, a buen seguro, continuaremos oyendo hablar. Cosa que merece.

   Enlazo el video del hangout colgado por Destino, aunque advierto que hay fragmentos que no se escuchan muy bien.

    Lidia Casado






12 comentarios:

  1. Qué gran entrevista le hicisteis!
    Y qué ganas le tengo a este libro!!
    besos

    ResponderEliminar
  2. Genial!! Pese a los problemas técnicos, al final la entrevista estuvo estupenda. Qué ganas de leer esta novela. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Como le decia a Lidia en su blog esta mañana, ya me muero por leer el libro, y seguramente me saltare la lista de pendientes y lo leere para el mes que viene. O este, si consigo terminar los que me habia propuesto. Besos!

    ResponderEliminar
  4. Qué guay!! Tuvo que ser una experiencia estupenda :)

    ResponderEliminar
  5. Ganas de leer este libro aumentando!!!!!!!jejejej
    Gracias por la entrevista!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me gustó la entrevista y las preguntas que hizo Lidia fueron muy interesantes, tanto la de la maternidad como la de la locura. En general me gustó toda la entrevista y las respuestas que daba Dolores. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Vaya entrevista interesante, no la conocía... me gusta. bss

    ResponderEliminar
  8. Tremenda entrevista, y con las ganas que tengo de leer su obra, muchas gracias por compartirla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Tengo este libro esperando porque ya me parecía muy interesante solo por el resumen. Que suerte tenemos de poder acceder a estas entrevistas que haces y que nos acercan a los autores. Entran todavía más ganas de leer este libro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. bueno esto es ya lo que faltaba para terminar de morderme las uñas por poder leer este libro.

    ResponderEliminar
  11. Que guay la entrevista!! El libro me ha parecido genial!

    ResponderEliminar
  12. Fue genial hablar con ella. Parece una mujer tan llena de vida y con tantas cosas interesantes que contar... Hubiera estado charlando con ella horas!
    Gracias a todos por los comentarios.
    Besos!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails